GEOPARQUE DE AROUCA

      No hay comentarios en GEOPARQUE DE AROUCA

Arouca es una pequeña ciudad a unos 60km de la ciudad de Oporto. En la zona circundante se encuentra el Geoparque de Arouca, un área protegida de la UNESCO para la conservación de su patrimonio geológico, y como tal el sitio ideal para una pequeña escapada de fin de semana. Ofrece multitud de rutas de senderismo, cuyos planos se pueden descargar directamente de la página web. Dada la escasez de opciones de transporte público, un vehículo propio dará mayor libertad que formando parte de un tour organizado.

 

La ciudad de Arouca ofrece numerosos alojamientos y restaurantes, y cuenta además con la oficina de Turismo del parque (aunque con un horario limitado, especialmente los fines de semana), y es el sitio que elegimos para nuestra estancia. El lugar más popular para visitar son los “Pasadiços do Paiva”. Tras este nombre hay una ruta de 8.7km que sigue la garganta del río Paiva, siguiendo una pasarela de madera de reciente construcción, y que tuvo que someterse a trabajos de reparación después de los extensos incendios durante el verano de 2017. La ruta se puede comenzar en Espiunca o Areinho, y hacer solo un sentido, o hacer el recorrido de ida y vuelta (que serían unos 17km). Es una trazado lineal y fácil de seguir, aunque físicamente exigente, especialmente si el calor aprieta. Comprar la entrada por adelantado a través de la página web cuesta 1€ (o 2€ si decides comprarla en el mismo lugar).

Decidimos madrugar, para evitar lo más caluroso del día, con temperaturas de 30°C previstas para el mediodía, y a las 9 de la mañana estamos en el aparcamiento de Areinho, aún semi vacío. Este es el punto recomendado para comenzar, pues cuenta con el trazado más exigente, que es mejor acometer cuando uno se encuentra con más energías. Recomendable llevar comida y agua, puesto que no hay más que un pequeño café a mitad de recorrido, aparte de los dos que se encuentran en cada uno de los extremos. También llevar protector solar y algo para cubrirse la cabeza. La ruta ofrece bellos paisajes, cascadas y rápidos, mientras se sigue la vereda del río, cruzando alguna playa fluvial (en las que el baño está desaconsejado). Las vistas son espléndidas, y a un ritmo relajado lleva algo más de 3h en llegar hasta Espiunca. Tras un refrigerio ligero, y ante la opción de hacer el recorrido inverso o tomar un taxi hasta Areiro, nos decidimos por esta segunda opción. Tras pagar 14€ por el trayecto, llegamos de nuevo al coche, con la tarde entera disponible para visitar otros lugares en la Serra da Freita.

Decidimos intentar una de las rutas impresas, aunque desafortunadamente nos perdemos, dado que el mapa carece de detalle suficiente, y somos incapaces de encontrar los lugares de paso en él descritos. Sin embargo, aún nos da tiempo a visitar las conocidas “Pedras Parideiras” (literalmente piedras que están a parir) y su cercano museo, las “Pedras Broas” y la cascada de la Frecha da Mirazela.

Después de haber caminado suficiente para un día es hora de volver a Arouca a dsifrutar uno de sus platos tradicionales, la carne de ternera Arouquesa, una especie autóctona de la región que disfruta su vida pastando en libertad.

El día siguiente se aprovecha para hacer una visita al Museo de Arte Sacro de Arouca, en el gran monasterio de la Reina Santa Mafalda. Solo disponible su visita de modo guiado, ofrece información interesante de la vida tradicional que allí tenía lugar, incluyendo además una extensa colección de arte religioso. Finalmente hora de hacer alguna compra, del típico Pao de Lo húmedo que se encuentra disponible en las pastelerías de la ciudad, antes de emprender el camino de regreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *