CAMPEONES OLÍMPICOS DE MARATÓN – (XXVIII) – Sídney 2000: NAOKO TAKAHASHI (1972-)

“Me levantaba a las 6:30 y corría 50 km antes del desayuno. Luego, otros 20 km. Fue duro, pero no me disgustó. Tuve que aguantarlo. Necesitaba cruzar esa barrera de dolor»

Naoko Takahashi

Sídney ganó la candidatura para albergar los Juegos Olímpicos de 2000 tras superar en las votaciones a Beijing, Berlín, Estambul y Manchester. Australia ganaba así un justo premio por su continuo apoyo al movimiento olímpico, como una de las pocas naciones que nunca se había perdido una edición, junto con Grecia, Gran Bretaña, Suiza y Francia.

Así, los Juegos estaban programados entre el 15 de septiembre y 1 de octubre, primavera en el hemisferio sur, lo que aseguraba un clima suave. Estuvieron presentes 199 naciones, con la ausencia de Afganistán, vetada por el régimen talibán, y la presencia de 4 atletas de Timor Este compitiendo bajo la Bandera Olímpica, a falta del reconocimiento a su país.

Aunque la ciudad de Sídney contaba con una orografía accidentada, el comité organizador del maratón diseñó un buen recorrido lineal, desde North Sidney Oval al Estadio Olímpico. El circuito era relativamente llano y con pocas curvas, y los últimos 500 metros dentro del estadio.

La carrera femenina estaba prevista para el 24 de septiembre a las 9.00 horas. Entre las 53 participantes se encontraban las dos anteriores campeonas olímpicas, cuyas victorias ya hemos contado, la rusa Valentina Yegorova y la etíope Fatuma Roba. Pero no eran las únicas corredoras cualificadas para luchar por la victoria, en una carrera que se prometía muy competida. Entre las más destacadas estaban, por parte de Kenia, la poseedora del récord mundial, Tegla Loroupe, y la doble ganadora de los maratones de Chicago y Londres, Joyce Chepchumba; así como Manuela Machado (Portugal), Lidia Simon (Rumanía) o Naoko Takahashi (Japón) por nombrar solo a algunas.

Naoko Takahashi no era ajena a la distancia del maratón cuando llegó a Sídney. Había debutado en 1997 en Osaka con 2.31.32, tras haber competido anteriormente en los 5000 metros. Al año siguiente ganó el maratón de Nagoya, batiendo el récord nacional (2.25.48), y posteriormente se convirtió en campeona asiática en Bangkok, con un margen de 13 minutos, mejorando el récord nacional hasta 2.21.47. Una inoportuna lesión de rodilla la impidió acudir al Campeonato Mundial de Sevilla 1999, así que Sídney se convertía en su ocasión de brillar a nivel internacional.

Al poco de comenzar la carrera, Marleen Renders de Bélgica tomó la delantera. Su ventaja era de 18 segundos en los 5k, pero solo 3 segundos cuando cruzó los 10k en 17.16, con un gran grupo detrás. Su intento de fuga terminaba poco después. Cruzando los 20k (1.08.10) había un grupo de 5 corredoras al frente, con Takahashi, su compatriota Ari Ichihashi, Simon, Esther Wanjiru (Kenia) y Kim Chang-ok (Corea del Norte).

A partir de ese punto kilométrico se iniciaría un exigente proceso de selección. Primero perdieron contacto Wanjiru y Chang-ok, y poco después Ichihashi. En los 30k (1.41.39) estaba claro que la victoria iba a ser cosa de dos, Takahashi y Simon. A falta de 8 kilómetros Takahashi conseguía dejar atrás a Simon, aunque no lo suficiente como para asegurarse la victoria.

En los 40k (2.15.19) Takahashi estaba 28 segundos por delante de Simon, que en lugar de darse por vencida decidía acelerar su ritmo y perseguir a Takahashi con más intensidad. Sin embargo, su esfuerzo no iba a ser suficiente y la victoria iba a ser finalmente para Takahashi, que conseguía así la primera medalla de oro en atletismo para Japón.

El tiempo de Takahashi de 2.23.14 mejoraba el récord olímpico establecido por Joan Benoit en Los Angeles 1984. Simon terminaba segunda en 2.23.22, la menor diferencia en el maratón olímpico femenino. Tercera era Chepchumba en 2.24.45. En cuanto a los campeones olímpicos anteriores, Roba solo terminó noveno, mientras que Yegorova abandonó poco después de los 15k.

La victoria de Takahashi la convirtió en una celebridad en Japón, aunque siguió corriendo maratones con gran éxito. En 2001 se convirtió en la primera mujer en romper la barrera de las 2.20.00, gracias a su victoria en Berlín (2.19.46), aunque su récord duró poco porque Catherine Ndereba lo rompió en Chicago una semana después. Volvió a ganar Berlín en 2002, y también en Tokio 2003, pero no logró clasificarse en la selección japonesa para los JJOO de Atenas 2004 ni Beijing 2008. Tras este último desencanto decidió retirarse.

En cuanto a las otras corredoras en el podio, Lidia Simon se convirtió en Campeona del Mundo en Edmonton 2001 (2.26.01), apareciendo nuevamente en las siguientes tres citas olímpicas, y finalizar nada menos que 5 maratones olímpicos. Una larga carrera defendiendo la bandera de Rumanía desde 1996 hasta 2012. En cuanto a Chepchumba, unió a sus otras victorias el maratón de Nueva York en 2002.

Y eso fue todo respecto al maratón femenino. En el próximo post de nuestra serie nos enfocaremos en la carrera masculina, donde Gezahegne Abera llevó una nueva medalla de oro olímpica a Etiopía.

Gracias por leernos. No olviden seguirnos, o suscribirse, si no quieren perderse nuestras publicaciones.

 

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Naoko_Takahashi

https://en.wikipedia.org/wiki/2000_Summer_Olympics

https://de.wikipedia.org/wiki/Olympische_Sommerspiele_2000/Leichtathletik_%E2%80%93_Marathon_(Frauen)

“The Olympic Marathon”, DE Martin & RWH Gynn. Human Kinetics, 2000.

Estadio Olímpico Sídney 2000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *