TÍTULO IX: UN EJEMPLO PARA LOGRAR LA IGUALDAD DE LAS MUJERES EN EL DEPORTE

Foto de Jeffrey F Lin (Unsplash)

El Título IX es una ley federal del Education Amendments Act de 1972 de los EEUU que dice:

«Ninguna persona en los EEUU, por razones de sexo, será excluida de la participación, se le negarán los beneficios, o será objeto de discriminación, en cualquier programa o actividad educativa que reciba financiamiento federal».

Con la aprobación de esta ley en 1972, se requería que cualquier institución pública, incluidas las escuelas públicas, dieran a los niños y niñas las mismas oportunidades para practicar deportes. Hoy en día esto puede parecer obvio, pero en 1972 solo 1 de cada 27 niñas practicaba algún tipo de deporte.

Dicha ley en atletismo tuvo un gran efecto, ya que, aunque las disciplinas ofrecidas para hombres y mujeres no tenían que ser las mismas, las mujeres ganaron acceso a becas similares, instalaciones de entrenamiento/competición equivalentes, entrenamiento/apoyo, y similares subsidios de viaje y publicidad, entre otros. Gracias a esta ley, la participación de niñas aumentó 6 veces entre escolares, y casi 10 veces en deportes universitarios.

En 1972, de 400 atletas que compitieron por los EEUU en los JJOO de Múnich, solo 84 fueron mujeres, que ganaron 23 medallas contra las 71 de sus homólogos masculinos. En los últimos JJOO en Río, en 2016, el contingente femenino fue de 294 deportistas, superando en número a los 264 hombres. Y no solo eso, sino que también ganaron más medallas que los hombres (61 contra 55), incluidas más medallas de oro (27 contra 19).

Claramente, la aprobación del Título IX tuvo un gran impacto en el éxito del equipo femenino de EEUU, y muestra que debería tomarse como un ejemplo para abordar la discriminación femenina en el deporte, en países donde las mujeres todavía son discriminadas en su vida diaria.

A pesar de todo lo que se ha avanzado, aún quedan numerosos problemas por resolver, ya que todavía la participación de niñas en deportes es inferior a la de los niños a todas las edades. Apoyar la práctica deportiva entre ellas aporta múltiples beneficios.

En el instituto las jóvenes que practican deportes tienen menos probabilidades de verse involucradas en un embarazo no deseado, obtienen mejores calificaciones y tienen más probabilidades de graduarse que aquellas que no practican ninguno. Además, les brinda niveles más altos de confianza y autoestima, con una imagen corporal más positiva y niveles más bajos de depresión.

El abuso y el acoso son dos de los principales motivos que disuaden a las niñas y las mujeres de participar en deportes. La implementación de políticas para salvaguardarlas reduciría la probabilidad de tales delitos.

Además, también habría que eliminar muchos estereotipos, ya que muchas veces las jóvenes temen ser vistas como “poco femeninas”. Es importante alentarlas, ya que se requiere un poco de práctica y tiempo para comprender la disciplina deportiva y lograr resultados.

Y lo que es más importante, la práctica deportiva tampoco necesita ser competitiva: lo principal es que sea divertida y proporcione un ambiente social saludable.

¡Es momento de comenzar a hacer lo mismo!

Gracias por leernos, y si te gustó síguenos en redes sociales o suscríbete a nuestro blog.

 

Fuentes:

http://www.ncaa.org/about/resources/inclusion/title-ix-frequently-asked-questions

https://www.womenssportsfoundation.org/education/title-ix-and-the-rise-of-female-athletes-in-america/

https://www.teamusa.org/News/2017/June/22/Impacts-Of-Title-IX-Still-Felt-By-Team-USA-Athletes-Today

Foto de Morzaszum (Pixabay)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *