MARATÓN NOCTURNO DE ALMAGRO (ES) (22/06/19 – 83)

Trofeo y camiseta
Ayuntamiento de Almagro
4.5/5

A favor: cuota de inscripción para la Asociación Española contra el Cáncer (AECC); atención de la organización a los corredores; gran potencial para años siguientes.

En contra: sin control de vueltas por chip, que seguramente se resolverá en futuras ediciones; falta de espacio para dejar una bolsa o mochila.

Plaza Mayor

Continuando el propósito de recolectar maratones, este sería mi primero en la Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha. Ya trabajé en Albacete hace más de una década, pero por alguna razón nunca llegué a correr allí.

Yendo por su segunda edición, solo supe de esta carrera en el maratón de Valdebebas allá por marzo, y me registré casi de inmediato. Siempre me han gustado los maratones nocturnos, aunque ya menos si son a varias vueltas. A finales de junio, parecía la carrera perfecta para despedir la primera mitad de temporada antes de las vacaciones de verano. Con calor no hay muchos maratones disponibles en el calendario, y por fecha muchas veces interfieren con las vacaciones.

Viajar a Almagro requiere cierta organización, pero tener conexión de tren con Madrid siempre facilita el proceso. Si el maratón completo no es para tí, puedes optar por su modalidad de relevo, o bien por un medio maratón.

El recorrido es un triángulo de unos 3 kilómetros, que sigue una Eco Vía iluminada y bien asfaltada en las afueras de Almagro. Para el maratón hay que dar 14 vueltas y 7 para la media, y presenta 3 secciones diferenciadas: la primera con árboles, la segunda bordeando una cerca, y una tercera ya entrando al pueblo. La salida, meta y zona de avituallamiento comparten localización.

Con salida a las 22.00, y unos 27-28°C, hay alrededor de 40 corredores para el maratón, y aproximadamente el doble para la media maratón. Entre los corredores algunas caras harto conocidas (Quique, Pepe, Txema, Santi, Antonio…), una de las ventajas de estas carreras pequeñas lejos de las multitudes.

Tras la salida los corredores de cabeza se distancian rápidamente. Me instalo en un pequeño grupo, aunque después de la primera vuelta se me escapa. A partir de ahí el resto de la prueba la haré en solitario, intentando beber en cada vuelta para contrarrestar la sudoración por la alta temperatura. Los geles energéticos serán para las vueltas 3 y 6, y después cada dos vueltas, esto es 8, 10 y 12.

Me gusta el recorrido, y las vueltas pasan rápido. Después de la número 6, me doblan los cuatro primeros corredores, ya a una distancia considerable. Paso la media maratón en 1.51.20. Siete vueltas más y estaré de vacaciones. Solo necesito mantener el ritmo y está hecho. Con menos corredores en el circuito, a veces es difícil ver a alguien hasta pasar por la animada área de llegada.

Aunque no me siento muy cansado, mi ritmo baja en la segunda mitad. Acabo por cruzar la línea de meta en 3.55.20, un tiempo muy similar a los últimos 2 maratones. Después de una ducha rápida vuelvo para animar a los últimos corredores.

Maratón número 10 del año, solo 3 por detrás de los 13 que hice en 2018, y aún con 6 meses por delante. Sin maratones planeados en verano, es momento de descansar, hacer un ciclo de entrenamiento adecuado y algunas carreras más cortas para mejorar fuerza y ​​velocidad.

Por último dar las gracias a Miguel Ángel por su esfuerzo con la organización, y recomendar la visita al Museo del Teatro y el Corral de Comedias en el mismo Almagro, o ya con más tiempo al Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, que quedarán ya para una futura ocasión.

Listos para la salida
Corral de Comedias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *