MICROBIOMA, O COMO TU INTESTINO PUEDE DETERMINAR TU SALUD Y RENDIMIENTO

El microbioma intestinal ha ganado gran importancia en los últimos años, llegando hasta a hacer titulares en la prensa no especializada. Se ha relacionado con enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson o la diabetes, entre otras, y se sabe que desempeña un papel esencial en su «huésped», tal como podríamos ser considerados en esta “relación”.

El Proyecto del Microbioma Humano ha demostrado que comprende miles de especies diferentes de microorganismos, como bacterias, microbios y virus. Es un ecosistema complejo y dinámico afectado por el estilo de vida, la edad, la genética y la dieta, entre otros factores. Un microbioma más saludable está directamente relacionado con un mejor estado de salud.

El microbioma total está formado por la microbiota del tracto gastrointestinal, nariz, piel, y demás órganos del cuerpo, aunque es la intestinal la más numerosa y variada, pudiendo llegar a 1-2kg de peso, y será por tanto en la que nos centraremos en el resto de nuestra entrada.

Se sabe que el tipo de parto y los primeros tres años de vida son clave en el desarrollo de la microbiota intestinal. Existen diferencias en la microbiota de los niños nacidos naturalmente o por cesárea, que muestran un menor número de Bifido bacterias, y por tanto un mayor riesgo de afecciones pulmonares como el asma o la rinitis.

El ejercicio se ha relacionado con un aumento en la riqueza de especies microbianas y una mayor producción de ácidos grasos de cadena corta, o SCFA. Los SCFA sirven como fuente de energía para muchos tejidos, reduciendo la inflamación y mejorando la sensibilidad a la insulina. Un microbioma variado, con una mayor producción de SCFA, podría afectar el rendimiento deportivo debido a sus efectos antiinflamatorios, la reducción del tiempo de recuperación, los efectos sobre la utilización de los alimentos e incluso la función cerebral.

En un estudio en el que se sometió a individuos delgados y obesos a 6 semanas de entrenamiento con ejercicios aeróbicos, se encontró que la composición de su microbiota intestinal ya era diferente al inicio. Con la misma dieta, su microbiota respondió de manera diferente frente al ejercicio. Así, tras el período de entrenamiento sus microbiotas intestinales fueron similares en ambos grupos.

En los participantes obesos, los cambios en la microbiota y su mayor variedad se asociaron con una mejora de la capacidad cardiorrespiratoria, medida como VO2max. Después de volver a un estilo de vida sedentario, revirtieron las mejoras en VO2max y su microbiota volvió a su composición inicial.

El vínculo entre el ejercicio, la composición del microbioma intestinal y el rendimiento es claro. Por lo tanto, cualquier mejora en el microbioma intestinal afectará positivamente su salud metabólica y los resultados deportivos.

¿Qué puedes hacer por tu microbioma intestinal? Aunque existe una base genética para la composición intestinal, también puede verse afectada por factores externos:

  • Factores negativos: contaminantes y productos farmacéuticos.
  • Factores positivos: una dieta rica en prebióticos y probióticos, y la práctica de ejercicio.

Una mejor comprensión del microbioma permitirá una manipulación específica en el futuro.

Mientras tanto, y una vez más, el ejercicio se relaciona con un mejor resultado de salud. No se olviden de ejercitarse y seguir una dieta variada y rica. Les dará una vida más larga y, lo que es más importante, también más saludable.

 

Bibliografía:

Community characteristics of the gut microbiomes of competitive cyclists.

Petersen LM, Bautista EJ, Nguyen H, Hanson BM, Chen L, Lek SH, Sodergren E, Weinstock GM

Microbiome (2017) 5:98

 

The Gut Microbiota: A Clinically Impactful Factor in Patient Health and Disease.

Rodriguez DA, Vélez RP, Monjaraz EMT, Mayans JR, Ryan PM

SN Compr. Clin. Med. (2019) 1: 188. 

 

Exercise Alters Gut Microbiota Composition and Function in Lean and Obese Humans.

Allen JM, Mailing LJ, Niemiro GM, Moore R, Cook MD, White BA, Holscher HD, Woods JA

Med Sci Sports Exerc. 2018 Apr;50(4):747-757.

 

The microbiome of professional athletes differs from that of more sedentary subjects in composition and particularly at the functional metabolic level.

Barton W, Penney NC, Cronin O, Garcia-Perez I, Molloy MG, Holmes E, Shanahan F, Cotter PD, O’Sullivan O.

Gut. 2018 Apr;67(4):625-633.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *