MARATÓN 116: MARATÓN DEL CLARETE (16/04/2023)

Recorrido de la carrera

Buscando recorridos para maratones clandestinos durante la pandemia, vi en Santovenia de Pisuerga el inicio de una nueva senda de gran recorrido, el GR-296, que se me quedó en la cabeza para intentar hacerlo en su totalidad, o al menos en parte, en otro momento. Con sus 93 kilómetros de longitud recorre, mayoritariamente por caminos, algunos de los pueblos más cercanos a Valladolid, lugares varios por los que he entrenado con asiduidad. Cuando el año pasado leí las primeras noticias de que se estaba planificando un maratón aprovechando parte de este recorrido, quedé esperanzado por una nueva oportunidad de tener un maratón en Valladolid.

Con el paso de los meses las cosas se fueron concretando hasta tomar cuerpo en este I Maratón del Clarete, que con partida en Santovenia de Pisuerga recorre Cigales, Mucientes, Fuensaldaña, el parque de la Fuente el Sol, Canal de Castilla y final en Santovenia.

Junto a la modalidad del maratón, se ofrece también un maratón por relevos. Al ser una primera edición, y estar “en pruebas”, no siendo competitiva en el sentido estricto de la palabra, ser neutraliza en cada avituallamiento. Así, todos nos reagruparemos en cada pueblo donde lleguemos para esperar al último corredor, y de nuevo juntos iniciar la siguiente sección.

En salida nos congregamos unos 30 participantes para la edición “solo” y aproximadamente una docena del primer relevo en la modalidad de equipos. Entre los asistentes algunas caras conocidas, auténticos coleccionistas de maratones que no podían dejar escapar una primera edición.

Algo retrasados, salimos hacia la primera parada, que será en Cigales, al pie de su impresionante iglesia, y desde allí hacia Mucientes. A partir de este punto el circuito ya me es reconocible.

Corredores en Fuensaldaña

Con todo, ocasión de disfrutar de los campos de Castilla, con sus colores pardos y viñedos. Siguiente parada Fuensaldaña, al pie de su castillo. De allí es acercarse a Valladolid, entrando por el parque de la Fuente el Sol, que ya conoció tiempos mejores. Reagrupados junto al Canal de Castilla, solo queda embocar su cauce un par de kilómetros, virar a la derecha y coger la carretera que lleva de vuelta a Santovenia. Tal vez el segmento menos atractivo, siguiendo el arcén junto al Cementerio del Carmen.

Por las numerosas paradas, al final también este maratón acaba por hacerse duro, por los cambios de ritmo constantes y lo accidentado del recorrido en algunos tramos. Después de todo, no dejan de ser 42 kilómetros.

Aun así, consigo parar el cronometro en 3.57.50. Contento de terminar de nuevo un maratón en tierras pucelanas, y con la esperanza de que la carrera consiga asentarse en el calendario. Hora de descansar para el Mapoma de la siguiente semana.

Nos vemos.

Vistas en el recorrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *