MARATÓN FUNCHAL-ISLA DE MADEIRA (20/01/19 – 74)

Cartel de carrera y "dorsales"
Local de recogida del dorsal

Enero no suele ser un mes pródigo en maratones, al menos en Europa, cuando las condiciones climáticas son más duras. Otros años me había decantado por el maratón de Gran Canaria, en las Islas Canarias, aunque tras hacerlo tres veces era ocasión de probar uno nuevo, aprovechando un fin de semana más extenso de lo normal.

La isla de Madeira, perteneciente a Portugal, se localiza al norte de las Canarias, ofreciendo condiciones ideales para la práctica deportiva durante todo el año. El maratón tiene lugar en la capital, Funchal, junto a una prueba de media maratón y una carrera de 8k.

Llegar a Madeira implica una escala en Lisboa, y después un vuelo de 1 hora y 45 minutos hasta Funchal, aunque existen vuelos directos desde muchas capitales europeas. Tras la llegada el viernes acudo a por la bolsa del corredor, en la planta baja de un hotel de la parte antigua de la ciudad. Es un mero trámite, sin feria del corredor, y me encamino a mi hotel, disponiendo de todo el sábado para visitar algunos de los lugares de interés de la isla, de gran contraste entre sus zonas costeras y montañosas, y disfrutar también de algunas de sus comidas tradicionales, como las “espetadas” de carne y el “bolo do caco”.

La salida del maratón está programada poco después de amanecer, a las 8 de la mañana, con el medio maratón a las 10 y la carrera corta a las 11. Un corto paseo de 10 minutos es suficiente para llegar a la salida, donde hay unos 200 atletas y una temperatura de 17°C.

Área de comienzo del maratón

Desde Navidad estoy arrastrando un resfriado, aunque sin dejar de correr. Ante la falta de mejora decidí parar un par de días, 2 semanas antes de la carrera, para recuperarme completamente. El parón se alarga una semana, y aún sin estar recuperado, a pesar de toda una serie de remedios naturales (desde cebolla hasta miel con limón), decidí entrenar dos días la última semana para no acudir al maratón sin haber corrido durante 11 días.

Con el conocimiento de no estar a mi mejor nivel, y aún con el resfriado, mis pensamientos están únicamente en terminar y disfrutar la carrera, aprovechando el paisaje y buen tiempo.

El recorrido está dividido en dos secciones. Daremos 4 vueltas a la primera de ellas, en un recorrido de ida y vuelta, ondulante y con una colina exigente. Salgo bastante tranquilo, y en torno al 10k me veo que no pito al pasar por las alfombras de control de tiempos. En ese momento me doy cuenta de que estoy corriendo con el dorsal equivocado. Nos habían proporcionado dos exactamente iguales, con la salvedad de que uno tenía chip, y el otro, que era para dejar las pertenencias, no lo tenía. La confusión me hace sentir una mezcla de rabia y decepción por el estúpido error, aunque no es momento para intentar resolverlo.

El mar se encuentra a la vista a menudo, y algunas áreas ofrecen una agradable sombra a medida que el sol asciende y con él la temperatura. Dos horas en carrera y ya algunos de los corredores de cabeza empiezan a doblarme, al mismo tiempo que los de la media maratón se integran también en el circuito. Para los últimos 12-13 kilómetros pasamos a la segunda parte del recorrido, donde daremos 3 vueltas más cortas alrededor de la zona del puerto y la ciudad vieja. Esta parte del trazado es más llana, aunque también más expuesta al sol y con calor, especialmente en las áreas sin viento. Rodeamos una plaza con adoquines, que se hacen notar sobre los doloridos músculos a estas alturas de la prueba. Ya mi ritmo ha decaído notablemente, hasta ser superado por la liebre de los 4.00 a falta de un par de kilómetros para la llegada. Cruzo la meta, con mi reloj en 4.03.31.

Afortunadamente, aunque sin tiempos parciales, mi problema con la falta de chip es resuelto eficientemente por la organización, dándome un tiempo oficial de 4.03.42, y puesto 88 de unos 200 finalistas, para el único español corriendo el maratón. Con la carrera finalizada, la tarde libre sirve  para seguir disfrutando de lo que la isla tiene para ofrecer.

Puntuación: 4.25 (sobre 5)

A favor: condiciones primaverales en pleno enero; recorrido bastante llano considerando la montañosa orografía de la isla; límite de 6 horas y 30 minutos para finalizar la prueba.

En contra: recorrido confuso en bastantes ocasiones, que se beneficiaría de una sección más larga combinando ambos trazados (y a ser posible evitando las zonas empedradas).

Extra: Madeira ofrece otras pruebas de trail interesantes, sobre gran variedad de distancias, que justifican una visita adicional.

Área meta
Medalla y tiempo de carrera
Vista de Funchal , con Maurten

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *