SATISLENT (ensayo 1 semana) : «COMIDAS INTELIGENTES»

 

El concepto de alimentarse utilizando “comida inteligente”, llamada también smart food, como alternativa al uso de comida normal de “cuchillo y tenedor” ha venido siendo considerado hace algún tiempo. Su origen podría trazarse hasta el clásico de ciencia ficción “Cuando el destino nos alcance”, de 1973, con título original “Soylent Green”. En dicha película nos encontramos en un mundo con superpoblación, donde los recursos son escasos, así como los alimentos disponibles. Una corporación llamada Soylent presenta su producto Soylent Green, procedente de plancton marino, como el alimento del futuro, aunque posteriormente se descubre que sus ingredientes son algo menos saludables.

Ya en el mundo real y basándose en este concepto, algunas compañías han desarrollado estas raciones alimentarias, en forma de batido, capaces de sustituir una comida normal y proveer todos los nutrientes. Siendo un concepto interesante decido alimentarme exclusivamente de estos batidos durante toda una semana, utilizando para ello las muestras ofrecidas generosamente por Satislent, una marca Española que ya ofrece en el mercado varias de estas preparaciones. Antes de nada mencionar que estas comidas, en principio, no son consideradas con fines dietéticos, sino para sustituir una alimentación sana y variada.

Tengo 3 packs familiares, de 7 raciones cada uno, 2 de ellos tipo “normal”, con sabores de coco y café, un tercer pack, tipo “sport” y sabor vainilla. Los pack familiares ofrecen un mejor precio por ración que los individuales, con un coste entre los 2 y 3.5€ por ración (dependiendo de la cantidad y formato comprados). Los principales ingredientes, en proporción decreciente serían: avena, gofio (harina de maíz tostada, típica de las Islas Canarias), harina de soja, aceite de oliva y proteína de guisantes, entre otros. Respecto al perfil nutricional, no difiere mucho entre las variedades, aportando cada ración aproximadamente 1/3 de las necesidades energéticas diarias (para un consumo de 2000-2100kcal), más vitaminas y minerales (composición más detallada en la etiqueta del paquete). El tipo sport ofrece una proporción ligeramente mayor de proteínas que el tipo normal, con valores mostrados a continuación:

Sport     737kcal                11% grasa / 54% carbohidratos / 23% proteínas

Normal 670kcal                 13% grasa / 58% carbohidratos / 16% proteínas

La preparación es simple: 4 cacillos (incluido en el paquete, aproximadamente 160g), o 4 ½  (175g) para la variedad sport, a diluir en agua o leche fría. Es solo añadir el polvo, mezclar bien y beber. Tu comida en menos de 2 minutos. Para mi plan semanal voy a ir a por el café en el desayuno, vainilla para la comida y coco en la cena. Estaré consumiendo unas 2100kcal, y puesto que seguiré con mis niveles de entrenamiento habitual (incluyendo una competición corta durante el fin de semana) mi gasto energético será superior a 2500kcal/día, así que también tomaré alguna pieza de fruta o yogur entre los batidos si tuviera necesidad.

Para la preparación decido utilizar agua para hacer la dilución. Algunos de los batidos de proteínas que he utilizado en otras ocasiones solo ofrecen un buen sabor si utilizo leche en su preparación. Sin embargo, y aunque me resulta algo difícil conseguir la disolución completa, incluso con la bola metálica incluida con el mezclador, su sabor es agradable con agua. Para diluir los grumos simplemente añado más líquido. No encuentro gran diferencia entre los sabores, incluso utilizando agua fría, prevaleciendo el sabor ligeramente tostado del gofio, que ya gustaba anteriormente. Como nota positiva, me siento saciado entre las tomas, sin presentar ningún problema gástrico en toda la semana. Podría indicar una mayor sensación de sed, posiblemente por la naturaleza del polvo, aunque este se diluya en agua. Tras 2 o 3 días ya estoy habituado a la rutina, y me siento con energía para desarrollar mis entrenamientos y trabajo normalmente. Al final de la semana aún tengo un poco de preparado en cada pack, suficiente para obtener una ración extra de cada uno.

Aunque estas smart food pueden estar indicadas para sustituir todas las comidas, está claro que acabarían por tornarse aburridas, aunque su uso puede resultar interesante en ciertas ocasiones:

 

  • Útil si se precisa controlar con precisión la ingesta calórica.
  • Ante escasez de tiempo, ofrece una alternativa más saludable que un sándwich o snack.
  • En un viaje, bien por no estar seguro de las condiciones higiénicas y evitar problemas digestivos, bien por comodidad de preparación y transporte.

Con seguridad será parte de mi alimentación en algún momento, y aún tengo que probar los sabores de limón y fresa.

Puntuación: 4 (sobre 5)

A favor: vegano, libre de lactosa e ingredientes naturales españoles; ausencia de organismos modificados genéticamente; ahorro de tiempo; sensación de saciedad.

En contra: no mucha diferencia entre los sabores, aunque agradable al paladar; un poco difícil para conseguir la dilución completa del preparado.

 

Información nutricional
Café-Vainilla-Coco y Gofio (aspecto de los productos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *