SISTEMAS DE TRANSPORTE PARA CORRER: COMPARACIÓN ENTRE BOTELLAS DE MANO, CINTURONES Y MOCHILAS

Foto de Brian Erickson (Unsplash)

El consumo adecuado de líquidos y nutrientes es esencial para mantener el rendimiento en las competiciones deportivas. Así, los corredores, sobre todo de largas distancias, suelen llevar consigo sus propios suministros de comida, bebidas y objetos personales, utilizando diferentes sistemas que pueden llegar a pesar incluso varios kilogramos.

Entre los sistemas de transporte más populares para correr se encuentran las botellas de mano, los cinturones y las mochilas. Un artículo reciente ha estudiado la economía y las demandas fisiológicas de estos sistemas de transporte para determinar cuál es el óptimo.

 

El estudio

Se reclutaron doce corredores aficionados sanos, de características físicas y patrones de entrenamiento similares (edad 22,8 ± 2,2 años; índice de masa corporal 24,5 ± 1,8; días de entrenamiento por semana 3,2 ± 1,3). Estaban acostumbrados a correr en cinta, pero no con ninguno de los sistemas de transporte analizados.

Con la misma ropa y calzado (el peso de la zapatilla influiría en el coste metabólico de correr), corrieron durante 1 hora en días diferentes, con sesiones separadas al menos 24 horas, empleando los sistemas de transporte ajustados a 1.0 kilogramos.

La economía de carrera (expresada como consumo de oxígeno), el esfuerzo cardiovascular, los niveles de lactato y el esfuerzo percibido se evaluaron a velocidades de carrera submáximas.

 

Los sistemas de transporte para correr (ver imagen)

  • BOTELLA DE MANO: La botella utilizada tenía un peso neto de 114 g y contenía un bolsillo de almacenamiento y una correa de mano para sujetar la botella, con una capacidad de 500 mL. El peso restante fueron artículos adicionales (315 g). Los corredores podían sostener la botella en cualquier mano y cambiarla para su comodidad personal, aunque no se les permitió beber para mantener el peso de prueba en 1,0 kg.
  • CINTURÓN: El cinturón utilizado, con dos botellas de agua, pesa 121 g. Tenía una correa alrededor de la cintura para ajustarlo para mayor comodidad. Las botellas de agua se llenaron de líquido y las bolsas contenían un peso adicional para alcanzar 1,0 kg.
  • MOCHILA: La mochila utilizada tenía una bolsa de agua de 3 L y un peso neto de 180 g. Contenía varias correas para ajustarse cómodamente alrededor en la espalda y reducir el balanceo. El peso total de la mochila se llevó a 1,0 kg.

 

Las conclusiones

  • La economía de carrera se deterioró con el tiempo usando cualquiera de los sistemas.
  • Llevar una botella de mano, cinturón o mochila durante una carrera de 60 min a velocidad de carrera submáxima, no mostró diferencias significativas en ninguno de los parámetros fisiológicos evaluados.
  • En ausencia de diferencias significativas en la economía de funcionamiento, se recomienda utilizar estos sistemas de transporte con cargas mínimas y elegir uno según las preferencias personales.

 

Bibliografía

The Optimal Weight Carriage System for Runners: Comparison Between Handheld Water Bottles, Waist Belts, and Backpacks. Scheer V, Vieluf S, Bitter N, Christ L and Heitkamp H-C (2020) Front. Physiol. 11:571221. doi: 10.3389/fphys.2020.571221

Imagen de V. Scheer et al. 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.