MARATONA NOTURNA MEM MARTINS (10/04/22 – 109)

Vista del recorrido

El maratón nocturno de Mem Martins coincidía con el inicio de las vacaciones de Semana Santa, encuadrado dentro de un fin de semana de competiciones organizado por la Cámara Municipal de Sintra (Portugal) y el grupo deportivo de Mem Martins con el nombre de “24h a correr Mem Martins”.

Junto al maratón nocturno, con salida a medianoche entre el sábado y domingo, se organizan también carreras de 24, 12, 6 y 3h, todas ellas sobre el mismo circuito de poco más de 1 milla, o 1650 metros de longitud. Con terreno bastante variado, intercala zonas de asfalto, con un tramo de tierra y otro de madera.

Sin ser nuestro primer maratón nocturno (ya tenemos Valtiendas, Bilbao y Pamplona), sí iba a ser el primero con salida a medianoche, lo que alteraba un poco la logística del día de competición. Después de cenar varias horas antes cogía un tren hasta Algueirao, en las inmediaciones de Sintra, y tras un pequeño paseo, que aprovecho para tomar una bebida energética con cafeína, llego al parque de la carrera, donde ya estaban los atletas de 24h corriendo desde mediodía.

Con el tiempo justo para cambiarme me encamino a la zona de salida, donde somos solo unos cuantos los que vamos a por las 25.5 vueltas precisas para completar la distancia del maratón. Con 12⁰C la temperatura es buena para acometer una aventura más, que comienza puntual.

Vista hacia la zona de control de carrera

Las primeras vueltas sirven de toma de contacto. Aunque sin necesidad de llevar frontal, la zona de tierra requiere un poco de prudencia por su piso irregular. Desde allí es acometer un área zigzagueante hacia la zona de meta, donde se encuentra el cronómetro, zona de masaje y avituallamientos. Saliendo de ella subimos hacia la zona de tablones, donde extremo el cuidado, y a partir de allí viene la zona más fácil, lisa de ida y vuelta sobre asfalto.

Sin haber traído la Camelbak, ni por extensión recipiente alguno para llevar agua, aprovecho al pasar por meta para pedir un vaso de plástico, que no hay junto a los contenedores de agua. Con él en mano, ya voy más tranquilo para cuando tenga que parar a beber.

Aunque la temperatura se mantiene constante, una niebla baja aparece en ocasiones. A partir de la vuelta 6, decido tomar un gel o beber agua, alternativamente, en cada vuelta par. El auto avituallamiento no resulta fácil, por la dificultad de abrir (y cerrar de nuevo) el duro grifo del contenedor. Ahí se me escaparán inevitables algunos minutos durante la carrera.

Sin poder marcar muy bien referencias con los demás corredores, al no saber quién corre qué, pasado el ecuador de la prueba empiezo a descontar las vueltas que quedan para concluir. A falta de 5-6 vueltas me motivo intentando capturar a los corredores que veo por delante. Las energías parece que responden y consigo acelerar el ritmo.

A falta de 2 vueltas, veo que termina uno de los corredores, previsiblemente del maratón, con el que me había ido cruzando en numerosas ocasiones. Cuando me cantan la última vuelta, veo que me voy a pasar por poco de las 4 horas. Al final cruzo la meta en 4.04.28. Allí me dicen para esperar por la entrega de trofeos, porque he terminado en tercera posición. Tampoco hay prisa, porque el primer tren a Lisboa no sale hasta hora y media después.

3 x 1 medallas

Aprovecho el intervalo para mudarme de ropa y tomar un té caliente en la carpa donde se ofrecen bifanas, café y sopa caliente durante la noche. Junto a mi medalla finisher, acabo llevando otras 2, por ser tercero de la general y tercero de la categoría.

Así terminamos un maratón pequeño por el número de participantes, aunque parte de una gran prueba, organizada con esmero por corredores para corredores… Intentaremos volver, quizás por sus 24h.

PUNTUACIÓN: 4.5 / 5

Podio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *