HEMATURIA ASOCIADA AL DEPORTE

Foto de Chander R (Unsplash)

La hematuria se define como la presencia de sangre o glóbulos rojos en la orina.

Se puede clasificar como:

  • macroscópica, si se puede ver a simple vista.
  • microscópica, solo es visible en un análisis de orina (tiras reactivas o bajo microscopio).

Y alternativamente, según su origen en:

  • glomerular, cuando se origina en los riñones. Los glomérulos son una red de vasos sanguíneos que filtran la sangre y eliminan el exceso de líquido y desechos para producir orina.
  • no glomerular, cuando se origina en el sistema urinario.

Hay muchas causas de hematuria. Entre ellas podemos destacar infecciones del tracto urinario, cálculos renales, tumores (riñón o vejiga), traumas y asociadas a la práctica de ejercicio. En esta entrada nos centraremos únicamente en la hematuria relacionada con el deporte.

La hematuria relacionada con el deporte es un fenómeno común, generalmente microscópico y transitorio, que aparece después del ejercicio y que se relaciona principalmente con la intensidad del esfuerzo. Solo un 2-3% de los casos de hematuria son macroscópicos.

Aunque el origen no siempre es claro, la hematuria deportiva generalmente está relacionada con un trauma directo, la liberación de factores hemolizantes, el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y la deshidratación, entre otros.

En los deportes de contacto (boxeo, rugby, ciclismo, esquí, fútbol, ​​hockey) son frecuentes los traumas. En el rugby, por ejemplo, se ha encontrado que la hematuria afectó a un 24,4% de los jugadores. El traumatismo en los riñones es el más frecuente (75-80% de los traumas), seguido de lesiones en la uretra y la vejiga.

En los deportes sin contacto (natación, remo o carrera), la hematuria es causada principalmente por cambios fisiológicos durante el esfuerzo. Las catecolaminas son secretadas durante el ejercicio para desviar la sangre de los riñones a los músculos. Esto puede causar daño hipóxico a los riñones y aumentar la permeabilidad de los glomérulos, liberando glóbulos rojos a la orina filtrada.

Como se mencionó anteriormente, entre los factores que contribuyen a la hematuria es clave la intensidad del ejercicio. Así, se encontraron niveles significativamente más altos de hematuria en atletas corriendo a alta intensidad sobre los que corrían a ritmos más suaves o simplemente iban en bicicleta.

Si la hematuria persiste durante más de 48 h, especialmente si es visible y a pesar del esfuerzo deportivo, se debe buscar consejo médico. Por lo general, se prescribe una tomografía computarizada para descartar cualquier afección subyacente, generalmente anomalías del tracto urinario.

Manténgase saludable y busque siempre consejo médico si encuentra restos de sangre en su orina.

 

Bibliografía:

Haematuria in Sport: A Review.

Akiboye RD, Sharma DM.

Eur Urol Focus. 2019;5(5):912‐916. doi:10.1016/j.euf.2018.02.008

https://en.wikipedia.org/wiki/Hematuria

https://www.health.harvard.edu/a_to_z/hematuria-a-to-z

Muestra de orina con presencia de glóbulos rojos
Foto de Giorgio Trovato (Unsplash)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *