MARATÓN SAN SEBASTIÁN (25/11/18 – 72)

Atardecer desde el monte Urgull
Velódromo y feria del corredor
Instalaciones de Anoeta

Vuelvo a San Sebastián por tercera vez, después de la experiencia del año pasado, y de mi lejana participación en 2002. Es una carrera ya en su edición número 41, y que se ha ido haciendo más popular con el tiempo, especialmente entre los corredores extranjeros, que ya son el 40%. Por esta popularidad los precios para alojarse suelen estar por encima de lo habitual, incluso reservando con bastante antelación.

El centro neurálgico de la carrera es la zona del estadio de Anoeta, un complejo deportivo a unos 2 kilómetros del centro, con el estadio de fútbol de la Real Sociedad (en proceso de renovación), un velódromo y una pista de atletismo, entre otros. El velódromo aloja la feria del corredor, y también es el punto de entrega de los equipajes antes de la carrera. La salida está situada en la Avenida frente al estadio, mientras que la meta se localizará en la pista de atletismo. Después de una larga cola para obtener mi número, hora de ir al hotel a dejar las cosas.

El tiempo es agradable, y la ciudad ofrece numerosas oportunidades para degustar tapas en sus bares y restaurantes, así como hermosas playas, como la popular La Concha, aunque también Ondarreta y Zurriola. La tarde sirve para un paseo por el cercano monte Urgull, que ofrece bellas vistas de la zona costera.

Durante la noche llueve en abundancia, y el día comienza con nubes y una temperatura de 10-11°C según camino a la parada de uno de los autobuses que ofrecen desplazamiento gratuito hasta las 13 hacia y desde la zona de Anoeta. Llegando temprano aún tengo tiempo para tomar alguna foto, retrasando en lo posible quedarme en ropa de correr, porque el tiempo está algo desapacible.

La carrera comienza a las 9am, con 3000 corredores para el maratón, y 2500 adicionales para el medio maratón. También hay una carrera de 10k, pero han salido 15 minutos antes y siguen un recorrido diferente. Aprendiendo de mi error en el maratón anterior, dejo ir el grupo de 3.30 desde la salida, apostando por un resultando más realista, considerando mi estado de forma y la larga temporada transcurrida.

El recorrido es llano, y transita por las principales áreas de San Sebastián, con una parte junto al mar que ofrece hermosas vistas, a pesar del viento. Corro a un ritmo tranquilo hasta que volvemos a la zona de Anoeta, donde los participantes de la media maratón se desvían hacia la línea de meta. Paso la mitad de carrera en un tiempo neto de 1.51.44, aproximadamente 3 minutos por encima de mis últimos 2 maratones, pero sintiéndome lleno de energía. Probablemente una combinación de un ritmo más relajado, y el cambio de desayuno, la bebida de chocolate por la bebida energética Maurten 320 (que revisaré en más profundidad en una futura entrada).

Con algunas secciones que se recorren en ambos sentidos, me mantengo a una distancia de unos 150 metros frente al grupo de 3.45, hasta el kilómetro 30, en que me uno a ellos. Gracias a la liebre, muy entusiasta, y a la conversación con un antiguo amigo del instituto, que no veía hace años, los kilómetros pasan con rapidez. A la altura del 38 empieza a descolgarme ligeramente, aunque consigo mantener lo que queda del grupo a una distancia prudencial.

Según nos aproximamos al estadio de Anoeta por última vez, el público, en gran cantidad, apoya con ganas. Entramos el mini estadio, para hacer los últimos 200 metros del recorrido sobre la pista de atletismo. Tiempo neto de 3.46.00, en posición 1483 de 2347 finishers. Esta vez mantuve mejor mi ritmo en la segunda mitad de la carrera. Contento con el tiempo, a pesar de estar lejos de los 3.20.20 que conseguí en 2002.

Con San Sebastián completado, consigo mi propósito para 2018 de completar un Grand Slam, corriendo 12 maratones en un año, por segunda vez, tras haberlo hecho también en 2014.

Puntuación: 5 (sobre 5)

A favor: curso llano; organización; autobuses gratuitos desde/hacia la zona de salida/meta.

En contra: que algunos alojamientos aprovechen la ocasión para multiplicar los precios; me quedé sin camiseta, que faltaba en la bolsa de corredor y con el lío no me di cuenta hasta el día después.

Medalla
Maurten y pista de atletismo (área de llegada)
Ambiente en la llegada
Pintxos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *