Maratón de Zúrich (22/04/18 – 66)

Después de varios viajes rápidos a maratones esta vez el desplazamiento más largo va a servir para combinar deporte y turismo. Con llegada el viernes por la noche y salida el martes de madrugada eso deja 3 días completos, tiempo suficiente para disputar el maratón y hacer un poco de turismo por Suiza. El vuelo barato que compré allá por enero al menos compensa el precio elevado de la inscripción, de 120€, al mismo nivel de Berlín, por ejemplo, y el doble casi que maratones como Madrid o Barcelona, pero nadie espera que Suiza sea barato. El sábado es el día apropiado para acudir a por el dorsal, al pabellón deportivo Saalsport Hall, situado a unos 30 minutos caminando de la zona centro, paseo que aprovecho para visitar también la zona de salida y meta, situada en las inmediaciones (Mythenquai). Extrañamente también se puede recoger el dorsal la mañana del domingo, entre las 6 y las 8 en el mismo lugar, y después utilizar un autobús gratuito por parte de la organización para desplazarse hasta la zona de salida, pero teniendo tiempo disponible mejor eliminar distracciones innecesarias en el último momento. La feria del corredor es bastante pequeña, a pesar de que la carrera va a combinar el maratón, con salida a las 8.30, un maratón de relevos a las 8.37 y una prueba de 10km a las 8.43. Hay poca presencia de puestos de otras maratones, y ausencia casi total de los típicos gigantes deportivos tan presentes en estos eventos. Eso sí, todas las informaciones están mayoritariamente en alemán, así como los emails después de registrarse.

Con el número en mi poder, y después de aprovechar la comida de la pasta, que era a esa hora, y con posibilidad de disfrutarla en plan picnic en la zona ajardinada a las afueras del pabellón el resto de la tarde se aprovecha para callejear por la tranquila y fácilmente accesible Zúrich, y organizar un poco el viaje del lunes a la montaña.

En la mañana de la carrera un pequeño trayecto en tranvía lleva hasta la zona de los barcos en Burkiplatz, y de ahí un pequeño paseo hasta la zona de salida/meta, en la margen izquierda del lago, y un poco más allá la zona para dejar la bolsa con las pertenencias para después de la carrera. Con tiempo soleado y ya bastante calor para esa hora de la mañana tomamos la salida. Enseguida encaminamos hacia el centro de la ciudad, con el área de Burkiplatz como centro neurálgico, y por la que vamos a transitar unas cuantas veces hasta el km 12, cuando ya pasaremos a la otra margen del lago. Por ella seguiremos alejándonos de Zúrich hasta llegar al km 25, en las inmediaciones de Meilen, cuando ya cambiaremos de sentido para dirigirnos hacia Zúrich, y encaminarnos a la meta. Pero aún queda un poco para ello. Antes de abandonar Zúrich ya los primeros corredores del maratón en relevos empiezan a pasar rápidamente. El calor va gradualmente subiendo, y posiblemente por falta de atención el primer marcador kilométrico que veo es el del km 17. Se me había pasado rápida la carrera hasta ese momento, puesto que ni había tenido noción del tiempo. Aprovecho para tomar ya retrasado el primer gel, que suele caer por el km 12 en otras ocasiones. A partir de este km ya empiezo a estar más pendiente de los puntos kilométricos, y así de los geles. También la zona por la que transitamos es residencial, con poco público, y es el trazado que vamos a seguir en la dirección contraria. El grupo de 3.30 me pasó tras unos cuantos kms, y no consigo encontrar el ritmo vivo que me gustaría. Pasado el km 30, y ya en el camino de vuelta me pasa también el grupo de 3.45. Hoy la marca no va a ser lo destacado, aunque tampoco era lo más importante. Llegados a Burkiplatz y ya en los últimos compases de la carrera el público es mucho más numeroso. Solo quedar tomar la calle comercial Bahnhofstrasse hasta casi la estación de trenes, girar y ya la última recta hasta la línea de meta. Tiempo final 3.52.30, en condiciones totalmente veraniegas (y aún más para Suiza), y en el puesto 949 de 1830 participantes masculinos (a los que habría que sumar 427 finalistas mujeres). Hora de descanso, incluso de siesta, en los extensos jardines de la zona. Ya a la mitad del Gran Slam 2018, parece que los 12 maratones previstos en un principio empiezan a estar más cerca.

Valoración: 4.5 (de 5)

A favor: circuito llano a una vuelta; todas las áreas fácilmente accesibles a pie, o con los medios de transporte ofrecidos por la organización

En contra: falta de organización en las estaciones de bebidas (sin criterio entre vasos y contenidos: a veces tenían agua, a veces isotónico, a veces refresco de cola…); información únicamente en alemán en muchas ocasiones

Extra: viaje a Lucerna/Vitznau-Rigi/Rigi-Staffel/Goldau

Cartel anunciador
Medalla
Feria del corredor
Ambiente de salida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *