CAMPEONES OLÍMPICOS DE MARATÓN (XVII) – Múnich 1972: FRANK SHORTER (1947-)

Shorter ganando en Múnich 1972
Shorter (1974)

Múnich fue seleccionada para albergar los Juegos Olímpicos de 1972 frente a las otras candidatas: Montreal, Madrid y Detroit. Era la segunda vez que Alemania resultaba elegida como país organizador después de los JJOO de Berlín en 1936. El mundo y Alemania habían cambiado mucho. Sin embargo, todo resultó ensombrecido por el ataque terrorista en la villa olímpica que terminó con 11 rehenes y 5 terroristas muertos, y que casi llevó a la cancelación de los Juegos.

Entre las grandes figuras de estos JJOO se podría destacar a Mark Spitz, que ganó un total de 7 medallas de oro en natación, y al finlandés Lasse Viren, que ganó los 5000 y 10000 metros, una hazaña que repetiría en Montreal cuatro años después.

El maratón olímpico estaba planificado para el 10 de septiembre a las 15.00. Su recorrido era llano y con muchas zonas de sombra, y además dibujaba a la mascota olímpica Waldi, una raza de perro alemán caracterizada por su resistencia, tenacidad y agilidad. Entre los favoritos se encontraban el etíope Mamo Wolde, listo para defender su título de México 1968, y el poseedor del récord mundial y único representante de Australia, Derek Clayton. El número total de corredores era 74, procedentes de 39 países.

Frank Shorter de los Estados Unidos había nacido casualmente en Múnich, mientras su padre, cirujano del ejército, estaba allí destinado tras la Segunda Guerra Mundial. En su época universitaria Shorter destacó como corredor en distancias cortas, aunque no logró clasificarse en las pruebas de maratón para los JJOO de 1968. Solo en 1971 comenzó a destacar en el maratón, ganando el título de los Juegos Panamericanos, seguido de la maratón de Fukuoka y finalmente la prueba clasificatoria en Eugene en 1972.

Tras el pistoletazo de salida el maratón comenzó relativamente tranquilo, y en el 5k (15.51) aún había un nutrido grupo de corredores al frente. Las cosas se animaron un poco y el 10k (31.15) se pasó con el británico Ron Hill al frente, acompañado del australiano Derek Clayton.

En el 20k (1.01.30) Shorter se encontró al frente, con una ventaja de 29s sobre el belga 20 solo 1s por delante de Wolde, Seppo Nikkari (Finlandia), Akio Usami (Japón) y Jack Bacheler (EEUU).  Poco después entraban en el agradable Jardín Inglés, un frondoso parque con un amplio sendero peatonal, donde correrían durante 8 kilómetros.

Pasando el 30k (1.32.49) Shorter seguía con una zancada alegre, sin nada que amenazara su ventaja. Sus perseguidores más cercanos eran Wolde, el otro corredor estadounidense Kenneth Moore, y Lismont más descolgado.

Ya llegando a los 40k (2.05.31) era difícil que Shorter dejara escapar el oro. Estaba más de 2 minutos por delante de Lismont, que se había recuperado y ahora estaba en segundo lugar. Muy cerca estaban Wolde (5s) y Moore (39s), y más atrás Kimihara y el líder inicial Hill, que recuperado su ritmo pugnaba por mejorar posiciones.

Alrededor de las 17.00 todo estaba tranquilo en el estadio olímpico. El público esperaba a que el líder del maratón ingresara en el estadio para correr la última vuelta y reclamar la victoria. Así recibieron con un gran aplauso al primer corredor que abandonaba el túnel de entrada al estadio. Sin embargo, no se trataba de Frank Shorter, sino de Norbert Südhaus, un estudiante alemán de 22 años. Había esperado totalmente equipado y con un dorsal en un automóvil fuera del estadio hasta el momento apropiado. Así entró al estadio haciéndose pasar por el líder de la prueba con objeto de gastar una broma. Mientras corría hacia la línea de meta, Shorter casi desapercibido entraba en el estadio. Südhaus, ya consumada su broma, volvía a desaparecer por el túnel.

Shorter, finalmente en el centro de atención, cruzó la meta en 2.12.19, haciendo marca personal y a solo 8 segundos del récord olímpico de Bikila en Roma 1960. Lismont terminaba segundo en 2.14.31, y Wolde tercero en 2.15.08, tercer y cuarto mejores tiempos de maratón olímpico, como muestra del gran nivel que había tenido la carrera.

La medalla de bronce de Mamo Wolde después de su victoria olímpica en México 1968 fue la cuarta medalla consecutiva en maratón para Etiopía. Con 40 años sus días olímpicos terminaban en Múnich. Había logrado contra todo pronóstico competir contra atletas mucho más jóvenes (Shorter tenía 24 años y Lismont 23). Su vida posterior fue tratada en la anterior entrada de esta serie.

Karel Lismont también fue un maratoniano consumado. Su medalla de plata en Múnich era su primera derrota en 4 maratones. Regresó a los JJOO en otras 3 ocasiones, en una carrera que se extendió hasta los Juegos de Los Ángeles en 1984. También participará en nuestra próxima entrada, centrada en Montreal 1976, donde fue uno de los principales aspirantes a la victoria.

En cuanto a Frank Shorter, durante los años siguientes continuó corriendo maratones, ganando todos menos uno antes de los JJOO de Montreal en 1976, donde llegó como uno de los favoritos.

El maratón olímpico de Montreal 1976 será el foco de nuestra próxima entrada.

Gracias por leernos. Si le gustan estas historias, suscríbete en nuestra página web o síguenos en Facebook para estar al día de nuestros temas.

 

Fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/1972_Summer_Olympics

https://en.wikipedia.org/wiki/Athletics_at_the_1972_Summer_Olympics_%E2%80%93_Men%27s_marathon

https://en.wikipedia.org/wiki/Frank_Shorter

“The Olympic Marathon”, DE Martin & RWH Gynn. Human Kinetics, 2000.

Logo de los JJOO de Múnich 1972
Sello conmemorativo de la victoria de Frank Shorter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *