ENTRENAMIENTO DE LOS MÚSCULOS RESPIRATORIOS Y RENDIMIENTO DEPORTIVO

En sus inicios la fisiología del ejercicio pensó que el VO2máx era en humanos el único factor en el sistema respiratorio determinante del rendimiento deportivo, suponiendo que la ventilación máxima podía mantenerse indefinidamente.

Hoy en día se sabe que los músculos inspiratorios se cansan con el ejercicio. Asimismo el aumento del trabajo respiratorio durante el ejercicio exige también un mayor flujo de sangre desde el sistema circulatorio para sostener la contracción muscular. Este efecto se denomina «reflejo metabólico muscular inspiratorio» y es causado por la acumulación de metabolitos en los músculos respiratorios, desencadenando una vasoconstricción generalizada para favorecer el flujo sanguíneo en los pulmones.

La fatiga muscular y la vasoconstricción son factores limitantes del rendimiento físico y dan paso a la llamada fatiga muscular respiratoria, o FMR, descrita por primera vez en corredores de maratón en los años ochenta.

Al medir la presión inspiratoria máxima (PIM), se encontró que después de correr un maratón había un descenso en la PIM, sin alteración en la presión espiratoria máxima (PEM). En consecuencia, hablaron de una fatiga muscular inspiratoria, o FMI, sin fatiga muscular espiratoria, o FME.

El efecto general sería:

                                                         FMR = FMI + FME

(Fatiga Muscular Respiratoria = Fatiga Muscular Inspiratoria + Fatiga Muscular Espiratoria)

Al usar un ventilador para ayudar con la fase de inspiración durante la respiración, se encontró un aumento del 4.3% en el flujo de sangre en las piernas. Por el contrario, cuando se usó el ventilador para agregar resistencia al proceso de respiración, el flujo de sangre en las piernas disminuyó en un 7%, causando así mayor fatiga en las piernas.

Existe evidencia de que el fortalecimiento de los músculos respiratorios puede mejorar potencialmente el rendimiento físico. Los procedimientos de fortalecimiento se definen como entrenamiento muscular respiratorio, o EMR, y podrían centrarse en los músculos inspiratorios o espiratorios, distinguiéndose por ello entre EMI (entrenamiento muscular inspiratorio) y EME (entrenamiento muscular espiratorio).

Entre los efectos fisiológicos a considerar después de un periodo de entrenamiento EMR:

  • hipertrofia del diafragma
  • cambio en el tipo de fibras musculares (aumento en la proporción de tipo I y del tamaño de las tipo II)
  • mejora del control neural de los músculos respiratorios
  • mejora de la economía de los músculos respiratorios (reduciendo el esfuerzo de respirar)
  • atenuación del reflejo metabólico del músculo respiratorio (previniendo el desvío de sangre lejos de las extremidades)
  • descenso en la percepción de la falta de aire y del esfuerzo (permitiendo tiempos más largos de ejercicio hasta el agotamiento)

Los ejercicios de EMR pueden tener una intensidad de ejercicio fija, con actividad física hasta el agotamiento, o estar definidas por una duración determinada. El tiempo hasta el agotamiento es sensible a pequeñas mejoras fisiológicas, lo que lo convierte en un buen indicador de los efectos del entrenamiento.

 Entre los métodos podríamos hablar de:

  • Ejercicio aeróbico, utilizando hiperpnea voluntaria. Se trata de reclutar músculos respiratorios durante respiraciones profundas. Requiere aprender correctamente las técnicas, utilizadas en muchos procedimientos de relajación / meditación.
  • Entrenamiento de fuerza, con cargas externas a nivel de la boca. Utiliza un dispositivo, de los muchos disponibles comercialmente. Entre los más populares están los de resistencia de presión lineal (RPL), que son asequibles y fáciles de usar en entrenamiento.

Los dispositivos RPL facilitan el EMI al ofrecer diferentes niveles de resistencia, y la posibilidad de evaluación y prescripción del ejercicio.

En pacientes con enfermedad e individuos sanos, el IEMI mejoró el rendimiento físico, principalmente al mejorar la distribución del flujo sanguíneo.

Para los atletas, con una buena función respiratoria debido a los años de entrenamiento, no hay un protocolo claro definido. Además existen diferencias según el deporte practicado. En las disciplinas acuáticas e intermitentes (baloncesto, fútbol, ​​tenis, etc.), la energía proviene principalmente de las vías glucolíticas, mientras que en los deportes de resistencia (correr, ciclismo, remo, etc.) se utilizan vías oxidativas, que requieren más oxígeno para mantener los niveles de energía durante períodos más prolongados.

EMI es claramente un agente ergogénico en deportes no acuáticos, ya que ayuda a reducir la fatiga y el gasto de energía en los músculos respiratorios. Por lo tanto, protocolos de EMI deberían introducirse en las rutinas de entrenamiento para obtener una ventaja adicional y mejorar el rendimiento. Se encontraron mejoras significativas en atletas cuando se ejercitaron los músculos respiratorios dos veces al día, al menos tres veces por semana.

No olvides entrenar tus músculos respiratorios, puede que sean ellos los que te ayuden a conseguir tu marca personal. 

 

Bibliografía:

Respiratory muscle training as an ergogenic aid.

AK McConnell

J Exerc Sci Fit, Vol 7, No 2 (Suppl), S18–S27, 2009

 

Inspiratory flow resistive loading improves respiratory muscle function and endurance capacity in recreational runners.

TD Mickleborough, T Nichols, MR Lindley, K Chatham, AA. Ionescu

Scand J Med Sci Sports 2010: 20: 458–468

 

Recent advancements in our understanding of the ergogenic effect of respiratory muscle training in healthy humans: A systematic review.

R Shei

The Journal of Strength and Conditioning Research, August 2018

 

The effects of inspiratory muscle training with linear workload devices on the sports performance and cardiopulmonary function of athletes: A systematic review and meta-analysis.

M Karsten, GS Ribeiro, MS Esquivel, DL Matte

Physical Therapy in Sport 34 (2018) 92e104

Sistema respiratorio humano
Equipo para Entrenamiento Muscular Respiratorio Plus+. (Cortesía de POWERbreathe España)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *