ALPES SUIZOS

      No hay comentarios en ALPES SUIZOS

Lunes después del maratón. Sin demasiado cansancio toca de nuevo madrugar para tomar el tren de las 8.30 a Lucerna, donde llegamos en unos 45 minutos. Solo tiempo para tomar unas fotos, puesto que el ferry hasta Vitznau-Rigi sale en breve, y en información nos han dicho que la previsión meteorológica da lluvias para la tarde, y subir a la montaña si las condiciones son adversas elimina toda opción de tener buenas vistas y disfrutar el área. 

Un tranquilo crucero nos lleva hasta el inicio del tren de montaña de la línea Rigi, que constituye el ferrocarril de montaña más antiguo de Europa, y solo el segundo del mundo. Un lento trayecto en una antigua locomotora y vagones igualmente antiguso nos hace ascender por bucólicos parajes campestres hasta los 1798 metros de Rigi-Staffel, tras hacer breves paradas en numerosas estaciones camino a la cumbre. En ella hay bastantes puntos con nieve profunda y las vistas son espectaculares, existiendo a su vez un hotel con restaurante y una oficina de turismo con información sobre las múltiples rutas disponibles, así como numerosos indicadores hacia otras paradas de tranvía, o cercanas poblaciones. El plan era hacer una de las rutas cortas disponibles. El billete de vuelta del tren hacia Zúrich es válido desde Goldau, y ya que hay un indicador hacia allí que dice 2h y 30 minutos, se convierte en la ruta alternativa elegida. 

Encontrando algo de nieve solo en la zona de la cumbre, la ruta va descendiendo entre campos de ganado, bosques, cascadas, y de vez en cuando el sonido del tranvía que desciende desde Rigi-Staffel hasta Goldau y que se ve en la lejanía. Al final las 2h y media no son ni de cerca suficientes para llegar hasta Goldau, y contando con el que cielo está a oscurecerse y el cansancio de la bajada empieza a acusarse, decidimos tirar hacia la parada de tranvía de Kräbel, ya la última hacia Goldau, y así hacer esta última parte del recorrido en tranvía. Estamos a 758 metros de altitud desde los casi 1800 de los que partimos, y justo a tiempo puesto que comienza a llover con fuerte intensidad. Con un poco más de tiempo un nuevo teleférico justo desde la parada de Kräbel hacia la montaña a este lado del recorrido, Rigi Scheidegg, con una frecuencia de 30 minutos, prometía nuevas y espectaculares vistas desde una perspectiva diferente. Sin embargo, con solo un tren cada hora desde esta estación mejor no arriesgar las conexiones de vuelta. Una vez en Goldau, un nuevo tren nos lleva hasta Zúrich, para poner punto y final a un remarcable viaje por tierras suizas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *