EDP MARATÓN MURCIA (02/02/2020 – 87)

Plaza Belluga, o de la Catedral: meta del EDP Maratón Murcia
4.5/5

A favor: no 1, sino 2 camisetas en la bolsa del corredor; inicio y final en el centro de Murcia.

En contra: tal vez intentaría que el recorrido evitará la larga sección de la avenida Azacaya.

Continuamos completando maratones españoles que nos faltaban en la lista.

El maratón 87 tardó en llegar. Primero consideré Málaga en diciembre, que descarté por Marrakech, el 26 de enero, aprovechando un vuelo barato del Black Friday. El hombre propone, Dios dispone: una fiebre persistente me ataca el día antes de viajar a Marruecos. Sin energía, decido cancelar el viaje en el último momento, anteponiendo mi salud. Aunque triste, puedo recuperar algunos gastos, aunque nos los vuelos ni inscripción. Correr un maratón merece respeto, especialmente con otro maratón en la agenda solo una semana más tarde.

Recuperado el martes, aún logro hacer 3 días seguidos de entrenamiento suave. Físicamente cansado, sirven para eliminar el óxido antes de ir a Murcia.

Un largo viaje en autobús de 8 horas, y llego a Murcia el sábado por la tarde. Tengo tiempo para almorzar e ir a mi hotel, antes de que acudir a la feria del corredor. Después de los últimos días fríos, el buen tiempo se agradece e invita a un recorrido a pie por la ciudad.

La feria está en un gimnasio, donde rápidamente recojo mi kit y veo las primeras caras conocidas: nuestro Santi Hitos yendo a por su maratón 307, y el británico Brian Mills, con quien ya coincidí en algunos maratones cuando vivía en Reino Unido, ¡con casi 1400 maratones!

Forus Murcia, feria del corredor

Algo más tarde, hora de una pizza e ir a dormir. El hotel está a solo 400 metros de la salida: perfecto para ahorrarse un desplazamiento matutino, y poder dejar todo en el hotel. Curiosamente duermo mejor que antes de otros maratones.

Al mismo tiempo que el maratón, previsto a las 9.00, también hay una carrera de media maratón. Además, hay una carrera de 10k programada para las 9.20. Es el camino a seguir para rentabilizar el coste de organizar muchas carreras hoy en día. Obviamente, correr un maratón lleva un tiempo y la ciudad se bloquea por más tiempo, pero ofrecer más distancias aumenta el número de posibles participantes. El total de corredores ronda así los 3000, con alrededor de 500 para el maratón, que ofrece un tiempo límite generoso de 6 horas.

Con una mañana soleada y cálida, y sin viento comenzamos la carrera. Sin saber muy bien mi condición física, me ubico entre los grupos de 3.30 y 4.00: terminar por debajo de 4 horas sería un buen resultado.

Salida del maratón y media maratón

El recorrido del maratón es a dos vueltas, con algunos tramos por el centro de la ciudad, y otros en zonas más alejadas, con vistas tal vez menos agradables y poco público.

En el kilómetro 12 el corredor frente a mí se detiene repentinamente en el giro para los corredores del 10k, para preguntarle al voluntario si solo es para los corredores del 10k. Obviamente era solo para ellos: la señal era clara. Para no derribarlo, termino cayendo al suelo y magullando mi lado izquierdo, especialmente el codo. Afortunadamente me ayudan entre ambos a incorporarme. No hay mucho de qué quejarse ahora: la carrera está lejos de terminar.

Cruzo la media maratón en 1.50.24, con los 4.00 todavía alejados por detrás. En la segunda vuelta hay muchos menos corredores, y los espacios entre ellos se agrandan. En torno al 30k me supera Lola, con una zancada alegre, y un poco más tarde David, a quien consigo aguantar un par de kilómetros. Mi ritmo disminuye a medida que aumenta la temperatura, aunque mantengo buenos niveles de hidratación y no es el calor mi mayor enemigo.

Cruzando el «muro», ya encaminamos hacia el centro de Murcia. La última parte de la carrera transcurre rápido, sabiendo que me acerco a la línea de meta. Aunque ya no es temprano el público aún escasea. En la misma Plaza de la Catedral está la meta, que cruzo en un tiempo neto de 3.53.09, en torno a la mitad de la clasificación general. Un maratón más, con un resultado satisfactorio considerando mis miedos previos.

Es hora de regresar al hotel, tomar una ducha y prepararse para el viaje de regreso. Otras cuantas horas en autobús me esperan, suficientes para dejar la mente volar hacia otros objetivos próximos.

Gracias por leernos.

Línea de meta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *