CAMPEONES OLÍMPICOS DE MARATÓN (XVI) – Ciudad de México 1968: DEGAGA «MAMO» WOLDE (1932-2002)

Mamo Wolde y Abebe Bikila con su entrenador Onu Niskanen

Los Juegos Olímpicos en México fueron los primeros en organizarse en un país latinoamericano, y los únicos que se han celebrado a una altitud superior a los 2000 metros sobre el nivel del mar (2240m). Una resistencia al aire reducida supuso una ventaja para velocistas y saltadores, lográndose récords mundiales asombrosos, pero también supuso un inconveniente para los corredores de larga distancia, por los bajos niveles de oxígeno.

Dichos Juegos fueron los primeros que utilizaron una superficie sintética de «tartán» para las pruebas atléticas. Ahora estamos acostumbrados a ellas, pero hasta entonces se habían utilizado de ceniza. También fue la primera ocasión en que una mujer encendió el pebetero olímpico, en la figura de la velocista Queta Basilio, y también la primera descalificación por dopaje, en la figura del pentatleta sueco Hans-Gunnar Liljenwall, que dio positivo por alcohol tras haber ingerido varias cervezas.

El atletismo estuvo marcado por los saltos “de espalda” en el evento de salto de altura (Dick Fosbury), el récord mundial de salto de longitud de Bob Beamon (8.90m y vigente hasta 1991) y los puños alzados con guantes negros de los medallistas de 200m Tommie Smith y John Carlos, en apoyo de los derechos de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos.

Con respecto al maratón, la altitud de México ponía en ventaja a los corredores etíopes, entre ellos al vigente campeón Abebe Bikila. Sobre el mismo recorrido se organizó un maratón un año antes, que ganó el belga Gaston Roelants en 2.19.37, con dos minutos de ventaja frente a un nutrido grupo de corredores japoneses encabezados por Kenji Kimihara.

Mamo Wolde nació en Dirre Jille, 60 kilómetros al sur de Adis Abeba, y México ya era su tercera participación olímpica a los 36 años. Como su héroe BIkila, también era miembro del ejército. Ya había competido en los Juegos Olímpicos de 1956 en Melbourne, donde terminó último en las series de 800m, 1500m y 4x400m. En 1960 en Tokio terminó cuarto en los 10000m y no acabó el maratón. En 1967 estaba en plena forma, habiendo ganado el maratón de Zarautz, en España. Ya en Ciudad de México, unos días antes había ganado la medalla de plata en los 10000m, y aunque se clasificó para la final de 5000m, no la corrió para guardar energías para el maratón.

El maratón olímpico se planificó para el 20 de octubre, en un recorrido exigente, con numerosas curvas cerradas, y cuesta arriba desde el kilómetro 36 hasta la meta en el Estadio Olímpico. A las 15.00 con condiciones cálidas y soleadas, 75 atletas tomaron la salida en la Plaza del Zócalo, justo frente a la Catedral. En el 10k (33.54) un grupo de 20 atletas estaba aún al frente. Todos intentaban ahorrar energía, conscientes de las duras condiciones. A los 20k (1.06.02), el grupo comenzó a desgajarse. Roelants iba al frente, acompañado por el británico Tim Johnston y el keniata Naftali Temu, ganador de los 10000m una semana antes. Bikila ya se había retirado.

Justo antes de los 30k (1.39.20), Wolde tomó la delantera, seguido de Temu, y el japonés Kimihara en tercer lugar. El keniata aún no debía estar recuperado del todo, y repentinamente bajó la velocidad justo antes de los 35k. Su lugar en el trío de cabeza lo ocupó el corredor de Nueva Zelanda Michael Ryan.

En los 40k (2.12.59) las posiciones eran similares. La ventaja de Wolde sobre Kimihara era superior a los dos minutos, y Ryan le seguía a solo 6 segundos. Y así llegaron al Estadio Olímpico, donde Mamo Wolde ganó en 2.20.26, en un tiempo peor a las victorias de su compañero Bikila en 1960 y 1964. 12 años había tenido que esperar tras su debut olímpico para llegar a la cima. Más de 3 minutos después entró Kimihara, para obtener la medalla de plata para Japón, y 14s después Ryan por Nueva Zelanda.

Con este resultado Wolde conseguía el oro olímpico para Etiopía por tercera vez consecutiva. Y a pesar de su edad, no fue la última aparición olímpica en maratón para Wolde. En los Juegos Olímpicos de Munich, en 1972 y ya con 40 años, aún logró una medalla de bronce adicional.

En cuanto a Kimihara, ya había terminado octavo en el maratón olímpico en 1964, aunque la medalla de plata en México fue su mejor resultado. Fue un prolífico maratoniano, y campeón asiático en 2 ocasiones. También volvería a Munich cuatro años más tarde, donde terminaría quinto.

El futuro de Mamo Wolde, como el de Bikila, sería difícil. Fue arrestado en 1993 acusado de una ejecución durante la dictadura etíope. Pasó 9 años en la cárcel esperando juicio, a pesar de los esfuerzos del COI por su liberación. Finalmente, fue sentenciado a 6 años de prisión, pero fue puesto en libertad porque ya había cumplido su condena. Moriría poco después de su liberación, por un cáncer hepático a los 69 años.

Otra leyenda del maratón etíope con un final inapropiado.

 

Fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/1968_Summer_Olympics

https://en.wikipedia.org/wiki/Mamo_Wolde

https://www.sports-reference.com/olympics/athletes/wo/mamo-wolde-1.html

“The Olympic Marathon”, DE Martin & RWH Gynn. Human Kinetics, 2000.

Bikila en Elgoibar (España) 1963

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *