Eco MARATÓN DE LISBOA (05/05/19 – 80)

Zona de salida y meta, y recogida de los dorsales (Parque Eduardo VII)
Puntuación:
5/5

A favor: organización impecable; recorrido del trail; salida/meta en el centro de Lisboa.

En contra: nada que se me ocurra.

Comienzo del maratón

Vuelvo por cuarta vez a esta maratón, cuando parece que ha estabilizado su fecha en el calendario. Me registré con casi un año de antelación, y así la inscripción me salió por solo 24 €.

Como describí en la crónica del año pasado, toda la carrera transcurre en el Parque Monsanto en Lisboa, una oportunidad poco común de correr un maratón trail sin abandonar la ciudad. El recorrido es a una sola vuelta, y aunque algunos tramos se recorren dos veces, no resulta repetitivo.

Este año, y además de la media maratón y la carrera de 12k, también se ofrece una caminata de 3.5k, en colaboración con la organización ReFood, que trata de evitar el desperdicio de alimentos en las ciudades, dando una segunda oportunidad a alimentos descartados, pero perfectamente utilizables para su consumo, para gente en necesidad.

Con solo una semana para descansar desde el maratón del fin de semana pasado, fue una semana de recuperación, con una sesión de natación el miércoles y un entrenamiento corto de 7k el jueves. Además, el sábado recibí un masaje tradicional chino, para relajar los músculos con vista a la competición.

La carrera comienza a las 8.30 en la parte superior del parque Eduardo VII, con una mañana cálida por delante. La primera sección es cuesta abajo siguiendo un carril bici mientras nos dirigimos hacia Monsanto. Una vez que entramos en el parque, la mayor parte de la carrera alternará entre carreteras y caminos sin pavimentar, ondulando continuamente. Los abundantes árboles ofrecen una cobertura útil del sol en la mayoría de las secciones, y una vista relajante.

Llevando mi propia mochila y bebida isotónica, me salto las primeras estaciones de avituallamiento. Más adelante alternaré las bebidas, ya que el litro que llevo no es suficiente para toda la prueba. Todas las estaciones están bien surtidas, con agua y bebida isotónica. Más adelante también ofrecen frutas y geles energéticos. Cruzamos algunas carreteras con tráfico, pero están bien controladas y no es necesario detenerse.

La semana de recuperación parece haber sido buena para mí, ya que no me siento tan cansado como el fin de semana pasado. Un maratón tipo trail requiere un enfoque diferente a uno en ruta. El curso puede ser más difícil, pero no existe la misma presión de un maratón en carretera. En los maratones en ruta, los tiempos suelen ser importantes, por regla general persiguiendo una marca personal o de la temporada. Esta presión no es tan acuciante en un maratón tipo trail, donde se valora más terminar que el ritmo, el logro sobre la marca.

La carrera pasa rápidamente, y comienzo a recuperar lugares a partir de la mitad de la prueba. Una vez en el carril bici y los últimos tres kilómetros hasta la línea de meta, todavía hay una última sección cuesta arriba, en la que caminé el año pasado, y en esta ocasión consigo correr. Las piernas están cansadas, pero no tan castigadas como en otras ocasiones a estas alturas.

Cruzo la línea de meta en 4.24.13, y 41 de 123 finalistas. No es mi mejor tiempo en esta carrera, pero lo considero un buen resultado. Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por la lectura y hasta pronto.

Medalla y dorsal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *