ASTURIAS y PICOS DE EUROPA

Después de correr el maratón de A Coruña nos encaminamos hacia Asturias, destino de nuestro viaje. En el camino hay tiempo para hacer una parada en Lugo, para apreciar su área histórica, rodeada por la muralla romana, muy conservada y declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Ruta día 1
Torre de Hércules (A Coruña)
Muralla Romana (Lugo)

Entrando a Asturias por Ribadeo, seguimos carreteras secundarias, donde hay oportunidad de disfrutar de playas poco frecuentadas. Como parada obligatoria y ya llegando al lugar donde pasaremos la noche, la preciosa villa de Cudillero, que nos acoge con un tiempo desapacible.

Cudillero

El día siguiente visitamos las ciudades de Oviedo y Gijón, para continuar por la carretera de la costa hacia el Este en dirección a los Picos de Europa. Abandonando la carretera principal nos encaminamos hacia Cangas de Onís, por la carretera que lleva al Parque Nacional “Picos de Europa”, y Covadonga, donde pasaremos las dos próximas noches.

Ruta día 2
Catedral de Oviedo
Cahopo con sidra (Cangas de Onís)
Vista de Gijón

Covadonga es uno de los principales accesos al Parque Nacional de Picos de Europa. Es una pequeña población donde el acceso con vehículo propio está restringido en temporada alta.  Famoso es el santuario donde se honra a la Virgen, que según la tradición ayudó a las tropas españolas en su primera victoria frente al ejército invasor musulmán, que llegó a conquistar casi en su totalidad la Península Ibérica en el siglo VIII. Un lugar ideal para visitar los famosos Lagos de Covadonga, Enol y Ercina, que se encuentran a 12 kilómetros de distancia, y que son accesibles en transporte público, o en ocasiones, según la afluencia, en coche privado. Una vez en la zona alta del lago Enol, se puede acceder al Ercina caminando, siguiendo varias rutas de diferente longitud, o bien cogiendo uno de los taxis disponibles.

Mapa de la zona de "Lagos de Covadonga"
Lago Enol
Lago Ercina

Considerando que uno se encuentra en un Parque Nacional es una buena idea recorrer a pie la zona y disfrutar de los paisajes. Durante la mañana seguimos la ruta larga desde el lago Enol hasta el Ercina, que recorre las minas abandonadas y el bosque de Palomberu.

Bosque de Palomberu
Minas de Buferrera

Tras un almuerzo tipo picnic y de vuelta en el coche nos dirigimos hacia Cabrales, para visitar su museo del queso. El Cabrales es un queso azul típico de la zona, que se madura en cuevas. En el museo se explica el proceso de producción del queso y hay una pequeña cata de sidra y queso. Justo antes del ocaso llegamos a Poncebos, punto final de la popular “Ruta del Cares”, donde disfrutamos de un corto paseo y los paisajes antes de regresar a nuestro hotel y cenar algo.

Mención especial a la comida, donde cada ocasión permite probar alguna de las especialidades asturianas, como el cachopo, fabada, cabrito o múltiples quesos. Carne excelente y procedente de animales que viven en libertad y con acceso a verdes pastos. Una combinación ideal de buena calidad y precios asequibles.

Fabada
"Denominación de Origen" queso Cabrales

El último día es el del regreso a casa, y amanece lloviendo. Aprovechamos para visitar el Santuario de Covadonga, que aún estaba pendiente, y la cueva dedicada a la Virgen. Ya en carretera hacemos una parada para conocer la bonita población de Potes y el popular monasterio de Santo Toribio de Liébana, y donde degustamos su tradicional “cocido lebaniego”.

Vista del Monasterio de Covadonga
Capilla de la Virgen de Covadonga
Potes
Cocido lebaniego

Abandonando ya las áreas pertenecientes al Parque Nacional y sus ricos paisajes concluyen unas interesantes vacaciones.

Vista del Parque Nacional "Picos de Europa"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *