ISLA DE MADEIRA (PORTUGAL)

Funchal

Madeira es un archipiélago situado 1000 kilómetros al sur de Europa y a 500 kilómetros de la costa africana. Es una región autónoma de Portugal con origen volcánico, en la que la isla de Madeira es la más importante, y que alberga su capital, Funchal. Las comunicaciones por avión son numerosas con otras ciudades europeas, o al alcance de vuelos de corta duración desde Portugal.

La isla tiene una longitud de 57k frente a una anchura máxima de 22k. Es rica en vegetación y agua dulce, ofreciendo áreas de gran contraste entre su punto más alto, Pico Ruivo, y la costa. Contiene alrededor 3000 kilómetros de “levadas” o canales de riego, construidos desde el siglo XVI para  el transporte de agua desde la parte norte de la isla a la sur. Gran número de rutas de senderismo siguen su curso, convirtiendo a la isla en un paraíso para los amantes de las actividades al aire libre, con condiciones climáticas ideales durante todo el año.

Paisaje típico de cultivo tradicional
Busto de CR7 en el aeropuerto de Funchal

Para un largo fin de semana (viernes-lunes) busco alojamiento en Funchal, que ofrece opciones para todos los bolsillos, y alquilar un coche. Aunque hay muchas compañías que ofrecen todo tipo de tours el coche ofrece libertad y ahorra tiempo para visitar sitios más recónditos. Un alquiler premium completamente asegurado para 3 días está por debajo de 100€ (Europcar).

Iglesia en la parte antigua de Funchal
Calle en la parte antigua de Funchal

La primera tarde se emplea en visitar la parte antigua de Funchal. La ciudad se extiende en una zona costera y se enfoca hacia el turismo, con incontables restaurantes y hoteles. La cena es la primera oportunidad de degustar la tradicional “espetada” de carne, maíz frito y postre de maracuyá, así como probar la “poncha”, típica bebida alcohólica de las islas.

Espetada
Bolo do caco
Inicio de la ruta de Arieiro a Pico Ruivo
Granja de truchas Ribeiro Frio

El sábado da para visitar más lugares, teniendo en cuenta que la dificultad de sus carreteras alarga los tiempos de desplazamiento. Comenzamos por el Pico do Arieiro, de 1818 metros de altura, con grandes vistas de las montañas cercanas. De él parte una ruta hacia Pico Ruivo, punto más elevado de la isla, que requiere de 6-7 horas para recorrer 12k de ida y vuelta. Las vistas prometen ser espectaculares, pero dada su duración decidimos seguir nuestro camino.

Descendiendo la montaña y cruzando las nubes, nos dirigimos a Ribeiro Frio, inicio de numerosas rutas siguiendo las “levadas”, donde tenemos ocasión de visitar una granja truchas. Siguiendo hacia la costa norte llegamos a Santana, una pequeña villa con casas tradicionales madeirenses donde hacemos una breve parada.

Ruta de Trail running
Casas tradicionales madeirenses en Santana

En dirección a Funchal hay tiempo de visitar su jardín botánico, y recibir el ocaso en el espectacular mirador de Cabo Girão, con sus 580 metros de altura.

Jardín Botánico de Funchal
Vista del acantilado de Cabo Girão

La tarde del domingo, después del maratón, nos dirigimos hacia Porto Moniz, a una hora de Funchal, famosa por sus piscinas naturales. El tiempo se torna lluvioso a medida que cruzamos la isla, con lo que solo hacemos una corta visita.

Nuestra última parada es en la pequeña población de Curral das Freiras, enclavada en un valle de difícil acceso y rodeada de montañas. Uno puede imaginar el aislamiento que debían sufrir hasta la construcción de los modernos túneles y accesos.

Piscinas naturales en Porto Moniz
Porto Moniz
Costa desde Porto Moniz
Curral das Freiras

Un perfecto final para una isla que merece una visita más extensa.

Extras: para las típicas espetadas, los restaurantes O Polar y el Santo Antônio, en la zona aledaña a Funchal, son altamente recomendables

MARATÓN FUNCHAL-ISLA DE MADEIRA (20/01/19 – 74)

Cartel de carrera y "dorsales"
Local de recogida del dorsal

Enero no suele ser un mes pródigo en maratones, al menos en Europa, cuando las condiciones climáticas son más duras. Otros años me había decantado por el maratón de Gran Canaria, en las Islas Canarias, aunque tras hacerlo tres veces era ocasión de probar uno nuevo, aprovechando un fin de semana más extenso de lo normal.

La isla de Madeira, perteneciente a Portugal, se localiza al norte de las Canarias, ofreciendo condiciones ideales para la práctica deportiva durante todo el año. El maratón tiene lugar en la capital, Funchal, junto a una prueba de media maratón y una carrera de 8k.

Llegar a Madeira implica una escala en Lisboa, y después un vuelo de 1 hora y 45 minutos hasta Funchal, aunque existen vuelos directos desde muchas capitales europeas. Tras la llegada el viernes acudo a por la bolsa del corredor, en la planta baja de un hotel de la parte antigua de la ciudad. Es un mero trámite, sin feria del corredor, y me encamino a mi hotel, disponiendo de todo el sábado para visitar algunos de los lugares de interés de la isla, de gran contraste entre sus zonas costeras y montañosas, y disfrutar también de algunas de sus comidas tradicionales, como las “espetadas” de carne y el “bolo do caco”.

La salida del maratón está programada poco después de amanecer, a las 8 de la mañana, con el medio maratón a las 10 y la carrera corta a las 11. Un corto paseo de 10 minutos es suficiente para llegar a la salida, donde hay unos 200 atletas y una temperatura de 17°C.

Área de comienzo del maratón

Desde Navidad estoy arrastrando un resfriado, aunque sin dejar de correr. Ante la falta de mejora decidí parar un par de días, 2 semanas antes de la carrera, para recuperarme completamente. El parón se alarga una semana, y aún sin estar recuperado, a pesar de toda una serie de remedios naturales (desde cebolla hasta miel con limón), decidí entrenar dos días la última semana para no acudir al maratón sin haber corrido durante 11 días.

Con el conocimiento de no estar a mi mejor nivel, y aún con el resfriado, mis pensamientos están únicamente en terminar y disfrutar la carrera, aprovechando el paisaje y buen tiempo.

El recorrido está dividido en dos secciones. Daremos 4 vueltas a la primera de ellas, en un recorrido de ida y vuelta, ondulante y con una colina exigente. Salgo bastante tranquilo, y en torno al 10k me veo que no pito al pasar por las alfombras de control de tiempos. En ese momento me doy cuenta de que estoy corriendo con el dorsal equivocado. Nos habían proporcionado dos exactamente iguales, con la salvedad de que uno tenía chip, y el otro, que era para dejar las pertenencias, no lo tenía. La confusión me hace sentir una mezcla de rabia y decepción por el estúpido error, aunque no es momento para intentar resolverlo.

El mar se encuentra a la vista a menudo, y algunas áreas ofrecen una agradable sombra a medida que el sol asciende y con él la temperatura. Dos horas en carrera y ya algunos de los corredores de cabeza empiezan a doblarme, al mismo tiempo que los de la media maratón se integran también en el circuito. Para los últimos 12-13 kilómetros pasamos a la segunda parte del recorrido, donde daremos 3 vueltas más cortas alrededor de la zona del puerto y la ciudad vieja. Esta parte del trazado es más llana, aunque también más expuesta al sol y con calor, especialmente en las áreas sin viento. Rodeamos una plaza con adoquines, que se hacen notar sobre los doloridos músculos a estas alturas de la prueba. Ya mi ritmo ha decaído notablemente, hasta ser superado por la liebre de los 4.00 a falta de un par de kilómetros para la llegada. Cruzo la meta, con mi reloj en 4.03.31.

Afortunadamente, aunque sin tiempos parciales, mi problema con la falta de chip es resuelto eficientemente por la organización, dándome un tiempo oficial de 4.03.42, y puesto 88 de unos 200 finalistas, para el único español corriendo el maratón. Con la carrera finalizada, la tarde libre sirve  para seguir disfrutando de lo que la isla tiene para ofrecer.

Puntuación: 4.25 (sobre 5)

A favor: condiciones primaverales en pleno enero; recorrido bastante llano considerando la montañosa orografía de la isla; límite de 6 horas y 30 minutos para finalizar la prueba.

En contra: recorrido confuso en bastantes ocasiones, que se beneficiaría de una sección más larga combinando ambos trazados (y a ser posible evitando las zonas empedradas).

Extra: Madeira ofrece otras pruebas de trail interesantes, sobre gran variedad de distancias, que justifican una visita adicional.

Área meta
Medalla y tiempo de carrera
Vista de Funchal , con Maurten

CAMPEONES OLÍMPICOS DE MARATÓN (VII) – París 1924: “ALBIN” STENROOS (1889-1971)

Tras albergar los Juegos Olímpicos en 1900 París se convirtió en la primera ciudad en organizarlos nuevamente. Fueron los primeros Juegos donde se utilizó el lema “Citius, Altius, Fortius”, o “Más rápido, más alto, más fuerte” en su traducción al español. Irlanda hizo su primera aparición como país independiente, y la distancia para el maratón se asentó en los familiares 42 kilómetros y 195 metros, que ya se habían utilizado en los Juegos de Londres de 1908.

Oskar Albinus Stenroos, conocido como Albin, nació en Vehmaa, Finlandia, en 1889. Fue miembro de una generación finlandesa a la que se conoció como los “Flying Finn”, o “Finlandeses voladores”, que dominaron el atletismo durante los años 20, con miembros destacados como el campeón olímpico Kolehmainen, que ya tuvo su propia entrada en este blog, y el famoso Paavo Nurmi entre otros. 

"Albin" Stenroos durante el maratón olímpico de París 1924

Stenroos corrió su primer maratón en 1909, aunque decidió enfocarse en distancias más cortas, y no volvería a correr un maratón hasta 1924. Ganó la medalla de bronce de los 10000 metros en los Juegos de 1912, y ayudó a su país a ganar la plata en la prueba de campo a través por equipos. En los años siguientes encadenó una serie de victorias en los campeonatos de campo a través de su país, estableciendo también varios récords mundiales en distancias entre los 20 y 30k. No compitió en los Juegos Olímpicos de 1920, y sintiendo que la competencia iba a ser muy dura para clasificarse por su país en los 5000 y 10000 metros para los Juegos de 1924 decidió probar suerte en el maratón. Así consiguió clasificarse en las pruebas de selección de su país, en mayo de 1924, sobre una distancia de 40.2k, distancia en la que no había competido en 15 años.

El domingo 13 de julio 58 participantes se alinearon en la salida del maratón olímpico, cuya salida había sido fijada para las 15 horas, pero que fue retrasada 2 horas por el intenso calor, y que el día anterior había terminado con numerosos participantes del evento de campo a través hospitalizados (y que hizo que dicho evento fuera apartado de la disciplina olímpica).

En un primer momento el atleta de Grecia Kranis tomó la delantera, seguido a poca distancia del canadiense Cuthbert. Tras 15k el francés Verger pasó a liderar la prueba, mientras Stenroos comenzaba a escalar posiciones. Próximo a la mitad de la prueba Stenroos se puso en cabeza, pasando la media maratón con 30 segundos de ventaja sobre su perseguidor más cercano. Su ventaja no hizo más que incrementarse a medida que pasaban los kilómetros. La medalla de oro parecía asegurada, aunque la lucha por las restantes medallas fue encarnizada, con numerosos cambios de posición entre los restantes atletas.

Stenroos entró al estadio sin aparentes señales de cansancio, y aseguró la victoria en 2.41.22, con casi seis minutos de ventaja sobre el italiano Bertini, medalla de plata. El estadounidense DeMar completó el podio un minuto más tarde. El tiempo caluroso hizo que solo 30 de los 58 corredores que tomaron la salida consiguieran terminar la prueba.

En cuanto al ganador Stenroos, su mejor resultado tras su victoria olímpica fue acabar segundo en el maratón de Bostón de 1926. Tras no conseguir terminar dicho maratón el año siguiente decidió poner punto final a su carrera deportiva.

Fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/1924_Summer_Olympics

https://es.wikipedia.org/wiki/Albin_Stenroos

“The Olympic Marathon”. DE Martin & RWH Gynn. Human Kinetics Publishers 2000.

Salida del maratón olímpico (Stade de Colombes, 13 de Julio 1924)

EL CORAZÓN DE ATLETA (2/2): AGRANDAMIENTO CARDIACO PATOLÓGICO Y MUERTE SÚBITA CARDIACA

Es importante diferenciar si el agrandamiento cardiaco es patológico o una adaptación a la práctica deportiva. La resonancia cardiaca magnética es útil a la hora de evaluar el grosor del miocardio, el volumen de las cavidades, la composición del tejido y anatomía del corazón. Se podría así detectar la fibrosis miocárdica, específica a ciertas cardiomiopatías, y diferenciar si el corazón es patológicamente grande. Sin embargo, no hay un test de diagnóstico único y preciso que permita distinguir entre la hipertrofia de un corazón adaptado al deporte o uno patológico, y muchas veces la primera observación se realiza con un electrocardiograma normal.

Hay más diferencias aparte de las morfológicas en un corazón hipertrofiado. Un corazón hipertrofiado patológico tiende a consumir más glucosa que uno sano, que utiliza preferentemente ácidos grasos. El ejercicio aeróbico se ha asociado con cambios en el sustrato utilizado y una mejora en la eficiencia metabólica del miocardio, mejorando el remodelado cardiaco asociado a la hipertensión y el infarto de miocardio. En la diabetes el ejercicio incrementa la sensibilidad a la insulina y normaliza el metabolismo cardiaco.

Entre las peores patologías asociadas a la hipertrofia cardiaca está la muerte súbita cardiaca, que ha sido documentada en todo tipo de deporte competitivo, especialmente en los que exigen mayor demanda física. Aparte del tipo de deporte, el sexo y la etnia también tienen su importancia, pues ocurre con mayor frecuencia en varones (proporción 5:1) e individuos de ascendencia afroamericana (proporción 8:1).

Aunque la muerte súbita es menos común que otros tipos de muerte, el hecho de que ocurra durante eventos deportivos, por regla general a individuos jóvenes y supuestamente sanos, atrae mucha atención mediática, levantando dudas sobre la necesidad de chequeos previos a la actividad deportiva. En atletas jóvenes (menos de 35 años) la razón suele estar en anomalías congénitas, especialmente arritmias ventriculares, mientras que en atletas más veteranos su principal razón es la arteriosclerosis coronaria.

Como comentamos anteriormente un diagnóstico apropiado es un reto a nivel médico, puesto que en caso de ser erróneo puede privar a un individuo sano de los beneficios de la práctica deportiva. La ecocardiografía y la resonancia cardiaca magnética son algunas de las técnicas no invasivas que se emplean para diagnosticar la enfermedad cardiaca, aunque tienen limitaciones pues se suelen emplear en situaciones de reposo. Lo ideal sería emplear equipos capaces de realizar el studio en situaciones de ejercicio, en los que se puedan obviar los movimientos. Sistemas así son cada vez más accesibles y ofrecen resultados prometedores para el diagnóstico de condiciones cardiacas patológicas.

El ejercicio aeróbico, por sus efectos terapéuticos y falta de efectos adversos, es la intervención de bajo coste ideal para mejorar las tasas de supervivencia en las hipertrofias cardiacas ligadas a condiciones como la hipertensión, el infarto de miocardio y la diabetes: CORRER ES VIDA.

 

Bibliografía:

Athlete’s heart and cardiovascular care of the athlete: scientific and clinical update.

Baggish AL, Wood MJ.

Circulation. 2011 Jun 14; 123(23):2723-35. doi: 10.1161/CIRCULATIONAHA.110.981571.

 

Evidence for distinct effects of exercise in different cardiac hypertrophic disorders.

Johnson EJ, Dieter BP, Marsh SA.

Life Sci. 2015 Feb 15; 123:100-6. doi: 10.1016/j.lfs.2015.01.007.

 

Athlete’s Heart: Diagnostic Challenges and Future Perspectives.

De Innocentiis C, Ricci F, Khanji MY, Aung N, Tana C, Verrengia E, Petersen SE, Gallina S.

Sports Med. 2018 Nov; 48(11):2463-2477. doi: 10.1007/s40279-018-0985-2.

Estructura corazón
Sistema de resonancia magnética cardiaca adaptado al ejercicio

EL CORAZÓN DE ATLETA (1/2): CAMBIOS FÍSICOS Y GASTO CARDIACO

A finales del siglo XIX tuvieron lugar los primeros estudios sobre el corazón y la práctica deportiva, cuando se reportó mediante examen físico, un agrandamiento del corazón en practicantes de ski nórdico (Henschen) y remeros universitarios (Darling). Se postuló que el agrandamiento cardiaco era una adaptación beneficiosa a raíz de la práctica deportiva, aunque esta visión no fue aceptada fácilmente, y hoy en día es incluso puesta en duda en algunas ocasiones. En esta dirección algunos estudios han intentado demostrar que dicho agrandamiento es un síntoma del sobreuso, y que la participación deportiva prolongada podría llegar a causar un colapso cardiaco prematuro, afirmación para la que no existe ninguna evidencia contrastada.

Ya en el siglo XX, y estudiando el pulso cardiaco y su patrón entre corredores del maratón de Boston (White), se describió por primera vez la bradicardia (baja frecuencia cardiaca) característica de los corredores de larga distancia. Primitivas radiografías de pecho confirmaron el agrandamiento del corazón, mientras que el desarrollo de la electrocardiografía permitió el estudio de sus propiedades eléctricas.

La actividad física demanda oxígeno del cuerpo, en una cantidad directamente relacionada con la intensidad del ejercicio. Durante el ejercicio el sistema pulmonar incrementa la captación de oxígeno (VO2), mientras que el sistema cardiovascular se encarga de transportar el oxígeno a los músculos, en una cantidad que se conoce como gasto cardiaco, que puede llegar a multiplicarse 5 veces en situaciones de máximo esfuerzo. El gasto cardiaco se cuantifica en litros por minuto, y es el resultado de multiplicar la frecuencia cardiaca por el volumen sistólico.

Un corazón más grande y fuerte será capaz de proporcionar un mayor volumen sistólico y una menor frecuencia cardiaca en situación de reposo. Durante el ejercicio el mayor volumen sistólico se traducirá en un mayor gasto cardiaco y una mayor habilidad para la producción aeróbica de energía. En cuanto a la frecuencia cardiaca puede oscilar entre los 40 latidos por minuto en reposo, hasta cerca de los 200 en un deportista joven y sano en situación de máximo esfuerzo. Esta variación de la frecuencia resulta clave en el incremento del gasto cardiaco durante el esfuerzo. La frecuencia cardiaca máxima no varía con el entrenamiento, aunque el volumen sistólico sí que se incrementa tras el entrenamiento prolongado, por agrandamiento de las cámaras cardiacas, que da lugar al llamado “corazón de atleta”, un remodelado beneficioso en respuesta al ejercicio, con agrandamiento del corazón y mayor grosor de las paredes ventriculares.

En los años 70 la hipótesis de Morganroth diferenció entre el entrenamiento de fuerza, caracterizado por hipertrofia concéntrica del ventrículo izquierdo (pared más gruesa), y el entrenamiento de resistencia, con hipertrofia excéntrica (agrandamiento de las cavidades cardiacas). Se podía hablar de un remodelado cardiaco específico de la especialidad deportiva, con disciplinas como el levantamiento de pesas o deportes en pista causando hipertrofia concéntrica, y otros como carrera de larga distancia, ciclismo, remo o natación caracterizados por hipertrofia excéntrica.

La teoría de Morganroth actualmente está en desuso, puesto que se acepta mayoritariamente que el deporte causa un remodelado equilibrado del corazón, parte concéntrico y parte excéntrico, con engrosamiento de la pared ventricular y agrandamiento del ventrículo, independientemente de la disciplina. Dicho remodelado es similar entre atletas masculinos y femeninos. En cuanto a la etnia, por regla general los atletas de raza negra tienden a un mayor engrosamiento de la pared del ventrículo izquierdo que los de raza blanca.

En la próxima entrada sobre el corazón del atleta nos centraremos en las técnicas utilizadas para diferenciar un corazón sano de uno patológico, así como de la importancia de estos estudios para prevenir condiciones como la muerte cardiaca súbita.

Teoría de hipertrofia cardiaca de Morganroth (1975)
Modelo actual de hipertrofia cardiaca (de "Evidence for distinct effects of exercise in different cardiac hypertrophic disorders", Life Sci. 2015)

Gel Energético Isotónico SIS GO (60 mL)

Geles Energéticos SIS GO (vista frontal)
Geles Energéticos SIS GO (vista posterior)

 

He estado utilizando estos geles durante una temporada como fuente principal de energía en competiciones largas, especialmente maratones. Se compone principalmente de una mezcla de maltodextrina y agua, más agentes conservadores y gelificantes, y con acesulfamo como endulzante.

Su información nutricional es:

Por 100mL: 144kcal / 0g grasa/ 36g carbohidratos (de ellos 1g azúcares) / 0g proteínas / 0.01g sal

Por gel (60mL): 87kcal / 0g grasa/ 22g carbohidratos (de ellos 0.6g azúcares) / 0g proteínas / 0.01g sal

En las direcciones de uso se indica para consumir hasta 3 geles a la hora, sin necesidad de consumir agua. Para mí esta es una de sus principales ventajas, pues evita tener que preocuparse del siguiente avituallamiento líquido para tomar uno, como ocurre con otras marcas en el mercado.

Generalmente durante un maratón suelo consumir 5 geles, con el primero aproximadamente en el kilómetro 12, y después uno en los kilómetros 18, 24, 30 y 36. Sería aproximadamente un gel cada 30-35 minutos a partir de la primera hora de competición (para un tiempo entre 3.30 y 4.00 en un maratón). Estaría debajo de la dosis recomendada, pero me resulta difícil transportar más geles conmigo durante la competición. Cada gel me proporciona 22 gramos de carbohidratos, lo cual daría unos 40 gramos por cada hora de ejercicio. También se pueden consumir en carreras más cortas, ahí ya cada uno se puede organizar según le convenga.

Dependiendo de las necesidades suele salir más económico comprar en cantidades más grandes. Los precios varían entre 1 y 2€ por gel, habiendo paquetes que oscilan entre las 6 y 30 unidades, así como cajas con una selección de sabores, que pueden ser una opción para la primera compra, y así poder probar algunos de los sabores disponibles. En mi caso suelo optar por el sabor naranja, pues es el que más me gusta. También existen algunas versiones con cafeína, que se podrían intercalar entre los geles normales en caso de querer ir un poco más allá en cuanto al esfuerzo.

Puntuación: 5 (sobre 5)

A favor: sin necesidad de agua; textura; resistencia del envase (no sería el primer gel que se rompe en el bolsillo) y facilidad de apertura.

En contra: nada realmente, aparte de mi poco gusto por algunos sabores, como el de grosella (blackcurrant) por ejemplo.

INFORME 2018 y OBJETIVOS 2019

Medallero 2018

 

El final del año es siempre un tiempo apropiado para pensar acerca de nuestros logros, y felicitarnos por todo lo conseguido, aunque también es momento de pensar en nuestros fracasos, y lo que podemos mejorar en el próximo año.

Sea cual sea el caso siempre hay razones para ser positivo, aunque sea solo porque el nuevo año nos presenta una hoja en blanco en la que dejar nuestra marca.

 

Logros y algunos números:

Aprender a manejar una página web y usar WordPress.

13 maratones (23 carreras en total) en 6 países diferentes (España 7; Reino Unido 2; Portugal, Suiza, Francia e Italia 1).

2750 kilómetros entre entrenamiento y competición, distribuidos en 191 días.

Una mejor marca de maratón de 3.36.45 (Vías Verdes Plazaola).

Disfrutar las carreras nocturnas veraniegas.

Visitar Guatemala, mi primer destino en América Central.

Apoyo de Maurten y Satislent: ¡GRACIAS!

 

Algunas decepciones:

Incapaz de nuevo de correr un maratón por debajo de 3.30.

Por extensión, de nuevo un tiempo insatisfactorio en la media maratón de mi ciudad natal.

Andar siempre escaso de tiempo para actualizar el blog tan a menudo como quisiera.

 

Algunos objetivos para el próximo año:

Seguir corriendo libre de lesiones.

Añadir al menos un nuevo país en mi lista de carreras.

Explorar nuevos maratones, como el circuito Vías Verdes y el Melides-Tróia.

Acercarme a la barrera de los 100 maratones.

Aumentar el número de seguidores: sin vosotros este blog no tendría razón de ser.

 

Y vosotros: ¿cuál es vuestro objetivo para el próximo año?

2018 Calendar (almost finished)

MARATÓN PISA (16/12/18 – 73)

Piazza dei Miracoli

Este maratón no estaba en mis planes iniciales, puesto que ya había conseguido mi objetivo de correr 12 en un año. Oí hablar de él a Santi Hitos (corredor con mayor número de maratones en España, cercano ya a los 300) en el maratón de Plazaola en septiembre, que lo tenía en su agenda.

Chequeando la logística en octubre encontré un vuelo barato Madrid-Pisa por 35€ ida y vuelta, que compré, y un B&B barato a solo 200 metros de la salida, con cancelación gratuita, que reservé. Con tiempo de sobra, dejé la inscripción para tomar una decisión definitiva más adelante. En caso de no ir solo perdería el vuelo.

Después del maratón de San Sebastián, y sintiéndome con motivación para un maratón más, me apunté finalmente al maratón en los últimos días de noviembre. Tenía mis dudas de correr un maratón número 13, puesto que ya lo había intentado sin éxito en Tenerife en 2014, y la carrera resultó cancelada debido al mal tiempo. Tiempo por tanto para enfrentar supersticiones y aprovechar la ocasión de visitar Pisa y hacer mi debut maratoniano en tierras italianas.

Un vuelo temprano el sábado implica un autobús aún más temprano al aeropuerto. Madrugar a las 2.30 para caminar a la estación, coger el autobús y llegar a Madrid, con más de 3h de espera hasta mi vuelo. De casualidad acabo sentado junto a otro maratoniano con gran experiencia de mi ciudad, Pepe Turón, que va a Pisa por quinta vez. El vuelo se hace corto hablando de carreras, calendarios y experiencias.

Torre (interior)
Catedral desde la Torre
Torre (exterior)

El aeropuerto de Pisa está muy próximo a la ciudad, y decido caminar hasta mi alojamiento, aprovechando el día soleado, aunque frío, para empezar a conocer la ciudad. Llego así a la Piazza dei Miracoli, punto de interés en Pisa, con su famosa Torre Inclinada y otros edificios emblemáticos. Había leído en internet que era mejor comprar la entrada para la Torre previamente, aunque me había negado a pagar los 10€ de comisión por hacerlo online. Al llegar y no ver a nadie en las colas, decido comprar la entrada (18€) para después, y así tener tiempo a dejar mis cosas en el hotel y almorzar algo rápido. Subir a la Torre es algo que merece la pena, aunque en caso de querer ahorrar el dinero es posible visitar alternativamente y gratis la Catedral adyacente. A continuación, voy a la feria del corredor, situada en un polideportivo algo distante de las zonas turísticas. No es muy grande, y tardo poco en recoger mi dorsal y bolsa del corredor.

Feria del corredor
Número de carrera

La mañana de la carrera aparece nubosa y fría. La temperatura va a oscilar entre 1 y 5°C, con lluvias previstas a partir de las 15. Un pequeño paseo me lleva hasta la salida, a las 9, que contará con 1800 corredores para el maratón, y un número similar repartido entre las otras distancias (oficialmente media maratón, 14, 7 y 3k). No hay organización por cajones o prueba en la salida, que se sitúa en una plaza bastante pequeña, que abandonamos rápidamente, para callejear durante unos kilómetros y recorrer el lateral del río Arno según nos encaminamos hacia las afueras de Pisa.

Corriendo entre los grupos de 3.30 y 3.45, el curso nos lleva hasta la zona costera y el punto de la media maratón, con el viento de cara en algunos tramos, según atravesamos tranquilas zonas de pinar. Corremos en paralelo al mar durante unos 8k, atisbando el mar en escasas ocasiones, hasta llegar al kilómetro 29, en el que nos encaminamos de vuelta hacia Pisa, siguiendo carreteras comarcales, no siempre cerradas al tráfico en ambas direcciones. Habiendo corrido conservando energía, me sobrepasa el grupo de 3.45 a falta de 4k para la llegada, aunque consigo mantenerlos a corta distancia. Sé que la meta está cerca, aunque solo vemos la Torre y la Catedral al entrar en la misma Piazza, justo antes de cruzar la línea de meta.

Vista del área de meta desde la Torre
Ambiente a la salida

Tiempo neto de 3.45.14, en el puesto 839 de 1714 finalistas. Satisfecho con el tiempo, considerando el frío, uso la tarde para callejear un poco más, y disfrutar del ambiente navideño, a pesar de que llueve copiosamente.

Con Pisa termino mis maratones para 2018, tras conseguir correr 13 por primera vez, con Italia como mi país número 10, y primer maratón en diciembre de mi carrera.

Puntuación: 3.25 (sobre 5)

A favor: vuelos asequibles a Pisa; aeropuerto accesible caminando; salida y meta muy céntricas, a un costado de la plaza principal; económico para comida y alojamiento.

En contra: mayor coste de inscripción para extranjeros; certificado médico obligatorio (también se pide en las carreras francesas); falta de organización en la salida; escaso recorrido por Pisa; secciones por carretera con tráfico en sentido contrario, especialmente en el camino de vuelta a Pisa.

Medalla (con tema Magritte)
Muro Tuttomondo, de Keith Haring
Catedral (interior)

ESTIMULACIÓN TRANSCRANEAL Y RENDIMIENTO DEPORTIVO

En el siglo XIX Faraday descubrió que cuando una corriente eléctrica circulaba por un cable generaba un campo magnético, y que si un segundo cable se localizaba en su proximidad, se generaba en él una corriente eléctrica.

En 1982 se fabricó el primer estimulador magnético capaz de estimular fibras nerviosas, y en 1985 se empleó por primera vez para la estimulación del córtex cerebral en humanos. Así nació la técnica de estimulación transcraneal magnética, o TMS, por sus siglas en inglés. Utilizando una bobina con un campo magnético sobre el cuero cabelludo se generan una serie de corrientes eléctricas débiles capaces de excitar el tejido neuronal. En 2008 la FDA (Food and Drugs Association) estadounidense aprobó la técnica TMS para su uso terapéutico en el tratamiento del desorden depresivo resistente a fármacos.

Una aproximación diferente a la TMS para la estimulación craneal es la estimulación transcraneal por estimulación eléctrica directa, o TDCS, que emplea una corriente constante de baja intensidad por medio de electrodos en la cabeza. Los equipos son sencillos y solo precisan de dos electrodos y una fuente de energía. La estimulación anódica es positiva, mientras la catódica sería negativa. A diferencia de las técnicas TMS, las TDCS no han sido aprobadas por la FDA, aunque sí en Europa para el tratamiento de la depresión grave.

 Así pues, incrementos o descensos en la actividad neuronal pueden ser conseguidos utilizando técnicas TMS o TDCS. Las neuronas con conexiones a las fibras musculares se localizan en la región del córtex motor cerebral, donde los pulsos eléctricos son aplicados selectivamente para actuar sobre grupos musculares específicos.

Un potencial motor evocado (o MEP), es un potencial eléctrico registrado en un músculo tras su estimulación (por encima de un cierto valor umbral) en el córtex motor. El tamaño de la respuesta MEP depende de la intensidad del estímulo y de la excitabilidad de las neuronas corticales y motoneuronas. En una contracción voluntaria las neuronas son más excitables, y el MEP mayor que en condiciones de reposo. En pacientes con síndrome de fatiga crónica o depresión los MEP son menores que en sujetos controles, necesitando sus neuronas un mayor estímulo para conseguir activarse. Esto se traduce en que para una misma acción sienten un mayor esfuerzo y fatiga que un individuo sano.

El control muscular es tan importante en el deporte como el entrenamiento y la motivación. Técnicas como meditación, visualización, acupuntura y música son empleadas por muchos atletas en un intento por mejorar velocidad, potencia o duración del esfuerzo. La estimulación transcraneal podría ser tan útil como cualquiera de estas prácticas.

Veinte minutos de TDCS sobre el córtex temporal izquierdo (T3) en ciclistas entrenados encontró mejoras en la potencia máxima, y una menor frecuencia cardiaca y percepción del esfuerzo para cargas de trabajo submáximas. En otro estudio, también sobre ciclistas, la estimulación anódica sobre el córtex motor (M1) y el otro electrodo en el hombro opuesto fue también útil para reducir la percepción del esfuerzo.

La fatiga no afecta solo al rendimiento muscular, sino también a la toma de decisiones, tiempo de respuesta y habilidad, y la estimulación transcraneal podría ser útil para mejorar el aprendizaje motor y el rendimiento. En atletas de élite se encontraron mejoras cognitivas y en el estado anímico tras recibir corrientes de 2 miliamperios en el córtex prefrontal.

En la búsqueda de mejoras en las capacidades atléticas más allá de las limitaciones fisiológicas, un avance tecnológico como la estimulación transcraneal podría ser útil para superar esas barreras en el rendimiento. La percepción del esfuerzo, resistencia, fatiga y aprendizaje motor podrían ser reguladas para mejorar dicho rendimiento. Su uso suplementario se expande entre los atletas a medida que los equipos se hacen más accesibles, generando nuevos desafíos para su posible regulación por parte de las organizaciones deportivas.

 

Bibliografía:

https://en.wikipedia.org/wiki/Transcranial_magnetic_stimulation

 

https://en.wikipedia.org/wiki/Transcranial_direct-current_stimulation

 

Transcranial magnetic stimulation and human muscle fatigue.

Taylor JL, Gandevia SC.

Muscle Nerve. 2001 Jan; 24(1):18-29.

 

Transcranial magnetic stimulation.

O’Shea J, Walsh V.

Curr Biol. 2007 Mar 20; 17(6): R196-9.

 

Transcranial magnetic stimulation in sport science: a commentary.

Goodall S, Howatson G, Romer L, Ross E.

Eur J Sport Sci. 2014; 14 Suppl 1: S332-40.

 

Transcranial Direct Current Stimulation and Sports Performance.

Edwards DJ, Cortes M, Wortman-Jutt S, Putrino D, Bikson M, Thickbroom G, Pascual-Leone A.

Front Hum Neurosci. 2017 May 10; 11:243.

Esquema de estimulación TMS
Sistema TDCS disponible comercialmente

I AM BOLT (2016, 102min, Benjamin y Gabe Turner)

“Ahora soy una leyenda. El mayor atleta que haya vivido jamás”. Usain Bolt, tras los Juegos Olímpicos de 2012

Estamos ante un documental biográfico de la vida de Usain Bolt, desde sus primeras victorias con 15 años en los Campeonatos Mundiales Junior que tuvieron lugar en 2002 en su país natal, Jamaica, y los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

Le encontramos en octubre de 2015, volviendo a entrenar después de su victoria en los Mundiales de Beijing ese mismo verano. Su objetivo para la siguiente temporada será revalidar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro sus títulos olímpicos de 100, 200 y 4×100 metros, una gesta nunca conseguida antes, y que le situaría, en caso de que aún no lo estuviera, entra los atletas más grandes de todos los tiempos.

Bolt entrena duro bajo las instrucciones de su entrenador Glenn Mills, el cual ejerce su labor con gran paciencia, y que ha sido capaz de sacar lo mejor de él a lo largo de su carrera. Bolt se comporta a veces como un niño, al que le gusta la fiesta y conducir quads, pero que también sabe enfocarse cuando tiene que entrenar. En sus propias palabras, odia los entrenamientos, aunque adora competir. Explica que planea retirarse después de los Juegos, para poder llevar una vida normal. También conocemos a su manager NJ, amigo desde la infancia y que anticipa sus necesidades. En muchas ocasiones es el mismo Bolt quien realiza las grabaciones, cuando se siente aburrido o quiere compartir algo.

Los padres de Bolt son de origen humilde, y nos cuentan que Usain fue siempre travieso, aunque un buen chico. También aparecen otras personalidades del mundo del deporte, que nos dan sus impresiones acerca de la figura de Bolt y su contagiosa simpatía. Al mismo tiempo, revivimos algunas de sus más importantes victorias, como en los Juegos Olímpicos de 2008 y 2012, así como sus récord mundiales y su descalificación por una salida falsa en los Mundiales de 2011.

Cada carrera que vemos es una ocasión para disfrutar de su energía, poderosa zancada, y en ocasiones abrumadora superioridad. Cuando era joven le dijeron que era demasiado alto para ser rápido, y que su ligera escoliosis tampoco le iba ayudar. Sin embargo, demostró erróneas todas aquellas predicciones a base de disciplina y esfuerzo. Sabemos del respeto que profesa a sus rivales, amigos y compañeros de entrenamiento, entre ellos Maurice Greene, Michael Johnson o Asafa Powell.

Tampoco se libra de una lesión en su tobillo, y aunque parece que no es importante, acaba complicándose hasta el punto de buscar la atención de un especialista alemán, que trata de recuperarle en secreto, para evitar dar sensación de debilidad a sus rivales. El proceso de recuperación le hace perder valiosas semanas de entrenamiento, que le exigen un esfuerzo extra en un tiempo disponible más ajustado para llegar en forma a Juegos.

Su rival principal en Río será supuestamente el estadounidense Justin Gatlin, que ha estado corriendo muy rápido, aunque la sombra del dopaje aún le rodea. Su juego limpio está en entredicho, tras ser apartado en dos ocasiones de la competición por dopaje, la última vez entre 2006 y 2010 por uso de testosterona. Se sugiere que sus buenos resultados podrían deberse a efectos duraderos del abuso de sustancias prohibidas. Bolt no entra en la polémica, aunque Gatlin intenta provocarle, tras ser seleccionado por el Comité Olímpico jamaicano directamente, al resentirse ligeramente de su lesión durante las pruebas de selección.

Y finalmente llega la competición, y Bolt revalida sus tres medallas de oro, aunque perderá posteriormente la obtenida en el relevo 4×100 debido al positivo de uno de sus compañeros. Las bravatas y estado de forma de Gatlin no consiguen vencer la determinación de Bolt.

Puntuación: 4.5 (sobre 5)

A favor: una mirada cercana a la vida diaria de una leyenda deportiva; disfrutable y divertido.

En contra: se agradecerían más comentarios de otros atletas; tal vez haber mostrado más su vida personal aparte del entrenamiento y competición.

Extras: Bolt competiría aún en los Campeonatos Mundiales de 2017 en Londres, con menos éxito, retirándose posteriormente. Tener la suerte de ver a Bolt personalmente en Leicester Square, Londres, durante los Juegos de 2012, cuando iba al estreno de Los Mercenarios 2.

------------------Usain Bolt - Golden Gala - Roma, 2011-------------------- Por Steven Zwerink - My hero: Usain Bolt, CC BY-SA 2.0
Usain Bolt - Estreno Los Mercenarios 2 - Londres, 2012