CAMPEONES OLÍMPICOS DE MARATÓN (XI) – Londres 1948: DELFO CABRERA (1919-1981)

Cabrera en la portada de "El Gráfico" (1948)
Cabrera cruzando la línea de meta (Londres1948)

Tras un intervalo de 12 años debido a la Segunda Guerra Mundial, los Juegos Olímpicos de 1948 se organizarían en Londres, que ya había sido seleccionada para los de 1944, cancelados por la guerra. Se convertía así en la primera ciudad en ser sede de los Juegos Olímpicos dos veces, después de haberlo hecho 40 años antes.

Aun luchando por recuperarse de la Segunda Guerra Mundial, los Juegos Olímpicos se veían como una oportunidad para reconstruir la confianza entre las naciones, aunque no se permitió a Japón y Alemania competir, y la Unión Soviética decidió no enviar a ningún atleta. Por el clima económico y el racionamiento no se construyeron nuevas instalaciones, y los atletas se alojaron en lugares existentes en lugar de construir una villa olímpica.

En la prueba del maratón no había un claro favorito, ya que muchas carreras se habían cancelado durante la guerra. El finlandés Viljo Heino, poseedor del récord mundial de los 10k y de la hora, iba a debutar en la distancia y a priori parecía contar con posibilidades. Los maratonianos de la Unión Soviética habían mostrado potencial, pero como se comentó antes, no acudieron.

Delfo Cabrera Gómez nació en Armstrong, en la provincia de Santa Fe, Argentina. De origen humilde, solía jugar al fútbol y corría a casa desde el trabajo. En 1932, tras quedar fascinado con la victoria de su compatriota Juan Carlos Zabala en la maratón olímpica, decidió dedicarse al atletismo. En 1938 se mudó a Buenos Aires, y comenzó a entrenar en San Lorenzo de Almagro bajo las órdenes del talentoso entrenador Francisco Mura, donde ganó algunos títulos en distancias cortas. Tras servir en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, donde conoció a Juan Perón, los Juegos de 1948 iban a ser su primera competición internacional importante.

El maratón comenzó a las 15.00 horas del sábado 7 de agosto, con 41 atletas en la línea de salida. A destacar que tres de los participantes ya habían corrido en la última maratón olímpica celebrada en Berlín 12 años antes, un lapso que había cambiado la historia y truncado muchas carreras deportivas prometedoras.

El argentino Eusebio Guiñez tomó la ventaja inicialmente, aunque en el punto de control de 10k Etienne Gailly, de Bélgica y debutante en la distancia, ya estaba al frente. Las cosas se mantuvieron sin muchos cambios en los puntos de control de los 20 y 30k. En este punto Guiñez todavía estaba en la segunda posición, con el coreano Choi tercero, y Cabrera ligeramente por detrás.

El duro recorrido empezó a hacer mella en algunos de los participantes, y en el punto de control de 35k, Choi pasó al frente, con Cabrera en segundo lugar, y Gailly y Guiñez siguiéndole. El liderato de Choi fue breve. Tras un par de kilómetros comenzó a cojear y abandonó la carrera, perdiendo la posibilidad de revalidar el título de maratón para Corea, como había ocurrido en 1936.

Pero la carrera aún estaba lejos de terminar. Gailly logró ponerse al frente de nuevo, mientras algunos corredores desde atrás recuperaban posiciones rápidamente. El belga entró primero en el estadio, pero parecía exhausto por el dramático esfuerzo. La última vuelta sería decisiva.

Mientras Gailly renqueaba camino de la meta, Cabrera entró también en el estadio, seguido por el británico Tom Richards. Ambos mucho más frescos superaron a Gailly, que quedaba relegado a la tercera posición. Cabrera cruzó la línea de meta primero, reclamando otra medalla de oro en el maratón olímpico para Argentina, solo 16 segundos por delante de Richards, que aún sacó 26 segundos a Gailly.

Para sumar más gloria a Argentina, logró colar a sus tres representantes en el top 10, con Guiñez en quinta posición y Armando Sensini novena, un logro en el maratón que solo repitió Etiopía en 2008.

Después de los Juegos de Londres, Cabrera ganó la maratón inaugural de los Juegos Panamericanos de Buenos Aires en 1951. Su aventura olímpica tuvo otro capítulo en Helsinki en 1952, donde logró terminar el maratón en sexta posición. Se retiró en 1957, aunque se mantuvo ligado al deporte, llegando a presidir la Asociación Olímpica Argentina. Lamentablemente moriría en un accidente automovilístico en 1981, al regresar de un tributo en su honor, aunque su leyenda ya estaba escrita.

 

Fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/1948_Summer_Olympics

https://www.sports-reference.com/olympics/summer/1948/ATH/mens-marathon.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Delfo_Cabrera

 “The Olympic Marathon”, DE Martin & RWH Gynn. Human Kinetics, 2000.

Salida del maratón desde el estadio de Wembley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *