ISLA DE MADEIRA (PORTUGAL)

Funchal

Madeira es un archipiélago situado 1000 kilómetros al sur de Europa y a 500 kilómetros de la costa africana. Es una región autónoma de Portugal con origen volcánico, en la que la isla de Madeira es la más importante, y que alberga su capital, Funchal. Las comunicaciones por avión son numerosas con otras ciudades europeas, o al alcance de vuelos de corta duración desde Portugal.

La isla tiene una longitud de 57k frente a una anchura máxima de 22k. Es rica en vegetación y agua dulce, ofreciendo áreas de gran contraste entre su punto más alto, Pico Ruivo, y la costa. Contiene alrededor 3000 kilómetros de “levadas” o canales de riego, construidos desde el siglo XVI para  el transporte de agua desde la parte norte de la isla a la sur. Gran número de rutas de senderismo siguen su curso, convirtiendo a la isla en un paraíso para los amantes de las actividades al aire libre, con condiciones climáticas ideales durante todo el año.

Paisaje típico de cultivo tradicional
Busto de CR7 en el aeropuerto de Funchal

Para un largo fin de semana (viernes-lunes) busco alojamiento en Funchal, que ofrece opciones para todos los bolsillos, y alquilar un coche. Aunque hay muchas compañías que ofrecen todo tipo de tours el coche ofrece libertad y ahorra tiempo para visitar sitios más recónditos. Un alquiler premium completamente asegurado para 3 días está por debajo de 100€ (Europcar).

Iglesia en la parte antigua de Funchal
Calle en la parte antigua de Funchal

La primera tarde se emplea en visitar la parte antigua de Funchal. La ciudad se extiende en una zona costera y se enfoca hacia el turismo, con incontables restaurantes y hoteles. La cena es la primera oportunidad de degustar la tradicional “espetada” de carne, maíz frito y postre de maracuyá, así como probar la “poncha”, típica bebida alcohólica de las islas.

Espetada
Bolo do caco
Inicio de la ruta de Arieiro a Pico Ruivo
Granja de truchas Ribeiro Frio

El sábado da para visitar más lugares, teniendo en cuenta que la dificultad de sus carreteras alarga los tiempos de desplazamiento. Comenzamos por el Pico do Arieiro, de 1818 metros de altura, con grandes vistas de las montañas cercanas. De él parte una ruta hacia Pico Ruivo, punto más elevado de la isla, que requiere de 6-7 horas para recorrer 12k de ida y vuelta. Las vistas prometen ser espectaculares, pero dada su duración decidimos seguir nuestro camino.

Descendiendo la montaña y cruzando las nubes, nos dirigimos a Ribeiro Frio, inicio de numerosas rutas siguiendo las “levadas”, donde tenemos ocasión de visitar una granja truchas. Siguiendo hacia la costa norte llegamos a Santana, una pequeña villa con casas tradicionales madeirenses donde hacemos una breve parada.

Ruta de Trail running
Casas tradicionales madeirenses en Santana

En dirección a Funchal hay tiempo de visitar su jardín botánico, y recibir el ocaso en el espectacular mirador de Cabo Girão, con sus 580 metros de altura.

Jardín Botánico de Funchal
Vista del acantilado de Cabo Girão

La tarde del domingo, después del maratón, nos dirigimos hacia Porto Moniz, a una hora de Funchal, famosa por sus piscinas naturales. El tiempo se torna lluvioso a medida que cruzamos la isla, con lo que solo hacemos una corta visita.

Nuestra última parada es en la pequeña población de Curral das Freiras, enclavada en un valle de difícil acceso y rodeada de montañas. Uno puede imaginar el aislamiento que debían sufrir hasta la construcción de los modernos túneles y accesos.

Piscinas naturales en Porto Moniz
Porto Moniz
Costa desde Porto Moniz
Curral das Freiras

Un perfecto final para una isla que merece una visita más extensa.

Extras: para las típicas espetadas, los restaurantes O Polar y el Santo Antônio, en la zona aledaña a Funchal, son altamente recomendables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *