GUATEMALA (2/2)

      No hay comentarios en GUATEMALA (2/2)
Bandera Guatemala

El madrugón para Tikal es mayor que otros días: a las 2.30, tiempo justo para recoger un pequeño desayuno, el equipaje y montar en el autobús hacia el aeropuerto de Ciudad de Guatemala, donde cogeremos el vuelo de las 6.30 hacia Flores. El vuelo es solo 1 hora, y aunque nuestro paquete incluye una noche de estancia en Tikal muchas personas hacen el tour completo en un solo día. No tienen que llevar su equipaje, pero al volar de vuelta esa misma tarde disponen de menos tiempo.

Vista desde lo alto de la pirámide de Tikal

Dejamos nuestro equipaje en el hotel, que se encuentra en la orilla del lago Petén, y desde el cual podemos ver la pequeña península de Flores, y salimos en autobús hacia Tikal, que se encuentra unos 60km al norte de nuestra localización. Tras aproximadamente una hora de viaje llegamos a la entrada del complejo, donde nuestro guía compra las entradas (20$ para los extranjeros). El tiempo es ya muy caluroso, y son solo las 10 de la mañana. Momento de cubrirse de protector solar, y a continuación repelente anti mosquitos. Tikal fue el primer yacimiento arqueológico reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ya en 1979. El recorrido por el complejo nos da idea de su majestuosidad, aun cuando solo una parte muy pequeña de la ciudad es visitable, y en la que se estima que llegaron a vivir hasta 50 mil personas. La mayoría de los edificios se encuentran cubiertos por la vegetación, y solo la imaginación, y especialmente nuevas técnicas de escaneo laser, permiten ver más allá de la cubierta vegetal. Según se nos explicó los costes de restauración y mantenimiento son elevados, y el número de turistas aún insuficiente para proceder con campañas de excavación más extensas. Se nos da algún tiempo libre en la plaza central, útil para explorar los edificios y callejuelas más alejados, y donde los turistas ya escasean. Después de comer volvemos a los autobuses y a nuestros hoteles, después de un día tan intenso, aunque con valiosas memorias. Aún hay tiempo para visitar Flores y sus agradables calles, saturadas de golondrinas al atardecer.

Pirámide semiexcavada
Árbol ceiba
Pirámide enterrada
Viviendas
Plaza central

Al día siguiente optamos por un tour al Cráter Azul, cerca de Sayaxché. Para ello precisamos de un recorrido de una hora y media en una lancha por el río Pasión, trayecto que aprovechamos para observar los numerosos pájaros en sus orillas y habitantes aprovechando sus aguas (aunque no avistamos ningún cocodrilo). Abandonamos el río principal para internarnos en un afluente donde las aguas se tornan cristalinas, y que desemboca finalmente en el cráter. Se trata de una pequeña laguna de aguas transparentes y de una profundidad de unos 5 a 7 metros, en la que vemos el fondo sin dificultad, y donde aprovechamos para tomar un baño. La paz del entorno termina cuando llega otra embarcación de ruidosos turistas norteamericanos y la música a todo volumen. Posiblemente un lugar que será arruinado por los turistas en breve. El viaje de vuelta ofrece aún la ocasión de relajarse observando la selva bajo la lluvia, antes de retornar al aeropuerto de Flores y desde allí a Ciudad de Guatemala, donde pasaremos la última noche de nuestro viaje.

Río Pasión
Fondo del Cráter Azul
Orillas del río
Vista del Cráter Azul

La mañana siguiente hay tiempo de comprar algún recuerdo y hacer un pequeño recorrido de la ciudad en el mismo autobús que nos llevará hasta el aeropuerto. Solo bajamos del autobús para hacer una breve visita a la catedral, y desde allí ir al aeropuerto, al que llegamos con el tiempo justo para embarcar y pasar los controles de seguridad debido al embotellamiento de tráfico con el que topamos. Sin más partimos hacia casa después de esta semana en Guatemala, para una gratificante primera experiencia en América Central.

Catedral de Ciudad de Guatemala
Imagen de San Simón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *