MARATÓN ATLÁNTICA CORUÑA 42 (14/04/19 – 78)

4/5

A favor: inscripción barata (25€); avituallamientos bien provistos; línea de meta en la Plaza María Pita, o del Ayuntamiento.

En contra: circuito a 3 vueltas; sección de unos 3 kilómetros en la zona del puerto, totalmente prescindible; bus a la salida demasiado encima de la hora.

Zona de meta (Plaza de Maria Pita)
Recorrido C42K
Dorsal

Primera carrera en Galicia, donde nunca he competido antes. Hasta este año era el único maratón oficial de Galicia, aunque este año se ha celebrado el maratón de Vigo el fin de semana anterior. Una pena que los dos únicos maratones se celebren con una semana de separación en el calendario, que seguramente afectará al número de corredores.

Justo empezando mis vacaciones de Semana Santa, llego el viernes, con tiempo para tomar las cosas con tranquilidad. El sábado recojo mi bolsa del corredor en la planta de deportes de un centro comercial, y paso el día caminando por la ciudad y visitando algunos de sus lugares más interesantes, como la Torre de Hércules, el faro en uso más antiguo del mundo, y Patrimonio de la UNESCO.

Ya en el día de la carrera, tomo el autobús de la organización a la salida, ahorrando así un paseo de unos 30 minutos. Llegamos a las 8.10, con el tiempo justo para dejar la bolsa para después en la meta, y caminar hacia la salida, que está a un pequeño paseo. Somos unos 500 corredores para el maratón, y más de 1000 para el 10k a las 8.45.

Condiciones ideales para correr, con cielo nublado y unos 14-15°C, decido seguir al grupo de 3.30 como en la última ocasión, intentado así acabar con el 3.45. Seguimos siempre cerca del mar, y solo hay una pequeña sección cuesta arriba según nos acercamos a la zona antigua, aunque al volver por el mismo camino, la encontraremos cuesta abajo después. Ya después de un par de kilómetros el grupo de 3.30 empieza a distancia ligeramente.

Los avituallamientos cuentan con agua y bebida isotónica, y también con fruta (plátanos y naranja). En ningún momento coincidimos con los corredores del 10k, y es fácil saber las posiciones del maratón. Cuando nos adentramos en la zona del puerto, hay un arco recibiéndonos en el infierno, y unos “demonios” animando con una banda de música. Ciertamente la parte menos agradable de la carrera, que se extiende por unos 3 kilómetros, de piso en mal estado y sin ningún atractivo.

Cerca de la zona de salida, comenzamos la segunda vuelta, para llegar al medio maratón en 1.50.14, ligeramente más lento que en Badajoz. Con el grupo de 3.45 acercándose, los tres primeros corredores llegan a doblarme. Ya en la tercera vuelta, y con el cielo más despejado, el Sol comienza a apretar. Me uno al grupo de 3.45, aunque por poco tiempo, pues hace un cambio de ritmo que deja a casi todos los corredores detrás. Por suerte ya queda poco.

Cruzo la meta en 3.48.39, solo 4 segundos más lento que en Badajoz, donde hice la primera parte 4 minutos más rápida. Así pues, en esta ocasión he mantenido un ritmo más constante en la segunda mitad de carrera, para terminar el 325 de 492 corredores.

Ahora dos semanas de descanso antes de ir a Aveiro, en Portugal, que celebra su primer maratón, y una semana más tarde a Lisboa, para correr una vez más su Eco maratón.

Corredores del maratón, listos para la salida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *