MARATÓN DE ALMAGRO (16/01/22 – 104)

Zona de salida y meta

Almagro es un pequeño maratón, que va por su 4ª edición, perfectamente organizado por Miguel Ángel Muñoz Trapero. Ya corrimos Almagro en 2019, pero a finales de junio y en horario de noche, antes de que pasara a organizarse en el frío matutino de enero en La Mancha.

Encontrando a Quique y compañía en el autobús llegamos a Almagro después de un largo viaje. Con salida a las 9am y -4⁰C somos unos 60 participantes entre las modalidades de maratón, media maratón y maratón por relevos. Muchas caras conocidas, y el tiempo justo para una foto de los “cuatro de Valladolid” (Quique, Pepe, Jaime “Nina” y yo) antes de la salida.

Para el maratón el recorrido consta de 14 vueltas a un circuito llano de unos 3k de longitud. Sin ser antes fanático de los maratones a varias vueltas, ahora sin embargo no es algo que me incomode. Una enseñanza del confinamiento. Si el circuito, aunque corto es variado y con buenas vistas, es suficiente.

Gracias al cronómetro en la zona de salida y meta es fácil ir controlando los tiempos de cada vuelta. Sin hacerlo mucho caso, y más guiado por las sensaciones, hago una vuelta con David, aunque yendo algo por encima de mi ritmo, lo dejo pronto ir. Jaime, muy por delante de la mayoría de los corredores, ya me dobla una segunda vez justo cuando termino mi 7ª vuelta y la media maratón. Al final, un maratón es una batalla contra uno mismo, y no tanto contra los demás corredores.

Manteniendo mi velocidad de crucero sigo completando vueltas. De cara a las últimas cuatro siento que puedo mejorar mis 3h55m de Almagro 2019. Las semanas previas sin competir me han dejado más fresco que en otras ocasiones. Disfrutando del sol y una temperatura más agradable en estos últimos compases cruzo la meta en 3.42.41 (tiempo neto), 16º de 47 finalistas, en una carrera ganada por Nina en un tiempo estratosférico de 2.41.58.

Feliz con el resultado, mi mejor tiempo en maratón en más de 2 años, me apresuro al hotel para darme una ducha rápida y poder llegar al tren de regreso a casa.

Así fue el maratón 104, que supone el 14º año consecutivo corriendo al menos un maratón sub-4h. La siguiente parada debería ser Castellón, el último maratón en ruta que corrimos antes del confinamiento de 2020. No será fácil, pero intentaremos mejorar los 3.49.46 de entonces.

Nos vemos pronto.

Los cuatro de Valladolid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *