MARATÓN PISA (16/12/18 – 73)

Piazza dei Miracoli

Este maratón no estaba en mis planes iniciales, puesto que ya había conseguido mi objetivo de correr 12 en un año. Oí hablar de él a Santi Hitos (corredor con mayor número de maratones en España, cercano ya a los 300) en el maratón de Plazaola en septiembre, que lo tenía en su agenda.

Chequeando la logística en octubre encontré un vuelo barato Madrid-Pisa por 35€ ida y vuelta, que compré, y un B&B barato a solo 200 metros de la salida, con cancelación gratuita, que reservé. Con tiempo de sobra, dejé la inscripción para tomar una decisión definitiva más adelante. En caso de no ir solo perdería el vuelo.

Después del maratón de San Sebastián, y sintiéndome con motivación para un maratón más, me apunté finalmente al maratón en los últimos días de noviembre. Tenía mis dudas de correr un maratón número 13, puesto que ya lo había intentado sin éxito en Tenerife en 2014, y la carrera resultó cancelada debido al mal tiempo. Tiempo por tanto para enfrentar supersticiones y aprovechar la ocasión de visitar Pisa y hacer mi debut maratoniano en tierras italianas.

Un vuelo temprano el sábado implica un autobús aún más temprano al aeropuerto. Madrugar a las 2.30 para caminar a la estación, coger el autobús y llegar a Madrid, con más de 3h de espera hasta mi vuelo. De casualidad acabo sentado junto a otro maratoniano con gran experiencia de mi ciudad, Pepe Turón, que va a Pisa por quinta vez. El vuelo se hace corto hablando de carreras, calendarios y experiencias.

Torre (interior)
Catedral desde la Torre
Torre (exterior)

El aeropuerto de Pisa está muy próximo a la ciudad, y decido caminar hasta mi alojamiento, aprovechando el día soleado, aunque frío, para empezar a conocer la ciudad. Llego así a la Piazza dei Miracoli, punto de interés en Pisa, con su famosa Torre Inclinada y otros edificios emblemáticos. Había leído en internet que era mejor comprar la entrada para la Torre previamente, aunque me había negado a pagar los 10€ de comisión por hacerlo online. Al llegar y no ver a nadie en las colas, decido comprar la entrada (18€) para después, y así tener tiempo a dejar mis cosas en el hotel y almorzar algo rápido. Subir a la Torre es algo que merece la pena, aunque en caso de querer ahorrar el dinero es posible visitar alternativamente y gratis la Catedral adyacente. A continuación, voy a la feria del corredor, situada en un polideportivo algo distante de las zonas turísticas. No es muy grande, y tardo poco en recoger mi dorsal y bolsa del corredor.

Feria del corredor
Número de carrera

La mañana de la carrera aparece nubosa y fría. La temperatura va a oscilar entre 1 y 5°C, con lluvias previstas a partir de las 15. Un pequeño paseo me lleva hasta la salida, a las 9, que contará con 1800 corredores para el maratón, y un número similar repartido entre las otras distancias (oficialmente media maratón, 14, 7 y 3k). No hay organización por cajones o prueba en la salida, que se sitúa en una plaza bastante pequeña, que abandonamos rápidamente, para callejear durante unos kilómetros y recorrer el lateral del río Arno según nos encaminamos hacia las afueras de Pisa.

Corriendo entre los grupos de 3.30 y 3.45, el curso nos lleva hasta la zona costera y el punto de la media maratón, con el viento de cara en algunos tramos, según atravesamos tranquilas zonas de pinar. Corremos en paralelo al mar durante unos 8k, atisbando el mar en escasas ocasiones, hasta llegar al kilómetro 29, en el que nos encaminamos de vuelta hacia Pisa, siguiendo carreteras comarcales, no siempre cerradas al tráfico en ambas direcciones. Habiendo corrido conservando energía, me sobrepasa el grupo de 3.45 a falta de 4k para la llegada, aunque consigo mantenerlos a corta distancia. Sé que la meta está cerca, aunque solo vemos la Torre y la Catedral al entrar en la misma Piazza, justo antes de cruzar la línea de meta.

Vista del área de meta desde la Torre
Ambiente a la salida

Tiempo neto de 3.45.14, en el puesto 839 de 1714 finalistas. Satisfecho con el tiempo, considerando el frío, uso la tarde para callejear un poco más, y disfrutar del ambiente navideño, a pesar de que llueve copiosamente.

Con Pisa termino mis maratones para 2018, tras conseguir correr 13 por primera vez, con Italia como mi país número 10, y primer maratón en diciembre de mi carrera.

Puntuación: 3.25 (sobre 5)

A favor: vuelos asequibles a Pisa; aeropuerto accesible caminando; salida y meta muy céntricas, a un costado de la plaza principal; económico para comida y alojamiento.

En contra: mayor coste de inscripción para extranjeros; certificado médico obligatorio (también se pide en las carreras francesas); falta de organización en la salida; escaso recorrido por Pisa; secciones por carretera con tráfico en sentido contrario, especialmente en el camino de vuelta a Pisa.

Medalla (con tema Magritte)
Muro Tuttomondo, de Keith Haring
Catedral (interior)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *