Dirty Running Marathon (18/02/18 – 62)

De nuevo un maratón en Reino Unido, después de 4 años sin correr en territorio inglés, con la idea de conmemorar los 42 años y 195 días. Precio de inscripción de £40, para un maratón cercano a Londres y que tendrá lugar en su totalidad en la margen del Támesis. Como vestuario disponemos del Xcel Leisure Centre de Elmbridge, un moderno centro deportivo a solo 5 minutos caminando del comienzo de la prueba, lugar al que se nos conduce tras una breve charla informativa 15 minutos antes de la salida, planeada para las 9.30. La prueba va a tener lugar en un circuito de ida y vuelta, de 5.3 km de longitud en su totalidad, y sin cerrar al público, al que se podrán dar las vueltas que se quiera, en un tiempo máximo de 6 horas, aunque como luego se verá la mayor parte de los participantes se decidirán por el maratón, que requerirá exactamente de 8 vueltas. Así pues, con una temperatura de unos 8-9°C, que no se modificará apreciablemente durante la prueba, y un día soleado, comenzamos la prueba unos 100 participantes. El circuito es bastante llano, salvo un pequeño puente que cruza un río, y que, aunque corto, es bastante pronunciado. Solo hay avituallamiento cada vez que pasamos por la zona de inicio, aunque fácilmente se podría haber añadido una mesa con agua, o donde se pudieran dejar los geles a mitad de recorrido. El trazado es de tierra, con bastante barro en algún tramo, que la mayor parte de los corredores evitamos después de la primera vuelta, y asfalto. Al transcurrir la prueba en la margen del río el paisaje es bastante idílico. Las vueltas transcurren rápidas y sin mirar el reloj hasta finalizar la cuarta vuelta, de las 8 programadas, cuando veo que estoy cercano a las 2h. Esto indica que el ritmo que llevo es muy suave, lo cual no me parecía, o que el trazado es más duro de lo que pensaba. Al final acaban por hacerse monótonas las idas y vueltas siguiendo el mismo trazado, con la dificultad añadida del viento, que da de cara en una parte del trazado, con una sensación de frío, y una parte con él en contra, en la que la temperatura parece más elevada.

8 vueltas y toque de campana para indicar que el participante ha decidido terminar la prueba, el maratón en mi caso, para un tiempo de 4.05.48. El ganador entrando en 3.32, parece indicar que el trazado era más exigente de lo que en podía parecer (o al menos así lo confirman mis caderas). La bolsa del corredor contiene una medalla, no muy bonita, pero enorme. Por el precio pagado por la inscripción, y contando con el avituallamiento ofrecido, e instalaciones y personal requeridos para el desarrollo de la prueba, uno esperaría recibir algo más. Al menos las instalaciones para cambiarse eran excelentes y próximas.

Valoración: 3.5 (de 5)

A favor: instalaciones en la zona de salida/llegada; escenario

En contra: 8 vueltas que terminan por hacerse repetitivas; contando con que hay que recorrer 16 veces el mismo trazado; la bolsa del corredor, que aceptaba alguna cosa más

Elmbridge Xcel Leisure Complex
Medalla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *