1K+ Racing AWARD

      No hay comentarios en 1K+ Racing AWARD

Aprovechando que hoy celebramos el primer aniversario del blog Onekmore queríamos aprovechar la oportunidad para dar algo de vuelta a la comunidad atlética.

Así hemos establecido el primer “1K+ Racing Award” para ayudar a una persona con suerte a correr ese objetivo, cubriendo/ayudando con los gastos de inscripción.

Cuéntanos tu historia o motivaciones para esa carrera futura, o la de aquella persona que quiere correr una pero tal vez no pueda permitírsela, y podemos hacer que ocurra.

Comparte esta iniciativa con tus contactos y usando tus redes sociales.

Contáctanos usando nuestro email onekmore@outlook.com, o enviando un mensaje privado usando nuestras redes sociales (Facebook, Whatsapp +447972836711, Instagram #onekmore, o nuestra página web www.onekmore.com).

Gracias por estar ahí, y formar parte de la comunidad 1K+.

Fecha límite: 08/06/2019

Ganador: 15/06/2019

ASTURIAS y PICOS DE EUROPA

Después de correr el maratón de A Coruña nos encaminamos hacia Asturias, destino de nuestro viaje. En el camino hay tiempo para hacer una parada en Lugo, para apreciar su área histórica, rodeada por la muralla romana, muy conservada y declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Ruta día 1
Torre de Hércules (A Coruña)
Muralla Romana (Lugo)

Entrando a Asturias por Ribadeo, seguimos carreteras secundarias, donde hay oportunidad de disfrutar de playas poco frecuentadas. Como parada obligatoria y ya llegando al lugar donde pasaremos la noche, la preciosa villa de Cudillero, que nos acoge con un tiempo desapacible.

Cudillero

El día siguiente visitamos las ciudades de Oviedo y Gijón, para continuar por la carretera de la costa hacia el Este en dirección a los Picos de Europa. Abandonando la carretera principal nos encaminamos hacia Cangas de Onís, por la carretera que lleva al Parque Nacional “Picos de Europa”, y Covadonga, donde pasaremos las dos próximas noches.

Ruta día 2
Catedral de Oviedo
Cahopo con sidra (Cangas de Onís)
Vista de Gijón

Covadonga es uno de los principales accesos al Parque Nacional de Picos de Europa. Es una pequeña población donde el acceso con vehículo propio está restringido en temporada alta.  Famoso es el santuario donde se honra a la Virgen, que según la tradición ayudó a las tropas españolas en su primera victoria frente al ejército invasor musulmán, que llegó a conquistar casi en su totalidad la Península Ibérica en el siglo VIII. Un lugar ideal para visitar los famosos Lagos de Covadonga, Enol y Ercina, que se encuentran a 12 kilómetros de distancia, y que son accesibles en transporte público, o en ocasiones, según la afluencia, en coche privado. Una vez en la zona alta del lago Enol, se puede acceder al Ercina caminando, siguiendo varias rutas de diferente longitud, o bien cogiendo uno de los taxis disponibles.

Mapa de la zona de "Lagos de Covadonga"
Lago Enol
Lago Ercina

Considerando que uno se encuentra en un Parque Nacional es una buena idea recorrer a pie la zona y disfrutar de los paisajes. Durante la mañana seguimos la ruta larga desde el lago Enol hasta el Ercina, que recorre las minas abandonadas y el bosque de Palomberu.

Bosque de Palomberu
Minas de Buferrera

Tras un almuerzo tipo picnic y de vuelta en el coche nos dirigimos hacia Cabrales, para visitar su museo del queso. El Cabrales es un queso azul típico de la zona, que se madura en cuevas. En el museo se explica el proceso de producción del queso y hay una pequeña cata de sidra y queso. Justo antes del ocaso llegamos a Poncebos, punto final de la popular “Ruta del Cares”, donde disfrutamos de un corto paseo y los paisajes antes de regresar a nuestro hotel y cenar algo.

Mención especial a la comida, donde cada ocasión permite probar alguna de las especialidades asturianas, como el cachopo, fabada, cabrito o múltiples quesos. Carne excelente y procedente de animales que viven en libertad y con acceso a verdes pastos. Una combinación ideal de buena calidad y precios asequibles.

Fabada
"Denominación de Origen" queso Cabrales

El último día es el del regreso a casa, y amanece lloviendo. Aprovechamos para visitar el Santuario de Covadonga, que aún estaba pendiente, y la cueva dedicada a la Virgen. Ya en carretera hacemos una parada para conocer la bonita población de Potes y el popular monasterio de Santo Toribio de Liébana, y donde degustamos su tradicional “cocido lebaniego”.

Vista del Monasterio de Covadonga
Capilla de la Virgen de Covadonga
Potes
Cocido lebaniego

Abandonando ya las áreas pertenecientes al Parque Nacional y sus ricos paisajes concluyen unas interesantes vacaciones.

Vista del Parque Nacional "Picos de Europa"

MARATÓN ATLÁNTICA CORUÑA 42 (14/04/19 – 78)

4/5

A favor: inscripción barata (25€); avituallamientos bien provistos; línea de meta en la Plaza María Pita, o del Ayuntamiento.

En contra: circuito a 3 vueltas; sección de unos 3 kilómetros en la zona del puerto, totalmente prescindible; bus a la salida demasiado encima de la hora.

Zona de meta (Plaza de Maria Pita)
Recorrido C42K
Dorsal

Primera carrera en Galicia, donde nunca he competido antes. Hasta este año era el único maratón oficial de Galicia, aunque este año se ha celebrado el maratón de Vigo el fin de semana anterior. Una pena que los dos únicos maratones se celebren con una semana de separación en el calendario, que seguramente afectará al número de corredores.

Justo empezando mis vacaciones de Semana Santa, llego el viernes, con tiempo para tomar las cosas con tranquilidad. El sábado recojo mi bolsa del corredor en la planta de deportes de un centro comercial, y paso el día caminando por la ciudad y visitando algunos de sus lugares más interesantes, como la Torre de Hércules, el faro en uso más antiguo del mundo, y Patrimonio de la UNESCO.

Ya en el día de la carrera, tomo el autobús de la organización a la salida, ahorrando así un paseo de unos 30 minutos. Llegamos a las 8.10, con el tiempo justo para dejar la bolsa para después en la meta, y caminar hacia la salida, que está a un pequeño paseo. Somos unos 500 corredores para el maratón, y más de 1000 para el 10k a las 8.45.

Condiciones ideales para correr, con cielo nublado y unos 14-15°C, decido seguir al grupo de 3.30 como en la última ocasión, intentado así acabar con el 3.45. Seguimos siempre cerca del mar, y solo hay una pequeña sección cuesta arriba según nos acercamos a la zona antigua, aunque al volver por el mismo camino, la encontraremos cuesta abajo después. Ya después de un par de kilómetros el grupo de 3.30 empieza a distancia ligeramente.

Los avituallamientos cuentan con agua y bebida isotónica, y también con fruta (plátanos y naranja). En ningún momento coincidimos con los corredores del 10k, y es fácil saber las posiciones del maratón. Cuando nos adentramos en la zona del puerto, hay un arco recibiéndonos en el infierno, y unos “demonios” animando con una banda de música. Ciertamente la parte menos agradable de la carrera, que se extiende por unos 3 kilómetros, de piso en mal estado y sin ningún atractivo.

Cerca de la zona de salida, comenzamos la segunda vuelta, para llegar al medio maratón en 1.50.14, ligeramente más lento que en Badajoz. Con el grupo de 3.45 acercándose, los tres primeros corredores llegan a doblarme. Ya en la tercera vuelta, y con el cielo más despejado, el Sol comienza a apretar. Me uno al grupo de 3.45, aunque por poco tiempo, pues hace un cambio de ritmo que deja a casi todos los corredores detrás. Por suerte ya queda poco.

Cruzo la meta en 3.48.39, solo 4 segundos más lento que en Badajoz, donde hice la primera parte 4 minutos más rápida. Así pues, en esta ocasión he mantenido un ritmo más constante en la segunda mitad de carrera, para terminar el 325 de 492 corredores.

Ahora dos semanas de descanso antes de ir a Aveiro, en Portugal, que celebra su primer maratón, y una semana más tarde a Lisboa, para correr una vez más su Eco maratón.

Corredores del maratón, listos para la salida

CAMPEONES OLÍMPICOS DE MARATÓN (IX) – Los Ángeles 1932: JUAN CARLOS ZABALA (1912-1983)

Juan C Zabala en 1932

“En espíritu, en corazón y en resistencia, Juan C. Zabala, el esbelto hijo de Argentina, fue la moderna reencarnación del antiguo Filípides”.

Los Angeles Examiner, después de su victoria olímpica.

Los Ángeles fue la única ciudad que se candidató como sede de los Juegos Olímpicos de 1932, y por tanto fue seleccionada. Debido a la Gran Depresión el número de atletas participantes disminuyó respecto a los Juegos en Estocolmo de 1928.  Fue la primera vez que se construyó una villa olímpica para alojar a los atletas (únicamente los masculinos, pues las mujeres fueron alojadas en diferentes hoteles), y también la primera vez que se utilizó un podio para hacer entrega de las medallas.

A comienzos de 1932 el gran favorito para el maratón era el finlandés Paavo Nurmi, incluso sin haber completado nunca un maratón. En las pruebas de selección de su país se retiró en el kilómetro 40, que recorrió en un tiempo increíble de 2 horas y 22 minutos. Viajó a Los Ángeles, solo para ser excluido por la IAAF al haber recibido algún dinero por correr, y violar así las reglas amateurs que primaban en aquel momento. Con Nurmi fuera de escena, y sin un claro favorito para la victoria, los británicos Sam Ferris y Duncan McLeod, junto al vencedor de las pruebas de selección de Finlandia Armas Toivonen, aparecían con las mayores opciones de victoria.

Juan Carlos Zabala, apodado el “Ñandu criollo”, nació en 1912. Huérfano desde muy joven y creciendo en un orfanato, su infancia no fue fácil. Comenzó a correr temprano, y a conseguir victorias en pruebas cortas, hasta que probó suerte en el maratón y ganó el de Kosice en 1931. Se mudó a los Estados Unidos para aclimatarse para las Olimpiadas, y participó en dos de sus pruebas de selección. En aquel momento resultaba ilegal competir a atletas menores de 20 años en los JJOO, así que el presidente chileno le permitió cambiar la fecha de nacimiento en su pasaporte a 1911 para que pudiese correr en Los Ángeles. 

La carrera comenzó un 7 de agosto a las 15.38, con 29 participantes de 15 países, 5 de los cuales habían inscrito un equipo de 3 atletas (Argentina, Finlandia, Japón, Canadá y Estados Unidos). Era la ocasión con menos participantes desde los Juegos de Atenas en 1896, mientras en el estadio se congregaron ochenta mil espectadores para atender el último día de competición.

Zabala se puso rápido por delante, siendo ya el primero en abandonar el estadio. El recorrido recorría toda la ciudad, y contaba con 7 controles intermedios para mantener a los espectadores del estadio informados del devenir de la prueba. En el segundo control, a los 7k, Zabala continuaba en cabeza, seguido a pocos segundos por el mexicano Pomposo, y un grupo de 7 corredores detrás.

En el cuarto control, ya pasada la media maratón, Zabala continuaba líder, con un minuto de ventaja sobre el finlandés Virtaner, y el también finlandés Toivonen en tercer lugar. Virtaner consiguió ponerse en primer lugar, aunque acabó pagando su esfuerzo, y a perder posiciones, para posteriormente abandonar la carrera. El inglés McLeod, que había planificado atacar en el kilómetro 32, era el líder al pasar por el sexto control, en el kilómetro 35, seguido de Zabala, Toivonen y el japonés Tsuda, cada uno de ellos un minuto detrás, y por Ferris en quinta posición.

McLeod no consiguió mantener la ventaja, y Zabala volvió a ponerse al frente, aunque cruzando ya el último control, en el kilómetro 39, empezó a pasar apuros, mientras Ferris, viniendo fresco desde atrás comenzaba a ganar posiciones rápidamente. Entrando en el estadio, aún parecía que Ferris sería capaz de reducir la distancia y clamar victoria, pero sin distancia suficiente, Zabala entró primero, y consiguió el oro, en 2.31.36. Ferris entró 19s detrás, con Toivonen cerrando el podio tras otros 17s. McLeod aún consiguió entrar en cuarta posición, a solo un minuto del ganador, para el final más apretado de un maratón olímpico hasta la fecha.

Zabala se convirtió en una celebridad tras su victoria, viviendo en Estados Unidos algún tiempo y compitiendo por toda Europa. Los Ángeles no sería su última aparición olímpica, ya que trató de revalidar su título en Berlín cuatro años más tarde, después de mejorar el récord mundial de los 20k solo unos meses antes. Así fue el abanderado de Argentina en la ceremonia inaugural, y consiguió terminar sexto en los 10000 metros. Llegado el maratón volvió a salir con fuerza, pero en el kilómetro 30 abandonó la carrera, retirándose del atletismo poco después, cuando solo tenía 25 años.

Zabala como maratoniano fue muy inconsistente, pues de los 5 en que participó solo terminó 2, precisamente aquellos que ganó. Más tarde en su vida se le acusó de tener vínculos con los nazis, al haber entrenado en alguna ocasión con el jerarca de las SS Heinrich Himmler cuando estaba en Alemania. Sin embargo, él siempre recusó dichas acusaciones, alegando que incluso se le prohibió la entrada en Alemania por haber ayudado a judíos a escapar a Dinamarca.

Una película argentina basada en su vida, y llamada “Campeón a la Fuerza”, se estrenó en 1950, mientras ya en 1980 fue nombrado mejor atleta argentino del siglo.

 

Fuentes:

https://de.wikipedia.org/wiki/Olympische_Sommerspiele_1932/Leichtathletik_%E2%80%93_Marathon_(M%C3%A4nner)

https://www.sports-reference.com/olympics/summer/1932/ATH/mens-marathon.html

https://www.sports-reference.com/olympics/athletes/za/juan-carlos-zabala-1.html

https://www.lanacion.com.ar/2045948-la-conexion-nazi-de-juan-carlos-zabala-el-nandu-criollo-tuvo-vinculos-con-adolf-hitler

“The Olympic Marathon”, DE Martin & RWH Gynn. Human Kinetics, 2000.

"El Gráfico", 26/09/1931
"El Gráfico", 02/04/1932
"El Gráfico", 27/08/1932

100 METROS (2016, 108min, Marcel Barrena)

“Todos vamos a morir, así que hay que disfrutar la vida, no de manera frívola, no mediante un carpe diem vacío, pero sí aprovechando cada instante».

Ramón Arroyo

Estamos antes una película española basada en hechos reales, en concreto la historia de Ramón Arroyo, diagnosticado con esclerosis múltiple a los 35 años, y que pese a ello consiguió superar sus limitaciones para terminar un Ironman.

Nos encontramos a nuestro protagonista felizmente casado y con un hijo, y su mujer embarazada del segundo, mientras laboralmente disfruta de una exitosa carrera como publicista. Es en este momento cuando empieza a desarrollar los primeros síntomas de la enfermedad, al encontrar dificultad en coordinar el movimiento de sus manos.

También entra en escena el suegro de Ramón, un jubilado viudo y gruñón, que vive solo y gran parte del tiempo borracho, y que marcha a vivir con ellos a casa. Las confrontaciones entre ambos son constantes.

Sintiéndose peor Ramón decide acudir al médico, que confirma que los síntomas que sufre no son causados por el estrés, sino por esclerosis en estado avanzado. En un primer momento lucha contra la idea de estar enfermo, puesto que no se siente tan mal, aunque pronto vemos que los síntomas empeoran, afectando a su vida familiar y su trabajo. Es entonces cuando decide empezar el tratamiento médico, mientras el embarazo de su esposa continua.

Encontramos algunos personajes secundarios interesantes en el hospital donde sigue tratamiento, y aunque no participan mucho en la trama son fundamentales en lo que luego sucede. Uno de ellos le pronostica que en un año se sentirá incapaz de caminar 100 metros.

Nuestro protagonista es dejado de lado por sus compañeros de trabajo, y es en ese momento cuando se propone terminar un Ironman, ante la incredulidad de su mujer. Sin embargo, ella ve la ocasión de unir a su marido y su padre, que fue profesor de educación física durante 40 años, y que se encarga de motivar y entrenar a Ramón, en ocasiones siguiendo métodos poco ortodoxos. Poco antes de la competición un fuerte ataque le deja postrado y le impide la participación.

Tras dar a luz, su esposa tiene que volver al trabajo, pues Ramón al final ha tenido que abandonar el suyo al sentirse incapaz de continuar. En ese momento vuelve a los entrenamientos una vez más, ya con una relación mejor con su suegro, sobre el que conocemos algo más sobre su pasado y las razones detrás de su comportamiento.

Y llegamos al día del Ironman, donde toda la familia acude para apoyarle. Cuenta con 17 horas para completar la prueba, consistente en 1.5k de natación, 180k de ciclismo y 42k corriendo.  

Con gran esfuerzo, y momentos antes del cierre de control y con los organizadores ya recogiendo, Ramón cruza la línea de meta entre la euforia de su familia. En este momento se intercala la película con imágenes reales del Ramón real cruzando la meta.

Y ya en los créditos finales se nos dice que Ramón consiguió terminar también 4 maratones, 8 triatlones olímpicos, 5 half Ironmans y 16 media maratones. También que estuvo 3 años sin más brotes de la enfermedad, aunque posteriormente volvieron. Es la historia de un hombre al que le dijeron que no podía.

La película se dedica a todos los pacientes que sufren incomprensión, problemas laborales, falta de ayudas del estado, soledad y depresión.

Puntuación: 4 / 5

A favor: espíritu inspirador; llamar la atención sobre problemas adicionales que muchos pacientes sufren en su vida diaria, más allá de los propios de su enfermedad.

En contra: a veces el personaje del suegro de Ramón es poco creíble, y como alivio cómico a veces resulta cargante.

Ramón Arroyo terminando el Ironman, acompañado de su familia (imagen cortesía de Ramón Arroyo)

MARATÓN DE BADAJOZ (24/03/18 – 77)

Anfiteatro romano de Mérida

Vuelvo a Badajoz para correr su maratón por tercera vez. Ocasión de añadir otro maratón en mi cuenta particular, aprovechando la barata inscripción (15€) y la posibilidad de hacer turismo en las proximidades.

Llego a por el kit de corredor, con el dorsal, una camiseta y unos pantalones de atletismo, justo antes de comer, que es cuando cierra el polideportivo. La comida de la pasta está incluida, pero me la saltó para visitar la ciudad de Mérida, situada a 60 kilómetros y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993.

Como el tiempo es limitado y hay bastante que ver aprovechamos el tren turístico para hacer un recorrido de 30 minutos por los lugares más emblemáticos. A continuación, visitamos los impresionantes Teatro y Anfiteatro romanos, ambos con el mismo billete (12€), donde estaremos hasta su cierre, a las 18. Tras un pequeño paseo por sus calles y con el anochecer ya encima volvemos a Badajoz, para registrarnos en el hotel y cenar una pizza antes de ir a dormir.

Teatro romano de Mérida
Salida del maratón

La carrera empieza a las 9, y el medio maratón a las 9.15. Con unos 500 corredores para cada prueba y un tiempo agradable tomamos la salida. El año pasado me uní al grupo de 3.45, que llevó un ritmo muy irregular. Este año mantengo el grupo de 3.30 frente a mí. Tras cruzar el Guadiana nos encaminamos hacia las afueras, que es la zona más aburrida del recorrido. Llana, es una ida y vuelta recorriendo una larga avenida.

Cruzando a la vuelta el puente de Palmas, el más antiguo de Badajoz, giramos a la izquierda para rodear la Alcazaba, tras la cual nos encontramos con una zona con bastantes ondulaciones, en torno a los kilómetros 14-16, que serán más complicadas en la segunda vuelta con 21k más en las piernas.

Con el grupo de 3.30 aún al alcance cruzo la media maratón en 1.45.56, tres minutos más rápido que el año pasado. La segunda vuelta es otra cosa. Con el calor y cansancio en aumento, y mi ritmo a decaer, el grupo de 3.30 se escapa, y el de 3.45 se aproxima hasta cogerme en la zona de la Alcazaba. La liebre me anima para seguir en su pequeño grupo, y consigo aguantar un par de kilómetros más. Tras la zona de cuestas y el avituallamiento me quedo ya rezagado también, y sin energía para volver a acoplarme.

Por suerte lo peor ha pasado. Al entrar en el centro de Badajoz, la presencia de público, que siempre se agradece especialmente al final, facilita el último trámite. Tiempo neto de 3.48.35 (vs. 3.46.58 el año pasado), y puesto 256 de 558 finalistas.

Tercer maratón del mes, y aún falto de energía en la segunda mitad de carrera. Tal vez a causa del bajo kilometraje de entrenamientos en enero, o del exceso de competición de marzo.

Para abril se perfilan los maratones de A Coruña, mi debut en Galicia, y Aveiro, en Portugal, que celebra su primer maratón (Maratona da Europa).

Puntuación: 4 / 5

A favor: inscripción barata; curso llano.

En contra: recorrido no cerrado al público (aunque bien regulado) y excesivamente fuera del centro de ciudad; por el número de corredores se agradecería una feria del corredor, abierta también a la hora del almuerzo, que resultaría más acogedora.

Ambiente en meta
Dorsal y medalla

MARATÓN VALDEBEBAS (09/03/19 – 76)

Los "runners"

Seis días desde el maratón Mega Challenge, y justo de vuelta a España es hora del maratón de Valdebebas. Organizado por David Paños con la ayuda imprescindible de algunos familiares y voluntarios está en su segunda edición. Con 20 participantes como máximo, la inscripción (20€) se tramita por invitación. En mi caso fui introducido por Enrique Benito, de Calle Running.

La semana fue intensa de trabajo, sin ningún entrenamiento desde la carrera del domingo, y una dieta, por circunstancias, basada principalmente en frutos secos y fruta. El aire acondicionado del trabajo me ha dejado también con ciertos síntomas de resfriado. Llegar a Madrid a medianoche, e ir a dormir a las 3 de la madrugada no es precisamente lo más recomendable para competir. Afortunadamente la salida es a las 11 de la mañana, y solo a 300 metros de la estación de Valdebebas, fácilmente accesible con el Cercanías desde el centro de Madrid.

El maratón se plantea como 40 vueltas a una avenida peatonal, justo frente a la ciudad deportiva del Real Madrid. Los participantes se empiezan a congregar en la salida, con algunas caras ya conocidas, muchos de ellos con gran número de maratones a sus espaldas. Se plantea la carrera en formato “neutralizado”, corriendo en grupo para un tiempo final de 4 horas y 30 minutos.

Después de alguna foto previa del grupo, y con tiempo soleado y agradable, los 19 participantes comenzamos el maratón. El ritmo es tranquilo, como se espera para el tiempo planeado. El avituallamiento está en el punto de inicio de las vueltas, y está bien surtido y atendido.

Tras la primera parada, en torno al kilómetro 7, enseguida el grupo principal se divide en dos, cada uno de ellos de 6-7 corredores. El hecho de que el circuito sea circular permite que todos los corredores nos crucemos dos veces por vuelta, lo que permite determinar fácilmente las posiciones de cada uno. Me encuentro cómodo en el grupo de cabeza, donde enseguida dejo de llevar cuenta de las vueltas.

Pocos kilómetros más tarde, con la energía algo escasa, comienzo a perder contacto con el grupo de cabeza. Paso la media maratón en solitario ligeramente por encima de las 2 horas, aún dentro del ritmo para las 4.30. Con tanta carrera por delante, y sintiéndome ya cansado, parece que hoy va a ser necesario un cierto grado de esfuerzo y sacrificio.

Los primeros corredores empiezan a doblarme. Con un circuito tan corto, era claro que iba a ocurrir, aunque la camaradería y los gritos de apoyo están siempre presentes. Acabo preguntando a otros corredores por el número de vueltas que llevan, para saber en cual estoy yo. Ya aburrido del circuito, y sufriendo por lo duro del terreno, cubierto de baldosas, comienzo a hacer pequeñas pausas para caminar cuando me detengo para beber o tomar algún bocado.

Cuando aún me faltan 5 vueltas los primeros corredores están ya terminando, ligeramente por encima de las 4 horas. A medida que van quedando menos corredores en el circuito, y con las energías en niveles mínimos, termino en 4.42.59, corriendo 200 metros extra, por una confusión con donde terminaba la vuelta.

No se me dan muy bien las carreras a muchas vueltas. Termino satisfecho con la experiencia, aunque no tanto con mi rendimiento tras el éxito de la semana pasada.

Puntuación: 4.5 / 5

A favor: un maratón organizado por corredores y para corredores, donde se corre entre amigos; el personal de apoyo en el avituallamiento, siempre con una palabra de ánimo y listas para ayudar.

En contra: la superficie dura y el recorrido, que inevitablemente termina por hacerse aburrido después de 40 vueltas; que la disciplina “de grupo” para llegar en 4.30 se rompiera tan pronto.

Punto de avituallamiento
Recorrido del maratón

MARATÓN MEGA CHALLENGE (03/03/19 – 75)

Reunión previa a la salilda
Sendero con barro

Una semana de trabajo en Reino Unido es ocasión propicia para conseguir otro maratón, en este caso el Mega Challenge. A tener lugar en King´s Wood Park, entre las poblaciones de Ashord y Wye, en el condado de Kent, en la costa suroriental inglesa, es un evento con varias distancias. Con un tiempo límite de 6 horas y un circuito de 7 kilómetros, el maratón requiere dar 6 vueltas, con medalla para todos aquellos que completen más de un medio maratón (o 3 vueltas). La inscripción costó £39.95 (unos 44€), con £5 destinados a la conservación del parque.

Alojado en la pequeña población de Wye, un taxi, en el que recojo a mi compañera de carrera en su hotel, nos lleva hasta el aparcamiento de King´s Wood, donde se localiza la salida de nuestra prueba. La mañana ha amanecido muy nubosa, con la predicción meteorológica poco halagüeña, de viento y lluvia intensos a medida que la tormenta Freya alcance esta zona durante la mañana.

Con 30 minutos hasta la salida, y sin nada alrededor, aparte de dos WC portátiles y la pequeña tienda bajo la que se parapetan los organizadores, busco un lugar algo más seco y sin barro entre unos árboles para acabar de cambiarme antes de la carrera. Sin tienda para mantener el equipo seco, ni coche propio, conseguimos convencer a los organizadores para dejar las cosas detrás de ellos dentro de una bolsa de basura. Una mesa permite a cada participante dejar sus suministros.

Unos 50 corredores partimos a las 9 de la mañana. A pesar de lo desapacible del día, la temperatura es buena para correr, y me decanto por camiseta corta con manguitos, pantalón corto y zapatillas de trail. Acertada decisión, puesto que nada más abandonar el área de salida la primera sección completamente enfangada nos da una resbaladiza bienvenida.

El comienzo es a un ritmo relajado, puesto que mantengo la cabeza de carrera a escasa distancia a medida que avanzamos en la primera vuelta. El recorrido tiene bastante barro y los árboles están siempre presentes, bien a un lado del sendero, o rodeándonos si cruzamos zonas de bosque. No se hace aburrido, con secciones llanas y otras ondulantes y un par de cuestas pronunciadas que hacen lo posible por romper el ritmo. Con dificultad para saber qué distancia corre cada participante, termino la primera vuelta en un top 5.

Una pequeña parada para un sorbo de bebida (estoy haciendo el ensayo de Maurten 320 en condiciones de carrera) y tener mi tarjeta cuentavueltas marcada, antes de volver al circuito. La temperatura se mantiene constante, mientras la lluvia aparece ocasionalmente a medida que las vueltas van pasando, y comienzo a doblar a alguno de los corredores más lentos. Al terminar mi cuarta vuelta, que se había hecho algo difícil, y solo a falta de dos, es hora de un último esfuerzo.

Sin más bebida energética, pero aún con todos mis geles, si hay un día para conseguir algo puede que sea hoy. Con el terreno aún más enfangado con cada vuelta de los corredores, y la lluvia, y tratando de evitar una inoportuna caída, me encuentro en tierra de nadie. No consigo saber quién es el corredor a mi frente, ni quien el que está más atrás de mí. Alcanzo la distancia del maratón en 4.21.33, y aunque la tentación de añadir una vuelta extra e ir a por los 50k cruza mi mente durante un instante, hago sonar la campana que marca el final de mi carrera.

Con bastante suerte, termino tercero en la distancia del maratón. Posición de podio, aunque sin trofeo, totalmente inusual para mí. Tras coger mi medalla y una bolsa con chocolates, y sin ningún lugar donde resguardarse del frío para esperar a mi amiga (ella iba a hacer el 50k), me cambio y ante la imposibilidad de encontrar un taxi de vuelta, comienzo a caminar de vuelta hacia Wye.

Es un recorrido de 5 kilómetros, cuesta abajo, con preciosas vistas de la campiña de Kent, y con la lluvia ausente. El paseo sirve para estirar las piernas y despedirme de esta bella área, donde otros maratones ya habían caído antes.

Maratón en Reino Unido número 30, para un número total de 75.

Puntuación: 3.5/5

A favor: recorrido boscoso; diferentes distancias a cubrir dentro del límite de las 6 horas.

En contra: zona de salida/llegada difícil de alcanzar sin coche; en lugar de WC portátiles, resultaría más útil una tienda donde proteger las pertenencias de las inclemencias climáticas “made in Britain”.

Zona de salida/meta
Panel informativo de Wye

MICROVESÍCULAS Y SU RELACIÓN CON EL EJERCICIO

Las células liberan pequeñas vesículas en el espacio extracelular, que entran en la circulación sanguínea y actúan sobre células remotas. Se las llama microvesículas, y cuando fueron descubiertas se pensó que eran un producto de desecho de las mismas células. Actualmente se sabe que participan en la comunicación celular, transportando diversas sustancias, como proteínas, lípidos o ácidos nucleicos, desde su célula origen a lugares distantes. A esta comunicación se la conoce como conversación cruzada entre tejidos (o tissue crosstalk en inglés).

Las microvesículas circulantes difieren en características y concentración entre individuos sanos y aquellos que padecen ciertas dolencias. Una menor concentración de ciertas microvesículas se ha relacionado con una salud vascular deficiente, característica de enfermedades como la obesidad, diabetes tipo-2 y enfermedad coronaria.

El deporte es un estímulo natural para la liberación de microvesículas, habiéndose encontrado niveles más elevados en plasma de individuos sanos tras 90 minutos de un test incremental de esfuerzo en carrera o bicicleta. El curso temporal de liberación de las microvesículas indica que su liberación comienza temprano durante el ejercicio, antes del pico de lactacto característico del umbral anaeróbico, y sus niveles se mantienen elevados hasta horas después de terminar la actividad deportiva.

Este incremento de microvesículas en la circulación se relaciona con la activación física causada por el ejercicio. Pueden estar ayudando a eliminar los productos celulares de desecho para mantener la homeostasis (equilibrio) celular, o ser señales fisiológicas en respuesta a la actividad física.

Un estudio encontró un aumento en la concentración de varias proteínas asociadas a las microvesículas tras el ejercicio, sugiriendo que su carga era transferida a células y tejido diana, con preferencia por el hígado. Al tomar plasma de ratones tras el ejercicio y transferirlo a ratones que no habían realizado ejercicio se encontraron mayores niveles de estas proteínas asociadas a las microvesículas en el hígado de los roedores “transplantados”. El hígado parece que sería el órgano de destino preferencial.

Se han encontrado muchos tipos de microvesículas, que se alteran de modo diferente según el tipo de ejercicio, duración e intensidad, entre otros factores, aunque parece que la intensidad es el factor determinante en su liberación, con objeto de enviar señales a tejidos y órganos lejanos, y cambiar la función o morfología de sus células.

Estudios futuros necesitarán clarificar la dinámica de la liberación de microvesículas en respuesta al ejercicio y su importancia fisiológica.

 

Bibliografía:

Physical exercise induces rapid release of small extracellular vesicles into the circulation.

Frühbeis C, Helmig S, Tug S, Simon P, Krämer-Albers E.

J Extracell Vesicles. 2015; 4. doi: 10.3402/jev.v4.28239.

 

Extracellular Vesicles Provide a Means for Tissue Crosstalk during Exercise.

Whitham M, Parker BL, Friedrichsen M, Hingst JR, Hjorth M, Hughes WE, Egan CL, Cron L, Watt KI, Kuchel RP, Jayasooriah N, Estevez E, Petzold T, Suter CM, Gregorevic P, Kiens B, Richter EA, James DE, Wojtaszewski JFP, Febbraio MA.

Cell Metab. 2018 Jan 9; 27(1):237-251.e4. doi: 10.1016/j.cmet.2017.12.001.

 

Exercise-Derived Microvesicles: A Review of the Literature.

Wilhelm EN, Mourot L, Rakobowchuk M.

Sports Med. 2018 Sep; 48(9):2025-2039. doi: 10.1007/s40279-018-0943-z.

 

CAFEÍNA: ¿UN AGENTE ERGOGÉNICO DEL RENDIMIENTO DEPORTIVO?

The performing enhancement of caffeine has been known for more than a hundred years, both in endurance and high intensity activities, although its effects on maximal strength are not clear. It was banned in competition from 1984 to 2004, being nowadays widely used in sports because of its ergogenic effects.

Caffeine is consumed daily by 80% of world´s population, with an average intake of 130mg/day. It is usually linked with beneficial effects on cardiovascular and metabolic disorders, cancers, neurological disorders and mortality. Among elite athletes is estimated that 74% use caffeine as ergogenic aid, especially in endurance sports.

Caffeine acts as adenosine antagonist, reducing its downregulation effects on nervous activity, while increasing neurotransmitters release and muscle activation. Among its other effects it also stimulates adrenaline secretion and decreases pain perception, effects easily linked to sports performance.

It is usually recommended a dosage of 3-9 mg per kilogram of weight 60 minutes before competition, with caffeine reaching the bloodstream 15 minutes after ingestion and a half-life time (time required to reach half of the concentration) of 3-4 hours. A broad meta-analysis of studies linked caffeine with a small improvement, of 2.63%, on endurance performance.

There are important variations between individuals regarding performance improvement that could be linked to genetic variations among them, with some genes already identified. Gene CYP1A2 is involved in caffeine metabolization speed and ADORA2A involved in nervous system excitability.

Habitual caffeine use may produce epigenetic modifications affecting its ergogenic effects. It was found that long term caffeine use increases CYP1A2 activity, the gene involved in caffeine clearance, decreasing the excitability caused by caffeine. Consequently, people with usual doses of caffeine may need higher levels to attain an ergogenic effect.

There are also environmental factors affecting caffeine effects, such as smoking, dietary vegetable intake, pregnancy or training status, among others. Expectancy also affects its effects, as some athletes showed improvements in performance when they consumed placebo, but were informed that they were getting a caffeine boost, with higher doses of placebo getting better improvements.

Caffeine doses higher than 9 mg/kg could be detrimental because of side effects as insomnia. Caution should also be taken in individuals with high blood pressure, as has been described increases in blood pressure after caffeine ingestion, proportional to the levels of caffeine, and increases in heart rate of 10 beats/min.

As for the caffeine origin, it is usually consumed as capsules or powder dissolved in liquid (the usual coffee we are used to), although there are alternative forms such as chewing gums, bars, gels, energy drinks and aerosols, that may have different absorption rates, and are the focus of new studies about caffeine consumption and sports performance.

El efecto de mejora de la cafeína, tanto en actividades de resistencia como en actividades de alta intensidad, es conocido desde hace más de cien años, con sus efectos sobre la fuerza máxima no tan claros. Su uso estuvo prohibido en competición entre 1984 y 2004, siendo actualmente utilizada de forma amplia en el mundo deportivo por sus efectos ergogénicos (potenciación del rendimiento).

La cafeína es consumida diariamente por el 80% de la población mundial, con una media de 130mg/día. Su consumo ha sido asociado con efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular, cáncer, desórdenes metabólicos y neurológicos, y mortalidad. Entre los atletas de élite se estima que un 74% usa cafeína como ayuda ergogénica, especialmente en deportes de resistencia.

La cafeína actúa como antagonista de la adenosina, reduciendo su efecto inhibitorio sobre la actividad nerviosa, mientras que incrementa la liberación de neurotransmisores y la activación muscular. Entre sus otros efectos estimula la secreción de adrenalina y disminuye la percepción del dolor, efectos todos ellos que se asocian fácilmente con el rendimiento deportivo.

Generalmente se recomienda una dosis entre 3 y 9 mg por kilo de peso, 60 minutos antes de la competición, con la cafeína alcanzando el torrente sanguíneo en 15 minutos, y una vida media (tiempo transcurrido hasta llegar a la mitad de la concentración) de 3-4 horas. Un amplio metaanálisis de resultados sobre la cafeína asoció su consumo con una pequeña mejora del rendimiento, en torno al 2.63%, en actividades de resistencia.

Sin embargo, se observan grandes variaciones entre individuos en cuanto a dicha mejora del rendimiento, que podría estar asociada a variaciones genéticas. Así se ha identificado el gen CYP1A2 como responsable de la velocidad de metabolización de la cafeína, y el ADORA2A, involucrado en la excitabilidad del sistema nervioso.

Por otro lado, el consumo habitual de cafeína puede producir modificaciones epigenéticas, afectando sus efectos ergogénicos. El consumo prolongado de cafeína incrementó la actividad del gen CYP1A2, encargado de su procesamiento, disminuyendo por tanto su excitabilidad. Así personas acostumbradas a consumir cafeína deberían recurrir a dosis más altas para conseguir los mismos efectos ergogénicos que aquellas personas no habituadas.

También hay efectos medioambientales que influyen en los efectos de la cafeína, como el tabaco, dieta vegetariana, embarazo o estado de entrenamiento entre otros. La expectativa también tiene sus efectos, ya que atletas mejoraron su rendimiento al consumir placebo, pero ser informados de que habían tomado una dosis de cafeína, con mayores dosis de placebo obteniendo incluso mejores resultados.

Dosis de cafeína superiores a los 9 mg/kg podrían resultar contraproducentes, por efectos secundarios como el insomnio. También sería recomendable el consumo con precaución en individuos con presión sanguínea elevada, puesto que se producen aumentos de la presión sanguínea proporcionales a la cantidad de cafeína consumida, y en la frecuencia cardiaca de hasta 10 latidos/min.

Respecto al origen de la cafeína, su consumo más extendido es en forma de pastillas o polvo disuelto en un líquido, el típico café al que estamos acostumbrados, aunque hay alternativas, como la goma de mascar, geles, barritas, bebidas energéticas y aerosoles, que pueden presentar diferentes tasas de absorción, y que también están siendo estudiadas en los laboratorios en relación a sus efectos sobre el rendimiento deportivo.

¿Utilizáis cafeína con intención de mejorar vuestro resultados deportivos? Me gustaría ver vuestros comentarios…

 

Bibliografía:

Are the Current Guidelines on Caffeine Use in Sport Optimal for Everyone? Inter-individual Variation in Caffeine Ergogenicity, and a Move Towards Personalised Sports Nutrition.

Pickering C, Kiely J.

Sports Med (2018) 48:7–16, doi: 10.1007/s40279-017-0776-1

 

What Should We Do About Habitual Caffeine Use in Athletes?

Pickering C, Kiely J.

Sports Med (2018), doi: 10.1007/s40279-018-0980-7

 

The Effect of Acute Caffeine Ingestion on Endurance Performance: A Systematic Review and Meta–Analysis.

Southward K, Rutherfurd-Markwick KJ, Ali A.

Sports Med (2018) 48:1913–1928, doi: 10.1007/s40279-018-0939-8

 

The Influence of Caffeine Supplementation on Resistance Exercise: A Review.

Grgic J, Mikulic P, Schoenfeld BJ, Bishop DJ, Pedisic Z.

Sports Med (2018), doi: 10.1007/s40279-018-0997-y