MUJERES Y DEPORTES DE ULTRA RESISTENCIA: ¿CERRANDO LA BRECHA CON LOS HOMBRES?

Foto de Quino AI (Unsplash)

Durante los años 90 algunos estudios calcularon que las mujeres superarían el rendimiento de los hombres en maratón, por el rápido aumento en su velocidad de carrera a lo largo de los años.

A pesar de estos estudios, otros modelos defendieron que los hombres siempre contarían con un 10% de ventaja de sobre las mujeres en el rendimiento de carrera, debido a su mayor capacidad aeróbica (VO2max). Esto se confirmó mediante el estudio de más de 90000 maratonianos no de élite, donde los hombres tuvieron tiempos de finalización alrededor de un 10% más rápido que las mujeres (4h28 frente a 4h54).

Pero hablemos de los deportes de ultra resistencia, cuya popularidad ha aumentado mucho en los últimos años. En estos eventos, el éxito está determinado por una amplia serie de factores. Podríamos destacar, entre otros, la capacidad oxidativa, el coste energético de correr, la fatiga y la resistencia al dolor, la nutrición, el sistema gastrointestinal, la experiencia, la estrategia y la motivación.

Así, cualquier corredor que quiera tener éxito en un ultramaratón, necesita tener un buen conjunto de habilidades, pero también ser capaz de soportar altos volúmenes de entrenamiento y a veces forzar sus límites fisiológicos.

En la distancia de maratón, las proporciones hombre/mujer rondan el 50%, siendo los hombres, como ya hemos mencionado, un 10% más rápidos que las mujeres. Sin embargo, en los eventos de ultra resistencia, las participantes femeninas suelen estar en mayor número que los hombres.

En estos eventos largos, la diferencia en los tiempos de finalización entre hombres y mujeres desciende al 4% en ultramaratones, al 6% en natación en aguas abiertas de ultra distancia y no existe en pruebas ciclistas de más de 300 kilómetros.

¿Significan estos números que las mujeres están más preparadas fisiológicamente para soportar los eventos más duros? ¿O estas menores diferencias pueden deberse a una mayor participación y oportunidades de entrenamiento en la actualidad?

Un artículo reciente ha revisado los factores que podrían explicar esta ventaja potencial.

Foto de Quino AI (Unsplash)

Músculos

Las fibras de los músculos esqueléticos humanos pueden ser de tipo I/lentas o de tipo II/rápidas.

Las fibras de tipo I son más resistentes a la fatiga, representando en un estudio el 44% del total de fibras musculares en las mujeres y solo el 36% en los hombres. Además, estas fibras estarían asociadas con niveles más altos de capilarización y flujo sanguíneo a los músculos.

En cuanto a la masa muscular, los hombres son más musculosos, debido a un mayor diámetro de las fibras musculares, y no a un mayor número de ellas. Los músculos más fuertes pueden restringir el flujo sanguíneo y provocar antes fatiga muscular durante el ejercicio submáximo isométrico.

Ambos factores favorecerían que las mujeres tengan una mayor resistencia a la fatiga que los hombres.

Sin embargo, en lo que respecta a los músculos respiratorios, parece que las mujeres están en desventaja. Debido al tamaño de los pulmones, el diámetro de las vías respiratorias y la utilización de un mayor porcentaje de VO2 durante el esfuerzo, podrían tener una menor economía de oxígeno durante el ejercicio.

 

Utilización de sustratos

El metabolismo oxidativo es esencial en el ejercicio de ultra resistencia. Cuanto mayor es la distancia, más intenso es el uso de ácidos grasos libres.

Las mujeres muestran una mayor expresión de genes asociados al metabolismo de los ácidos grasos, como es el CD36, asociado a un aumento de 4 veces del metabolismo de los ácidos grasos en un modelo de ratón.

Por lo tanto, las mujeres podrían tener una ventaja metabólica durante el ejercicio de larga duración. Una mejor eficiencia reduciría los requerimientos calóricos y la necesidad de carbohidratos exógenos.

 

Uso de oxígeno

El metabolismo aeróbico está limitado por la absorción máxima de oxígeno. El rendimiento superior en hombres se asocia con valores de VO2max más altos, con o sin entrenamiento.

Aunque el VO2máx más bajo sería sin duda una desventaja para las mujeres en carreras de cualquier distancia hasta el maratón, existen otros factores que influyen en el rendimiento en los eventos de ultramaratón.

Así, las mujeres suelen tener estrategias de carrera más conservadoras, lo que explica por qué a menudo son capaces de mantener un ritmo más constante. Toman pues decisiones para mitigar el daño muscular y la fatiga, factores limitantes clave del rendimiento.

 

Desórdenes gastrointestinales

Las alteraciones más frecuentes en el deporte son las náuseas/vómitos y los calambres abdominales, con mayor incidencia en el sexo femenino.

A pesar de esto, debido a una mejor eficiencia en el uso del sustrato, menor masa corporal y menores necesidades calóricas, las mujeres no necesitan consumir tantos carbohidratos como los hombres. Esto es de especial relevancia porque la ingesta de carbohidratos es la principal causa de trastornos gastrointestinales.

Por lo tanto, aunque las atletas femeninas pueden ser más propensas a sufrir trastornos gastrointestinales, sus necesidades calóricas más bajas pueden compensar estas alteraciones.

 

Conclusiones

  • Las atletas femeninas presentan diversas características que pueden conferirles una ventaja en los deportes de ultra-resistencia: mayor porcentaje de fibras tipo I, mayor resistencia a la fatiga, mejor eficiencia en la utilización de sustratos, menores requerimientos energéticos y mejor capacidad de seguir ritmos constantes.
  • Pero algunas características fisiológicas pueden contrarrestar estas ventajas, como la capacidad de transporte de O2, los trastornos gastrointestinales y los efectos hormonales sobre la función celular y el riesgo de lesiones.
  • Teniendo en cuenta los pros y los contras de los factores mencionados anteriormente, el artículo actual concluye que las mujeres más rápidas nunca superarán a los hombres más rápidos, excepto en la natación de ultra distancia.

 

Bibliografía

Do Sex Differences in Physiology Confer a Female Advantage in Ultra-Endurance Sport? Tiller, N.B., Elliott-Sale, K.J., Knechtle, B. et al. Sports Med (2021). https://doi.org/10.1007/s40279-020-01417-2

Foto de Jasmin Sessler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.