LOS MARATONES QUE NO LLEGARON: CONFESIONES DE UNA ABSTINENCIA MARATONIANA

La crisis mundial de Covid-19 ha tirado por la borda los planes deportivos de muchos de nosotros en los últimos meses. Hoy en día, para muchos, es suficiente con poder correr al aire libre, después de estrictos protocolos de confinamiento.

Las carreras se ven aún con escepticismo. Muchos maratones de las principales ciudades ya se han cancelado. De los seis Marathon Majors que deberían tener lugar en 2020, Chicago, Nueva York, Boston y Berlín ya se cancelaron. Tokio se llevó a cabo solo para corredores de élite, y Londres, en el momento de escribir estas líneas, aún sigue en cartel para el 4 de octubre, aunque todo apunta a que también será cancelado.

En Onekmore habíamos planeado cruzar nuestra particular barrera de los 100 maratones en 2020. Parecía un logro asequible, entrando en el nuevo año con 86 maratones, pero las cosas dieron un giro inesperado cuando estábamos en el número 88.

Mirando en perspectiva a los tiempos pre Covid, también otras veces algunos planes de maratón se habían desmoronado. Con tiempo para reflexionar, siente uno ciertos remordimientos de esas carreras que se “escaparon” por una razón u otra. Con esas oportunidades «perdidas», los 100 maratones serían ya un logro en nuestro haber.

Sigue una breve lista:

  • En 2012: Milton Keynes, Cambridge Boundary Run y ​​Trionium Picnic.
  • En 2014: Fairlands Valley Challenge y Lanzarote, cancelado este último por una tempestad.
  • Maratón de Berlín, en dos ocasiones nada menos, en 2011 y 2015, debido a una boda y una mudanza entre países. Afortunadamente, corrimos la edición de 2014.
  • En 2020 pre-Covid: Marrakech, por enfermedad.
  • En 2020 post-Covid: Valdebebas; Badajoz y Aguilar de Campoo (cancelados); Madrid (pospuesto para ¿noviembre?); EcoLisbon (hasta 2021) y Viena (hasta 2022).

Con el calendario de competiciones en pausa, resulta difícil planificar carreras, o por extensión cualquier viaje, aún más si implican desplazamientos a un lugar distante.

El mundo del running ha tratado de adaptarse y avanzar hacia los desafíos «virtuales». Aunque un camino a seguir para algunos, no creemos que sea nuestro caso. Registrarse para correr en tu patio o en una carretera cercana tratando de convencerse de que está uno corriendo, por ejemplo, el maratón de Berlín, requiere un poco de imaginación, al estilo de un juego de rol. La sensación de logro después de completar una carrera virtual no será como el sentimiento tras una carrera en el mundo, llamémosle real.

Pero aquí no somos nadie para decir lo que es «real» o no. Si alguien decide pagar una inscripción para recibir una medalla y una camiseta: que lo haga. Siempre ayudará a mantener a flote a las empresas que se dedican a estos eventos, hasta que las cosas vuelvan a su cauce.

En cuanto a nosotros, mientras tanto, estableceremos otros desafíos. No hay necesidad de más reconocimiento que el propio, y el sentimiento de gratitud por poder correr al aire libre.

Saludos.

3 pensamiento sobre “LOS MARATONES QUE NO LLEGARON: CONFESIONES DE UNA ABSTINENCIA MARATONIANA

  1. Pablo

    Hola, te escribo a solo 4 días de correr el «EDP R´n´R Madrid Marathon´2021″, con casi un año y medio de retraso por la Pandemia del Covid-19 y casi 4 años y medio después de mi última participación»: llevo 14 Maratones de Madrid «oficiales» más otro «pirata”, en 2020, del que luego te contaré.

    Encontré tu blog buscando información en Internet sobre ediciones pasadas de este Maratón, para intentar sobrellevar los nervios que siempre me afloran en los días previos a enfrentarme a los «42,195 Kms de Filípides».

    Al igual que tu, yo también debuté en esta distancia en el MAPOMA’2000, con 24 años (ya tengo 46). Lo que no ha cambiado es la sensación de incertidumbre, aunque por motivos diferentes:

    – En aquella primera ocasión, ni siquiera daba por seguro que pudiera terminarlo, y acabé haciendo un marca oficial de 3h 30´32″ (un minuto y pico menos de tiempo real).

    – En cambio, ahora sí estoy al 90% seguro de poder acabarlo, pero de lo que no tengo ninguna seguridad es de no tardar 4h 30′, 5h, o incluso más tiempo.

    Corrí 10 ediciones del MAPOMA, entre 2000 y 2009, llegando a mi M.M.P. en 2003: 3h 09′ 57″. Luego, con el matrimonio y los horarios laborales cada vez más extensos (e intensos), mi tiempo para entrenar fue disminuyendo y, en consecuencia, mis marcas fueron empeorando, pero durante mis “treintaytantos” todavía terminaba entre 3h: 30′ y 3h 40′.

    Tras 4 años «en dique seco» (por mi paternidad, sobre todo), en 2014 volví ya cuarentón al ahora llamado «Rock´n´Roll Madrid Marathon» y corrí otras 4 ediciones, hasta 2017, con tiempos entre 3h:41′ y 3h:54′.

    Hubiera querido inscribirme en 2018 y 2019 pero, en esos años, varios familiares cercanos sufrieron graves problemas de salud que me lo impidieron.

    Tras perderme la edición de 2019, me conjuré para apuntarme a la de 2020: en pocos meses perdí 12 kgs, entrené todo cuanto pude (incluso robándole horas al sueño) y ese otoño e invierno, obtuve buenas marcas en carreras de 10 Kms y Medio Maratón, que apuntaban a que podría terminar el Maratón en torno a 3h 30′, quizás en menos. Y, justo entonces, llegó el Coronavirus…

    Como supongo ya sabrás, en desagravio por el aplazamiento (y posterior cancelación) del Maratón, durante la última semana de abril la Asociación MAPOMA” organizó su “Virtual Run / Carrera Virtual”:” si tenías un chalet con jardín o, al menos, una cinta de correr, hacías un donativo de 10 € a “Cáritas” para las víctimas del Covid, y corrías desde tu casa cualquier distancia (nadie lo iba a controlar, aunque sé de alguien que se hizo así 42,2 Kms), te ganabas una medalla conmemorativa.

    Al no tener jardín ni cinta (sólo una bicicleta estática que usé compulsivamente durante los 42 días de confinamiento obligatorio), ni me planteé apuntarme. Pero la última palabra no estaba dicha…

    Como todos sabemos, el 2 de mayo volvieron a permitir correr por la calle, aunque con horarios muy limitados: de 6 a 10h y de 20 a 23h (fuera de esas horas, podías ser multado por la policía). Durante las siguientes dos semanas entrené «a lo bestia” y fui planificando mi “venganza”…

    Vivo junto al «Anillo Verde Ciclista», el gran carril-bici que rodea Madrid Capital, cerca de su Punto Kilométrico (P.K.) 21,00, en el Parque Lineal de Palomeras (distrito de Puente de Vallecas). Está 100% asfaltado, algo imprescindible para homologar los recorridos, pero tiene algunos cruces de carretera, con y sin semáforo.

    Delimité en él un circuito de 10,68 Kms de longitud: desde el P.K. 21,00, iba 8 Kms hacia el norte, hasta el P.K. 13,00 (cerca del Estadio «Wanda», en el distrito de San Blas-Canillejas) y otros 2,68 Kms hacia el sur (en el Parque Forestal de Vallecas), atravesando entre medias el distrito de Moratalaz. Hubiera preferido que fuera unos 5 o 6 Kms en cada sentido, pero entonces aún había algunos tramos del “Anillo Verde Ciclista” y varios parques cerrados al público.

    El domingo, 17 de mayo de 2020, a las 6:00h A.M., llevando una mochila con 4 lts «Aquarius», geles y un chubasquero (unos 5 kgs en total) y sin ningún apoyo externo (se lo había ocultado incluso a mi familia), salí del P.K. 21,00 y di 4 vueltas al circuito: 42,720 Kms en total (525 mts más que un maratón “oficial”, por si los hitos de los P.K. estaban mal medidos).

    Empecé en total oscuridad, con algo de frío y en absoluta soledad. Tras amanecer, la temperatura se volvió mucho más agradable pero el carril-bici se llenó de paseantes, corredores, ciclistas y patinadores (normales y “eléctricos”). Se me hizo muy arduo, sobre todo por el peso de la mochila, y reconozco que, cada vez que pasaba por el P.K. 21,00, me tentaba la idea de abandonar. Pero yo acabo todo lo que empiezo. Y ya que lo hago, intento hacerlo bien.
    Terminé en 3h 53′ 25″. Por muy poco, pero dentro de las 4 horas «legales» para correr. Al margen de marcas (es mi 2ª peor), éste “Maratón Pirata” de 2020 y el MAPOMA´2000 (por ser el 1º) serán siempre los dos mayores hitos de mi «carrera» como maratoniano popular.

    Tampoco quiero arrogarme ningún mérito especial por esta carrera: cientos de atletas profesionales salen muchos días a las 6 de la mañana a entrenar 35, 40 y más Kms y les lleva casi la mitad de tiempo. Y pocos días después que yo, la campeona española de trailrunning, Azara García de los Salmones, corrió los 64 Kms del contorno entero del “Anillo Verde Ciclista” en poco más de lo que me llevó a mí hacer 42 y pico. Para mí, no fue tanto un “desquite” por haberme perdido el Maratón de Madrid “oficial” de 2020, como un “chute” de autoestima para seguir entrenando.

    Espero terminar este próximo domingo de forma “digna” mi 16º maratón (sinceramente, este año estoy peor entrenado que el anterior) y seguir coleccionándolos “hasta que el cuerpo aguante”.

    Como anécdota, decir que, un mes después, conté mi aventura en la sede del “MAPOMA”. No sé si me creerían una palabra (yo seguramente no lo haría), pero sí se creyeron el justificante bancario de mi donativo de 20 € (no 10 €) para “Cáritas” (como digo: “ya que lo hago…”). Así, soy el único poseedor de la medalla de su “Virtual Run”… que la corrió fuera de plazo.

    Tengo en mente correr otro «Maratón Pirata» en el carril-bici, algún domingo por la mañana durante el otoño de 2021 o invierno de 2021-2022 (aún no tengo cerrada la fecha). Esta vez, ya sin limitación de horario ni parques cerrados, querría que el recorrido fuera del P.K. 21,00 al P.K. 0,00 (Palas de Rey, PAU de Las Tablas, distrito de Fuencarral) y vuelta al P.K. 21,00, añadiendo unos 500 mts «extra», para garantizar la distancia.

    Pero no volvería a arriesgarme a hacerlo sólo. Esta vez querría ir acompañado por 10-12 corredores/as populares y 3-4 acompañantes, en bici, que nos llevasen las bebidas isotónicas y nos prestaran apoyo. Sería no-competitivo, sólo por el placer sumar un maratón más y _a ser posible_ hacerlo en menos de 4 horas. Por ello, querría que los/las participantes (hombres o mujeres, mayores de edad) fueran experimentados (al menos, 2 maratones terminados con marca sub-4h).

    Para ir «moviéndolo”, ya he contactado con otros «blogueros» con decenas, incluso cientos de maratones terminados. Más de uno te resultará familiar: Javi Sanz (“El Coleccionista de Maratones”); José Manuel Torralba (“Aprendiz de Maratoniano”), y mi amigo y excompañero de bachillerato David Castro (“Maratoniano de Por Vida”).

    Si tú mismo, o alguno de tus lectores, estuvierais interesados, mi nombre el Pablo y mi e-mail: maraton_piratamadrid@hotmail.com

    Contestar
    1. oneKmore Autor del artículo

      Encantado de leer tu experiencia, y tus ganas y fuerza para volver a salir después de la experiencia del Covid, traumática para todos, pero en especial para los deportistas. Nos escribimos por privado, que hay un grupo muy activo de maratonianos «clandestinos» dispuestos a eso y más…
      ¿Cómo te fue el domingo en Mapoma?

      Contestar
      1. Pablo

        Hola de nuevo:

        Te contesté por privado, a tu e-mail. Pero últimamente he tenido problemas con mi conexión WiFi y algunos correos han sido devueltos (como «no entregados»), o se me quedan en «Borrador» (sin enviarse) o bien, el destinatario me ha dicho que no le ha llegado (aunque aparentemente estén en «Elementos Enviados»). No sé si éste último será tu caso…

        En breve, diré que el Maratón me salió… ¡¡¡francamente bien!!! Hombre, todo es «mejorable» y , en mis sueños, había llegado a creer que lo haría bastante mejor, pero no me puedo quejar.

        Te vuelvo a escribir a tu correo, a ver si ahora llega.

        Un saludo,

        Pablo «El Pirata»

        Contestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.