CAMPEONES OLÍMPICOS DE MARATÓN (XXVI) – Atlanta 1996: FATUMA ROBA (1973-)

“Esto no es solo algo especial para mí, sino también para mi país y todas las mujeres de África”

Fatuma Roba

Atlanta fue seleccionada como sede para albergar los Juegos Olímpicos de verano de 1996 frente a las candidaturas de Atenas, Belgrado, Manchester, Melbourne y Toronto. Atenas hasta el último momento parecía el candidato adecuado, ya que estos JJOO iban a marcar el centenario de los que ya habían organizado en 1896. Sin embargo, a pesar de su ventaja durante las primeras rondas, finalmente Atlanta ganó las votaciones y dio a EEUU sus cuarta Olimpiadas.

24 países aparecieron por primera vez en estos Juegos, incluidas once exrepúblicas soviéticas. Curiosamente estos Juegos obtuvieron ganancias gracias a los ingresos récord obtenidos a través de la financiación privada. Aunque no estuvo exento de críticas, entre ellas las del Presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, por el excesivo grado de comercialización.

En atletismo femenino, Marie-José Pérec ganaba el raro doblete de 200 y 400 metros lisos. En cuanto al maratón, iba a ser una carrera dura, debido al calor del verano, la humedad y las numerosas colinas. El recorrido era un 31% cuesta arriba, 33% cuesta abajo y solo en un 36% llano.

En el panorama femenino de maratón, los países podrían incluir hasta tres corredoras que hubieran completado un maratón por debajo de 2.35. De lo contrario, podrían incluir un solo corredor que hubiera completado la distancia por debajo de 2.50.

España pudo enviar un equipo completo, formado por Ana Isabel Alonso, que había conseguido el récord nacional (y aún vigente) el año anterior con 2.26.51, Mónica Pont (2.27.53) y Rocío Ríos (2.28.20). Otras naciones a tener en cuenta eran Japón, con un potente equipo que incluía a Yunko Asari, campeona del mundo en 1995, y EEUU. A nivel individual había que contar con la medallista de oro en Barcelona 1992, la rusa Valentina Yegorova, y por las naciones africanas Kenia tenía a Tegla Loroupe mientras Etiopía contaba con Fatuma Roba. Sin embargo, muchas más naciones tenían corredoras de calidad para disputar la victoria. El maratón femenino había dejado de ser una promesa y el nivel de competitividad era más fuerte que nunca.

Fatuma Roba nació en Bekoji, Etiopía, una más entre los siete hijos de una familia de agricultores. Como muchos otros, la mejor forma de llegar de un sitio a otro y a la escuela era corriendo. Con Abebe Bikila como su gran héroe se incorporó a la policía tras terminar sus estudios. Debutó en los 42 kilómetros en el maratón de Addis Abeba en 1993. A los 19 años logró ganar en 2.44.20. Invitada a correr el maratón de París al año siguiente, mejoró su marca personal (2.35.25) y terminó en el puesto 11. Clasificada para el Campeonato del Mundo de 1995, solo terminó en el puesto 19 con 2.39.27. Sin embargo, decidió perseverar con el maratón. Con un promedio de 125 millas por semana, la mayoría a gran altitud, logró asegurar victorias en 1996 en los maratones de Marrakech y Roma, rompiendo la barrera de las 2.30.00 y asegurando su lugar en el maratón olímpico de Atlanta 1996. Tenía solo 22 años.

El maratón estaba programado para el domingo 28 de julio a las 7.05. Atlanta todavía dormía y 88 corredoras estaban listas para la salida. Europa era el continente mejor representado con la mitad de los pariticpantes. La temperatura era de 21⁰C. Estaba nublado y con un 93% de humedad.

Nada más comenzar la carrera, Uta Pippig, de Alemania, se pone al frente y comienza a abrir brecha con los sus rivales. Cruzando los 10k en 34.09 está 28s por delante de un grupo de quinteto que incluye a Yegorova, Roba, Lidia Simon (Rumania), Dörre-Heinig (Alemania) y Manuela Machado (Portugal).

Tal como sucede a menudo en los maratones, los líderes tempranos no consiguen mantener su ventaja. En los 17k, Roba logra sobrepasar a Pippig, y en los 20k (1.08.45) ya está a 6 segundos de su grupo anterior, que ahora incluye a la japonesa Yuko Arimori, con Pippig ya descolgándose.

A medida que la carrera seguía la ventaja de Roba se ampliaba. Cruzando los 30k en 1.42.57 ya tenía una ventaja de 61s con el grupo de Arimori, Yegorova, Simon y Machado. El ritmo de Roba parecía inalcanzable para sus oponentes, ahora corriendo en fila de a uno.

Al llegar al último punto de control en los 40k (2.18.40) Roba tenía la medalla de oro a su alcance, contando con 105 de ventaja con la siguiente corredora. Cruzó la línea de meta en 2.26.05 para obtener un récord nacional. Yegorova conseguía la medalla de plata con 2.28.05, que añadía al oro conseguido cuatro años antes en Barcelona 1992. Por su parte Arimori conseguía el bronce para Japón con 2.28.39.

De izqda a dcha: Arimori (Japón), Roba (Etiopía) y Yegorova (Rusia)

Rocío Ríos, viniendo desde atrás, logró recuperar 2 posiciones en los últimos 2k para terminar quinta con 2.30.50, asegurando la mejor posición de la historia para una maratoniana española en unos JJOO.

Fatuma Roba continuó su carrera maratoniana ganando consecutivamente los maratones de Boston de 1997, 1998 y 1999. Asistió al Campeonato del Mundo de 1999 en Sevilla, obteniendo un cuarto lugar. Nuevamente, compitiendo en unos JJOO, obtuvo un noveno lugar en Sídney 2000. Mejoró su marca personal hasta 2.23.21 y continuó corriendo maratones con consistencia al más alto nivel hasta 2004.

 

Fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/1996_Summer_Olympics

https://www.encyclopedia.com/sports/encyclopedias-almanacs-transcripts-and-maps/roba-fatuma

https://worldathletics.org/athletes/ethiopia/fatuma-roba-14259747

https://en.wikipedia.org/wiki/Fatuma_Roba

“The Olympic Marathon”, DE Martin & RWH Gynn. Human Kinetics, 2000.

Rocío Ríos (España)
Pebetero olímpico Atlanta 1996

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *