CAMPEONES OLÍMPICOS DE MARATÓN – (XXIX) – Sídney 2000: GEZAHEGNE ABERA (1978-)

“Nunca he corrido solo para participar; siempre corrí para la victoria.”

Gezahegne Abera

Después del maratón femenino, que terminó con victoria de la japonesa Naoko Takahashi, el último plato fuerte del atletismo de los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 era el maratón masculino, programado para la jornada de clausura, el 1 de octubre a las 16.00 horas.

Nunca tantos corredores habían estado en la salida: ¡100 atletas de 65 países diferentes! Y la batalla por la victoria prometía ser encarnizada. Seis de los ocho primeros clasificados en Atlanta 1996 estaban allí, entre ellos los tres medallistas: Josia Thugwane (Sudáfrica), Lee Bong-Ju (Corea del Sur) y Eric Wainaina (Kenia). Y entre ellos también el vigente campeón mundial, el español Abel Antón.

Gezahegne Abera había nacido en Etya, en la provincia de Arsi en Etiopía, la misma región que el famoso Haile Gebrselassie y muchos otros campeones etíopes. De niño tenía que correr 25 kilómetros a diario para ir a la escuela al mismo tiempo que trabajaba en la granja de su familia, ¡y todo esto a 2500 metros de altura! Primero compitió en campo a través, donde destacó, ofreciéndosele un lugar en el equipo nacional junior y mudándose a Addis.

En 1998 debutó en el maratón, terminando tercero en el primer Abebe Bikila Memorial Marathon en Addis. Gracias a este resultado fue seleccionado para el Maratón de Los Ángeles de 1999, donde terminó 4º (2.13.59), clasificándose para el Campeonato del Mundo de Sevilla. Allí solo terminó 11º (2.16.42), pero más tarde ese mismo año ganaba el Maratón de Fukuoka con una gran marca de 2.07.54. Ya en 2000 conseguía un segundo lugar en el Maratón de Boston, llegando a Sídney como uno de los competidores más jóvenes y prometedores.

Una vez comenzado el maratón olímpico, Tiyapo Maso de Bostwana tomaba la delantera, en la que iba a permanecer por muchos kilómetros. Cruzaba los 10k en 29.58 y los 20k en 1.00.46. Era un día con fuerte viento, y la mayoría de los corredores habían optado por hacer una carrera conservadora.

La estrategia de Maso demostró estar errada, y poco después del 24k era superado por un grupo de cuatro corredores, que pronto se convirtieron en tres. Eran el etíope Abera acompañado de su compañero de equipo Tesfaye Tola, con Wainaina de Kenia, que estaba ansioso por mejorar su tercer lugar en Atlanta 1996.

Wainaina sabía que los etíopes tenían mucho a su favor trabajando en equipo, por lo que probó suerte en varias ocasiones, aunque sin suficiente empuje. Acercándose al final de carrera, su esfuerzo pareció fructificar, cuando dejó atrás a Tola pasados los 40k. Pero poco después era Abera el que le dejaba atrás, para entrar en solitario en el Estadio Olímpico.

Así Abera ganaba la medalla de oro en 2.10.11, consiguiendo la cuarta victoria de Etiopía en el maratón, y siguiendo una larga tradición que había comenzado con Abebe Bikila en Roma 1960. Y además se convertía también en el campeón olímpico más joven en maratón.

Por su parte Wainaina conseguía la medalla de plata con 2.10.31, mejorando su bronce de Atlanta 1996, aunque la victoria se le había vuelto a escapar. El bronce sería para Tola en 2.11.10. El podio demostraba el creciente dominio de las naciones africanas en el maratón a nivel internacional.

Podríamos destacar la 6ª posición del español Martín FIz, que había sido 4º en Atlanta 1996. Era la última oportunidad de gloria olímpica para él y todo un conjunto de deportistas europeos de su generación, entre ellos su compañero Abel Anton (España y Campeón del Mundo en dos ocasiones), y los corredores portugueses Antonio Pinto y Domingos Castro. Había llegado una nueva ola de corredores africanos, y estaban allí para quedarse.

Nuestro ganador Gezahegne Abera se convirtió en campeón del mundo en 2001, logrando por primera vez un doblete Juegos Olímpicos-Campeonato del Mundo en maratón. También ganó de nuevo el Maratón de Fukuoka en 2001 y 2002, y el Maratón de Londres en 2003. Poco después comenzó a sufrir lesiones, y aunque se clasificó para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, no compitió. Su esposa Elfenesh Alemu, también maratoniana, terminaría cuarta en esa misma cita olímpica.

En cuanto a los otros dos medallistas, Wainaina probaría suerte por tercera vez en Atenas 2004, donde terminó en un meritorio séptimo puesto, mientras que Tola tuvo una larga carrera maratoniana, que se extendió hasta 2013, y cuyo mejor resultado fue en los Campeonatos del Mundo de Edmonton 2001, donde terminó 4º.

Y hasta aquí nuestro repaso del maratón en Sídney 2000.

La próxima entrada de nuestra serie será Atenas 2004, y las victorias de Mizuki Noguchi (Japón) en las chicas y Stefano Baldini (Italia) en los chicos.

 

Fuentes

http://www.runningtimes.com/issues/04apr/abera.htm

https://www.nytimes.com/2000/10/02/sports/sydney-2000-men-s-marathon-abera-resurrects-a-proud-ethiopian-tradition.html

https://worldathletics.org/athletes/ethiopia/gezahegne-abera-14181289

Ceremonia de clausura de los JJOO de Sídney 2000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.