MARATÓN DE LISBOA (17/10/2021 – 102)

Área de salida

Volvíamos una vez más al maratón de Lisboa, por cuarta vez tras 3 años de ausencia, y después de que abandonara la serie Rock´n´Roll de maratones. Tras los maratones consecutivos de Madrid y Logroño, 2 semanas de descanso parecían a priori tiempo suficiente para recuperarse.

La recogida del dorsal en la feria del corredor era, como en las anteriores ocasiones, en el Altice Arena, en la zona de la Expo. A pesar de su tamaño, no hay absolutamente ningún stand de otra carrera ni marca comercial alguna. Junto al maratón, hay también distancias de media maratón, mini maratón de 8.5 kilómetros y un paseo familiar de 4 kilómetros. A diferencia de otras pruebas, aquí en Lisboa maratón y media maratón tienen recorridos y zonas de salida completamente separadas, y solo confluyen todas ellas en la zona de meta.

Como otras veces la salida del maratón es en Cascais, con meta en la Praça do Comércio, aunque anteriormente terminaba en la zona de la Expo. La organización ofrece el viaje en tren desde Lisboa hasta Cascais para la salida, así como el uso de todo el sistema de transporte de Lisboa gratis, mostrando únicamente el dorsal, algo de lo que deberían aprender otras ciudades, como Madrid sin ir más lejos.

Con salida a las 8.00 toca una vez más madrugar, aunque la previsión meteorológica es más favorable que los días anteriores: una temperatura más suave, con máxima de 23⁰C y cielos cubiertos. Llego a Cascais en torno a las 7.15. Aún no ha amanecido, pero en el área de salida se respira ya el nerviosismo de carrera. La mitad de los corredores son extranjeros, lo cual hace este maratón un evento multinacional.

Preparados

A pesar de la indicación de llevar mascarilla para entrar a los cajones de salida, apenas algunos la llevamos (y tampoco se respetan mucho las distancias). En eso el Mapoma, por comparativa en cuanto al elevado número de corredores, fue mucho más estricto.

Tras la salida, nos alejamos de Cascais en dirección a la playa de Guincho, en dirección opuesta a Lisboa, hasta el kilómetro 7 de carrera, donde daremos la vuelta. El cielo está completamente cubierto y la temperatura suave para correr, aunque sin un soplo de brisa para refrescarnos. Salgo bastante rápido, pasando el kilómetro 5 en apenas 25 minutos, y eso que eran cuesta arriba. Los entrenamientos de la semana habían ido bien, aunque a estas alturas ya siento las piernas poco “frescas” en comparativa.

Tras el giro, es la única parte de carrera donde los corredores yendo y viniendo nos cruzamos en lados opuestos de la carretera. Allí cruzo a Lolo, con el grupo de las 3 horas. Tras el giro, el resto del maratón seguirá la misma dirección, primero volviendo hacia Cascais y después siguiendo la orilla del mar y el Tajo hasta Lisboa, siempre dejando el agua a mano derecha.

A duras penas y sufriendo ya cruzo la media maratón en poco más de 1h53m. Todavía queda media carrera y ya se me está haciendo larga… Simplemente me dedico a restar los kilómetros hacia la meta, intentando mantener el ritmo para llegar por debajo de las 4 horas. A falta de los último 10k tengo algo más de 1 hora de margen. Desde la Champalimaud quedan unos 8 kilómetros, en un recorrido ya conocido, por haberlo hecho entrenando en numerosas ocasiones, y pasando por algunos de los puntos más turísticos de Lisboa.

Hasta el kilómetro 35 aguanto el ritmo, aunque ya veo que la opción de las 4 horas se me escapa, sobre todo cuando me atrapa el grupo de las 4h00m y no puedo hacer nada por ponerme a su estela, a pesar de los ánimos de su pacer…

Arrojando la toalla, como se diría en términos pugilísticos, llego a la meta con más pena que gloria, con un tiempo neto de 4.05.17, para mi peor registro en la capital portuguesa.

Praça do Comércio (área de meta)

A veces se disfruta la distancia de Filípides, y a veces no, como ha sido el caso, para una carrera en la que acabé sufriendo más de lo acostumbrado.  Cada carrera es una historia, y de cada una se aprende algo.

Próxima parada: previsiblemente Badajoz, el 7 de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *