DIFERENCIAS DE ESTRÉS POR CALOR ENTRE CORRER UN MARATÓN Y UN ULTRAMARATÓN

Peggy & Marco Lachmann-Anke (Pixabay)

El maratón y el ultramaratón difieren no solo en la distancia, sino también, y lo que es más importante, en la duración del evento.

Además, muchos de estos eventos tienen lugar en condiciones calurosas, siendo por tanto importante saber cómo pueden verse afectados los corredores por el calor.

Asimismo, el ritmo de carrera es diferente, afectando la termorregulación corporal de diferentes maneras.

 

Producción de calor y temperatura corporal

De toda la energía consumida por los músculos, alrededor del 75-80% se “desperdicia” en forma de calor. Este calor metabólico debe disiparse para mantener la temperatura del core por debajo de ciertos niveles y mantener los músculos funcionando con la máxima eficiencia.

Así, el aumento en la temperatura central perjudica el rendimiento deportivo por sus efectos sobre el sistema circulatorio. El flujo sanguíneo se desvía a la piel para mejorar la disipación del calor. Se ha demostrado que una temperatura ambiente superior a 25°C provoca una disminución del 3% en el rendimiento de los corredores masculinos de maratón.

La producción de calor se ve afectada principalmente por la intensidad del ejercicio. Por lo tanto, la intensidad moderada de los eventos de ultra resistencia los hace más fáciles de tolerar para los atletas. En ellos el riesgo de un golpe de calor es menor que en los maratonianos.

Entre los corredores de maratón, los más lentos fueron los más afectados por el calor. Por el contrario, los corredores de ultramaratón más lentos fueron los menos afectados por el calor. Una posible explicación podría ser que las carreras de maratón suelen estar más concurridas, lo que lleva a condiciones en que la pérdida de calor es más limitada.

 

Entorno de competición

Los maratones más populares se realizan en las ciudades, buscando calles y avenidas que protejan en lo posible de la radiación solar. Pero estas calles también perjudican la circulación del viento debido a los edificios, que afectan la disipación del calor, y transcurren por carreteras asfaltadas, que tienden a acumular el calor y aumentar el estrés térmico.

Por el contrario, las ultramaratones suelen celebrarse en entornos naturales muy diversos. No es lo mismo una carrera en un bosque que en un desierto. Además, pueden tener lugar en altitud o en una topografía variable. Todos estos factores tienen una clara influencia en la disipación de calor. Y en ocasiones llegar a estas carreras implica largos viajes, siendo recomendable un periodo de dos semanas para conseguir una buena aclimatación.

Principales desafíos de estrés por calor en corredores de maratón (de (Bouscaren et al., 2020)

Ropa

Los corredores de maratón tienden a usar prendas ligeras (camisetas con o sin mangas y pantalones cortos) mientras que los corredores de ultra maratón suelen usar combinaciones más complejas, muchas veces con varias capas, y en ocasiones, según la normativa de la carrera, incluso equipo adicional.

Por un lado, la ropa tiene un efecto protector de la radiación solar. Por lo tanto, los corredores de maratón pueden tener una desventaja ya que su ropa mínima no impide la radiación solar en condiciones cálidas. Pero, sin embargo, se facilita la evaporación del sudor, siendo esta la principal vía de pérdida de calor.

Los corredores de ultramaratón pueden tener más protección debido a las capas adicionales de ropa, pero también pueden ver restringida la evaporación del sudor.

En general siempre hay un equilibrio personal para cada persona. Unos prefieren correr con más frío, y otros sin embargo con más ropa.

 

Hidratación

Las pérdidas de agua corporal superiores al 2% de la masa corporal durante el ejercicio perjudican la función termorreguladora y el rendimiento del ejercicio aeróbico.

La estrategia de hidratación es donde podemos encontrar una de las principales diferencias entre los corredores de maratón y ultramaratón. Los corredores de maratón se rehidratan solo en los puntos de avituallamiento, mientras que los corredores de ultramaratón suelen llevar una mochila o cinturón de hidratación. Así cuentan con acceso más regular a los fluidos, pero en su defecto tienen que cargar con un peso extra y un accesorio que puede afectar la evaporación.

En cuanto al malestar gastrointestinal, aunque afecta a corredores de ambas disciplinas, es más común en ultra-corredores. Así altera la capacidad de alimentación e hidratación. Si las pérdidas de fluidos no se compensan, podrían provocar deshidratación y alteración de la termorregulación.

En cuanto a la hiponatremia, ha sido bien estudiada en el maratón, donde afecta hasta al 13% de los corredores. En los eventos de ultra-resistencia, sin embargo, los resultados son variables, probablemente debido a la naturaleza muy diferente de los eventos entre sí.

Como se puede observar hay algunas diferencias entre las situaciones tipicas de competición entre ambas distancias.  Hasta aquí nuestro repaso, que espero hayan encontrado de utilidad.

 

Bibliografía

Heat Stress Challenges in Marathon vs. Ultra-Endurance Running. Bouscaren N, Millet G, Racinais, S. (2019). Front. Sports Act. Living. doi:10.3389/fspor.2019.00059

Principales desafíos de estrés por calor en ultracorredores (de (Bouscaren et al., 2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *